Se va­lo­ra la BAL­DO­SA RO­JA pa­ra el pa­vi­men­to y las vi­gas au­tén­ti­cas

Vivir en el Campo - - CASA EN LA MONTAÑA -

DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL

La ha­bi­ta­ción prin­ci­pal de la ca­sa se en­cuen­tra en­cla­va­da en la zo­na del pi­so superior que coin­ci­de con el pun­to más al­to de la cu­bier­ta, ilu­mi­na­da por dos pe­que­ñas ven­ta­nas en for­ma de ar­co de me­dio pun­to que dan a la fa­cha­da prin­ci­pal de la ma­sía. La ca­ma y el si­llón son de la fir­ma Lei­ro, así co­mo las me­si­tas de no­che. El jue­go de ca­ma y los co­ji­nes, ade­más de la col­cha de color fuc­sia son de Fi­lo­co­lo­re. Una bu­ta­ca es­tam­pa­da con un te­ji­do de to­nos ama­ri­llos des­can­sa fren­te a la ca­ma. So­bre la me­si­ta de no­che de ma­de­ra una lám­pa­ra del mis­mo ma­te­rial y com­ple­men­tos pro­ce­den­tes de De­co&Co.

BA­ÑO MUY FUN­CIO­NAL

En un ex­tre­mo de la plan­ta al­ta, jun­to a la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, se en­cuen­tra el ba­ño. Las pa­re­des de pie­dra ori­gi­na­les y la cu­bier­ta de ma­de­ra a dos aguas do­tan de per­so­na­li­dad a es­te es­pa­cio, bien ilu­mi­na­do por una ven­ta­nas cua­dra­da que da a uno de los la­te­ra­les de la ca­sa. El la­va­bo se ha cons­trui­do con una re­pi­sa de ma­de­ra ma­ci­za so­bre la que se ha co­lo­ca­do un seno de már­mol de fac­tu­ra muy be­lla. La gri­fe­ría es el mo­de­lo Ta­ra de Dorn­bracht y los com­ple­men­tos pro­ce­den de Za­ra Ho­me.

Cuan­do los ac­tua­les pro­pie­ta­rios com­pra­ron es­ta ca­sa es­ta­ba en si­tua­ción de se­mi rui­na, razón por la que tu­vie­ron que res­tau­rar­la por com­ple­to. Si­guie­ron las pau­tas y el es­ti­lo tí­pi­co de la zo­na: pa­re­des de pie­dra, la bal­do­sa tí­pi­ca ca­ta­la­na del Mon­tseny pa­ra el pa­vi­men­to y las vi­gas au­tén­ti­cas restauradas que sos­tie­nen las cu­bier­tas. El ex­te­rior se ha pa­vi­men­ta­do con lo­sas de pie­dra se­pa­ra­das unos cen­tí­me­tros en­tre sí pa­ra per­mi­tir que crez­ca la hier­ba en­tre ellas y con­for­mar una te­rra­za fren­te a la en­tra­da prin­ci­pal don­de se ha ubi­ca­do una zo­na de es­tar al ai­re li­bre me­dian­te asien­tos de pie­dra con co­ji­nes y un co­me­dor. És­te se equi­pa con me­sa y si­llas de ma­de­ra de ex­te­rior que con­vier­te es­te es­pa­cio en una am­plia­ción de la ca­sa. Fren­te al cuer­po que apa­re­ce a la iz­quier­da de la cons­truc­ción prin­ci­pal se ha co­lo­ca­do un pe­que­ño rin­cón de reunión con me­si­ta y si­llas de hie­rro, jun­to al cer­ca­do de ma­de­ra que pro­te­ge del sua­ve des­ni­vel del te­rreno. En el in­te­rior de la vi­vien­da se ha tra­ba­ja­do con cri­te­rios de res­pe­to al es­pí­ri­tu ori­gi­nal de la ca­sa pe­ro aña­dien­do al­gu­nos de­ta­lles de color que le dan una ma­yor ale­gría y lu­mi­no­si­dad. Pa­ra uno de los sa­lo­nes eli­gie­ron el tono azul ín­di­go en un par de pa­re­des, en fran­co con­tras­te con el ro­jo de las bal­do­sas y la ma­de­ra del te­cho, pa­ra rom­per y con­se­guir una sala di­fe­ren­te. Los pro­pie­ta­rios son gen­te de ciu­dad que pa­sa lar­gas tem­po­ra­das en es­ta ca­sa pa­ra des­co­nec­tar y dis­fru­tar de sus hobbys: es­cri­bir y ca­zar. Les en­can­ta or­ga­ni­zar co­mi­das y ce­nas y les gus­ta co­ci­nar lo que ca­zan pa­ra com­par­tir­lo con los ami­gos. La gran sala des­ti­na­da a la co­ci­na se en­cuen­tra jun­to a la del co­me­dor prin­ci­pal, se­pa­ra­da por un gran ar­co de me­dio pun­to re­mar­ca­do por pie­dras de la zo­na. Es­te es­pa­cio se ha­lla per­fec­ta­men­te ilu­mi­na­do por las ven­ta­nas que dan al jar­dín. El pro­gra­ma de mo­bi­lia­rio de la co­ci­na im­pre­sio­na por sus di­men­sio­nes y po­si­bi­li­da­des. Los fron­ta­les de los mue­bles son de ma­de­ra tin­ta­da de color ver­de con ti­ra­do­res de por­ce­la­na de­co­ra­da y la encimera es tam­bién de ce­rá­mi­ca de pe­que­ño for­ma­to. La co­ci­na que pre­si­de es­ta zo­na es un ele­men­to de hie­rro co­la­do pin­ta­do de color ama­ri­llo en con­tras­te ale­gre con el mo­bi­lia­rio y los sue­los de ce­rá­mi­ca. La zo­na de fue­gos se pro­te­ge con un zó­ca­lo de la mis­ma ce­rá­mi­ca que la encimera y la cam­pa­na ex­trac­to­ra, a su vez, se ha pin­ta­do de color ama­ri­llo. Los ca­cha­rros de co­bre así co­mo al­gu­nos de los com­ple­men­tos que ve­mos en es­ta co­ci­na han si­do com­pra­dos en an­ti­cua­rios de la zo­na. El pa­vi­men­to de es­te es­pa­cio es tam­bién de ce­rá­mi­ca ro­ja des­to­ni­fi­ca­da y se ha co­lo­ca­do una al­fom­bra cir­cu­lar de ra­tán pa­ra dar­le más ca­li­dez. To­das las ven­ta­nas de la ca­sa han si­do sa­nea­das y re­cons­trui­das con con­tra­fuer­tes de ma­de­ra que per­mi­te ais­lar­la con fa­ci­li­dad du­ran­te los me­ses de in­vierno. La plan­ta al­ta se re­ser­va a la zo­na de dor­mi­to­rios y a un gran sa­lón de relax con unas vis­tas es­tu­pen­das so­bre la mon­ta­ña, y es un po­co más ais­la­da que el es­pa­cio in­fe­rior. To­do ha si­do es­co­gi­do con cri­te­rios de ca­li­dad y tra­di­ción. Unas pe­que­ñas ven­ta­nas en for­ma de ar­co de me­dio pun­to pro­por­cio­nan lu­mi­no­si­dad a las al­co­bas y al ba­ño. En los dor­mi­to­rios se ha co­lo­ca­do pa­vi­men­to de ma­de­ra pa­ra dar­les ma­yor ca­lor que al res­to de la ca­sa, de ce­rá­mi­ca ro­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.