Be­lle­za ver­de sin cés­ped

Iden­ti­fi­ca­mos al cés­ped ver­de bri­llan­te con el jar­dín ideal, y con es­ta re­duc­ción nos per­de­mos to­do el en­can­to del jar­dín me­di­te­rrá­neo. Ver­de en pri­ma­ve­ra, des­pués de la llu­via, pe­ro con co­lo­res cá­li­dos y tam­bién agra­da­bles el res­to del año. Y el cés­ped t

Vivir en el Campo - - CONSEJOS JARDINES - TEX­TO Y FO­TOS: CAR­MEN FARRÉ, PAI­SA­JIS­TA

Los via­jes y las pe­lí­cu­las nos han he­cho creer que en el jar­dín siem­pre do­mi­na el ver­de. Que el fin de se­ma­na ideal con­sis­te en segar el cés­ped, re­cor­tar el se­to y or­ga­ni­zar una bar­ba­coa con los ami­gos. Pe­ro en el Me­di­te­rrá­neo ha­ce mu­chos si­glos que se co­me al ai­re li­bre con los ami­gos so­bre la hier­ba ver­de en pri­ma­ve­ra, si ha llo­vi­do, pe­ro el res­to del año el pai­sa­je es­tá te­ñi­do de ama­ri­llos ca­lu­ro­sos, de ocres sua­ves y de cien­tos de flo­re­ci­llas que van cam­bian­do a lo lar­go del año. ¿Por qué el uso del cés­ped se ha ge­ne­ra­li­za­do tan­to en los jar­di­nes pri­va­dos co­mo en los par­ques y jar­di­nes pú­bli­cos? Po­de­mos apun­tar va­rias res­pues­tas. Es fá­cil y rá­pi­do de ins­ta­lar, so­bre to­do si se ha­ce con te­pes, de un día pa­ra otro la tie­rra del jar­dín que­da cu­bier­ta de una pre­cio­sa al­fom­bra ver­de. Y real­men­te es pre­cio­sa por que, a par­tir de es­te mo­men­to, el me­tro cua­dra­do de cés­ped va a for­mar par­te del pre­su­pues­to do­més­ti­co. Si cam­bia­mos el cés­ped, o por lo me­nos una bue­na par­te de él, por otro ti­po de plan­ta, tran­qui­la­men­te po­de­mos re­du­cir a la mi­tad el cos­te de man­te­ni­mien­to.

Cam­biar es­que­mas

Cuan­do ha­bla­mos de cam­biar de mo­de­lo no nos re­fe­ri­mos a eli­mi­nar el cés­ped por com­ple­to de un día pa­ra otro. Con­vie­ne es­pe­ci­fi­car que es­ta­mos ha­blan­do de otra co­sa, de cam­biar el cés­ped sun­tua­rio, ver­de es­me­ral­da, de tex­tu­ra uni­for­me co­mo un fino ta­piz, por una co­ber­tu­ra con es­pe­cies de gra­mí­neas más bas­tas, co­mo el gra­món o gra­ma ame­ri­ca­na, la zoi­sia, que de di­ciem­bre a mar­zo tie­nen el color de la pa­ja se­ca. Cam­bian el color de la ho­ja igual que los ár­bo­les en oto­ño, y nos sor­pren­den con una nue­va bro­ta­ción en pri­ma­ve­ra. Es­ta­mos ha­blan­do de que el jar­dín pierda el as­pec­to uni­for­me de un cés­ped con unos ár­bo­les. Y que ten­ga un as­pec­to más va­ria­do, con dis­tin­tas zo­nas, unas so­lea­das pa­ra el in­vierno, otras con som­bra pa­ra el ve­rano. Un jar­dín con más es­tra­tos, co­mo el bos­que me­di­te­rrá­neo don­de hay her­bá­ceas, ma­tas, ar­bus­tos, lia­nas y ár­bo­les. Con una di­ver­si­dad de tex­tu­ras da­das por los ma­ci­zos de plan­tas vi­va­ces, es­pe­cies de aro­má­ti­cas, gru­pos de ar­bus­tos. Don­de los ár­bo­les dan som­bra, son el fon­do del jar­dín, aís­lan de las mi­ra­das o en­mar­can el pai­sa­je. La sie­ga es uno de los tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to que re­sul­tan más cos­to­sos al ca­bo del año. Po­de­mos pa­sar de segar vein­te ve­ces al año a tan só­lo tres o cua­tro ve­ces. La fre­cuen­cia de la sie­ga tam­bién de­pen­de de la can­ti­dad de agua que apor­ta­mos. La uti­li­za­ción de es­pe­cies adap­ta­das a la se­que­dad y el cam­bio de es­que­ma nos per­mi­te un gran aho­rro de agua de rie­go y de pro­duc­tos. Son es­pe­cies po­co exi­gen­tes en cuan­to al ti­po de sue­lo, a las ne­ce­si­da­des de fer­ti­li­zan­tes, y al ser plan­tas rús­ti­cas de cu­tí­cu­la du­ra son más re­sis­ten­tes a mu­chas pla­gas. La sie­ga di­fe­ren­cia­da per­mi­te dar un as­pec­to dis­tin­to a las zo­nas del jar­dín don­de no es ne­ce­sa­rio ca­mi­nar, ca­da año po­de­mos cam­biar los ca­mi­nos de lu­gar, o pa­sar­los de rec­tos a cur­vos. El es­pe­cia­lis­ta Oli­vier Fi­lip­pi, au­tor del li­bro El jar­dín sin rie­go, re­co­mien­da uti­li­zar las es­pe­cies al­ter­na­ti­vas mez­cla­das, de es­te mo­do com­bi­na­mos las ven­ta­jas de ca­da una de las dos o tres es­pe­cies que él acon­se­ja mez­clar.

Jar­di­nes de ve­rano

Los pra­dos flo­ri­dos sir­ven muy bien en lu­ga­res que só­lo nos in­tere­sa que luz­can en una épo­ca del año. En las zo­nas de ve­ra­neo por ejem­plo no ha­ce fal­ta en­tre­te­ner par­te­rres de jar­di­nes o ro­ton­das

de ur­ba­ni­za­cio­nes to­do el año. La siem­bra de un pra­do florido de tem­po­ra­da con­cen­tra el es­fuer­zo só­lo en la épo­ca de­ter­mi­na­da y ca­da año po­de­mos va­riar de fór­mu­la. De­ba­jo de los ár­bo­les. Las zo­nas ba­jo los ár­bo­les siem­pre son de­li­ca­das. En zo­nas de som­bra. En las zo­nas de som­bra in­ten­sa, los cés­pe­des de gra­mí­neas cre­cen mal, es me­jor plan­tar hie­dra de ho­ja pe­que­ña, o de ho­ja gran­de (He­de­ra he­lix), hor­ten­sia de in­vierno, lá­gri­mas de ángel (So­lei­ro­lia so­lei­ro­lii), Bu­gu­la, men­ta. Fór­mu­las de gra­mí­neas adap­ta­das a una li­ge­ra som­bra En un ta­lud. Po­de­mos plan­tar ar­bus­tos Co­to­neas­ter dam­me­ri, Lo­ni­ce­ra pi­lea­ta, Ro­sal ta­pi­zan­te y ade­más no hay que segar en con­di­cio­nes di­fí­ci­les. Los gru­pos de plan­tas aro­má­ti­cas pro­te­gen de la ero­sión y ade­más po­de­mos co­se­char sus ho­jas. Tam­bién las plan­tas adap­ta­das a la se­que­dad co­mo ge­ra­nios vi­va­ces, loto cor­ni­cu­la­do, cam­pa­ni­llas azu­les (Con­vol­vu­lus sa­ba­tius), cam­pa­ni­llas blan­cas (Con­vol­vu­lus cneo­rum), ver­be­nas, to­mi­llos. Otras al­ter­na­ti­vas. Las gra­vas so­las o com­bi­na­das con ma­ci­zos de plan­tas vi­va­ces y ar­bus­tos, cu­bren gran­des su­per­fi­cies con ba­jo man­te­ni­mien­to. Pue­den lle­gar a ser ca­ras, por lo tan­to hay que bus­car un ma­te­rial lo­cal a buen pre­cio, una vez al año o ca­da dos años hay que aña­dir más gra­va. Siem­pre con­vie­ne se­pa­rar­la de ca­mi­nos, arria­tes u otros pa­vi­men­tos me­dian­te un bor­di­llo o un lis­tón de ma­de­ra o me­tá­li­co. Com­bi­na­dos con gra­vas, con pra­de­ras rús­ti­cas, o de­ba­jo de los ár­bo­les, los bul­bos ale­gran cual­quier rin­cón. Se co­mer­cia­li­zan de­ce­nas de bul­bos, unos se plan­tan en pri­ma­ve­ra y flo­re­cen en ve­rano co­mo gla­dio­los, nar­ci­sos, li­rios enanos, ané­mo­nas; otros se plan­tan en oto­ño y flo­re­cen en in­vierno y prin­ci­pios de pri­ma­ve­ra. La ver­be­na (Ver­be­na re­pens) cre­ce bien en sue­los bien dre­na­dos. La ore­ja de lie­bre (Stachys bi­zan­ti­na) es una plan­ta ta­pi­zan­te de ho­jas ater­cio­pe­la­das y sua­ves, ap­ta pa­ra lu­ga­res muy so­lea­dos. Un arria­te va­ria­do de plan­tas aro­má­ti­cas co­mo la sal­via, el oré­gano, la ru­da, el es­plie­go,... pue­de ocu­par el lu­gar de un an­ti­guo cés­ped o un ta­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.