Las vi­gas de ma­de­ra CON­TRAS­TAN CON LAS pa­re­des en­ca­la­das en blan­co

Co­mo ca­be­ce­ro de la ca­ma de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, se op­ta por un mue­ble de her­bo­la­rio del si­glo XIX jun­to a un mue­ble sue­co da­ta­do del XVIII. Ade­más, se ha co­lo­ca­do un ban­co ca­ta­lán del si­glo XVIII a los pies de la mis­ma. Si­llón Fran­cés del XVIII y tej

Vivir en el Campo - - REFORMA EN EL EMPORDÀ -

Pa­ra cum­plir di­chas ex­pec­ta­ti­vas y sin ape­nas to­car la es­truc­tu­ra de la ca­sa, se dis­tri­bu­ye­ron las ha­bi­ta­cio­nes con sus ba­ños y sa­lón re­di­se­ñan­do los mo­vi­mien­tos en­tre unos y otros pa­ra fa­ci­li­tar la vida allí den­tro. La ma­yor in­ter­ven­ción que se hi­zo en la ca­sa en lo que se re­fie­re a la es­truc­tu­ra fue la am­plia­ción de la co­ci­na. Se aña­de un vo­lu­men nue­vo pe­ro in­te­gra­do, de for­ma que los com­po­nen­tes de la fa­mi­lia pu­die­ran dis­fru­tar de una gran co­ci­na con chi­me­nea, con me­sa ap­ta pa­ra do­ce per­so­nas y una des­pen­sa y la­va­de­ro anexo a la co­ci­na. Res­pec­to a los ex­te­rio­res, la ca­sa cuen­ta con un por­che anexo al sa­lón, un gran jar­dín con pis­ci­na y un ce­na­dor re­cu­bier­to de gli­ci­nias en el cual se ha dis­pues­to una gran me­sa de ma­de­ra de sie­te me­tros de lon­gi­tud. En las ha­bi­ta­cio­nes, sa­lón y zo­nas co­mu­nes se uti­li­zó un sue­lo gris con­ti­nuo de mi­cro­ce­men­to, mien­tras que en la co­ci­na y los por­ches se op­tó por uti­li­zar to­ba y en el ba­ño de cor­te­sía un sue­lo hi­dráu­li­co an­ti­guo re­cu­pe­ra­do. Las pa­re­des de to­da la ca­sa se pin­ta­ron con es­tu­co a la cal color blan­co a fin de con­se­guir la máxima lu­mi­no­si­dad. To­das las ven­ta­nas de la ca­sa y puer­tas son las pro­pias que te­nía la vi­vien­da restauradas y pin­ta­das ex­cep­to en la co­ci­na y hall que se op­tó por ha­cer unas cua­drí­cu­las de hie­rro a mo­do de in­ver­na­de­ro con do­ble cris­tal y cá­ma­ra. En la am­plia­ción de la co­ci­na se op­tó por re­cu­pe­rar vi­gas an­ti­guas y de­jar­las vis­tas en el te­cho con­tras­tan­do con una ilu­mi­na­ción in­dus­trial muy dis­cre­ta. Las chi­me­neas de la ca­sa son las pro­pias que con­te­nía ex­cep­to en la co­ci­na que se op­tó por rea­li­zar una chi­me­nea bar­ba­coa con pie­dras an­ti­guas de bal­co­nes de la zo­na. To­dos los ba­ños de la ca­sa se di­se­ña­ron com­bi­nan­do mi­cro­ce­men­to con es­tu­co a la cal blan­co y gri­fe­ría y sanitarios mo­der­nos, ex­cep­to el ba­ño de cor­te­sía for­ma­do por un la­va­bo an­ti­guo de pie­dra com­ple­men­ta­do con gri­fo re­cu­pe­ra­do de la­tón. To­da la ilu­mi­na­ción de la ca­sa es mo­der­na, a ba­se de fo­cos de su­per­fi­cie, ex­cep­to en la co­ci­na que se op­tó por ilu­mi­na­ción di­croi­ca de su­per­fi­cie di­se­ño in­dus­trial muy dis­cre­ta. El jar­dín pre­si­di­do por oli­vos y com­ple­men­tan­do con plan­tas au­tóc­to­nas se ex­tien­de so­bre una su­per­fi­cie de cés­ped y es­ca­lo­nes de pie­dra an­ti­gua com­bi­na­dos con tra­ve­sa­ños re­cu­pe­ra­dos, crean­do así di­fe­ren­tes ni­ve­les pa­ra di­fe­ren­cias las zo­nas. Pa­ra man­te­ner el en­can­to se op­tó por mo­bi­lia­rio de ma­de­ras na­tu­ra­les con la pá­ti­na que el pa­so del tiem­po ha im­pre­so en su piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.