Los ba­ños se pin­tan de AZUL ELÉC­TRI­CO pa­ra des­ta­car so­bre la pie­dra

Vivir en el Campo - - RECUPERAR UNA MASÍA -

Vein­ti­cin­co años des­pués, el mis­mo ar­qui­tec­to que ini­ció las obras, Juan Pa­blo Mit­jans Pe­re­lló, acu­de pa­ra ha­bi­li­tar los es­pa­cios que que­da­ron in­to­ca­dos en una pri­me­ra ac­tua­ción. Se ha res­pe­ta­do la pie­dra ori­gi­nal, con­tun­den­te y ar­mo­nio­sa, de los gran­des mu­ros de la edi­fi­ca­ción ori­gi­nal, cu­brien­do otras pa­re­des con re­vo­co y pin­tu­ra plás­ti­ca blan­ca que me­jo­ra la lu­mi­no­si­dad na­tu­ral. En la sala prin­ci­pal se ha res­pe­ta­do la vi­gue­ría de la ma­sía pin­tán­do­la de color blan­co pe­ro de­jan­do en tono os­cu­ro las gran­des vi­gas que atra­vie­san la cru­jía de un ex­tre­mo al otro pla­nean­do so­bre la im­po­nen­te al­tu­ra del es­pa­cio. En los sue­los se ha dis­pues­to un pa­vi­men­to de to­ba ce­rá­mi­ca ro­ja si­mi­lar a la que se uti­li­za­ba en las ma­sías ca­ta­la­nas de la épo­ca. Las aber­tu­ras al ex­te­rior se han de­ja­do tan exi­guas co­mo co­rres­pon­de a un es­pa­cio que pre­ten­de re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de las vie­jas cons­truc­cio­nes ru­ra­les. Los es­pa­cios ex­te­rio­res se han cui­da­do pa­ra fa­ci­li­tar su dis­fru­te du­ran­te to­do el año, y de for­ma es­pe­cial du­ran­te aque­llos me­ses en que una ce­na o una co­mi­da al ai­re li­bre se con­vier­ten en una fiesta pa­ra to­da la fa­mi­lia. En es­te sen­ti­do se apro­ve­cha el por­che an­ti­guo pa­ra crear un co­bi­jo del co­me­dor ex­te­rior con mue­bles de ma­de­ra re­cu­pe­ra­dos y un em­pa­rra­do de­li­cio­so. La ilu­mi­na­ción de to­do el pro­yec­to se plan­tea ín­te­gra­men­te con sis­te­ma led, con la co­la­bo­ra­ción de OutSide BCN LED Ligh­ting, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en pro­yec­tos de ilu­mi­na­ción led. El uso de es­tos sis­te­mas ha per­mi­ti­do in­te­grar óp­ti­ma­men­te la ilu­mi­na- ción y las fuen­tes de luz apro­ve­chan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas y los ele­men­tos cons­truc­ti­vos de la pro­pia ma­sía, lo­gran­do de es­te mo­do que gran par­te de la ins­ta­la­ción que­de to­tal­men­te ocul­ta a la vis­ta cuan­do es­tá apa­ga­da. Así, se dis­fru­ta de un am­bien­te muy aco­ge­dor, con­for­ta­ble, re­gu­la­ble y adaptable al gus­to una vez en­cen­di­da, lo­gra­do me­dian­te el uso de ilu­mi­na­ción li­neal in­di­rec­ta in­te­gra­da en la obra. To­do el pro­yec­to ha si­do pen­sa­do des­de los de­ta­lles pa­ra lo­grar una ima­gen glo­bal. En los ba­ños y los aseos se han crea­do unos al­ti­llos re­suel­tos con una es­truc­tu­ra de ma­de­ra co­mo si siem­pre hu­bie­ran es­ta­do allí. Así, el de los ni­ños per­mi­te am­pliar el dor­mi­to­rio y el de los pa­dres alo­ja gran can­ti­dad de ins­ta­la­cio­nes en­tre las que se en­cuen­tran las ven­ti­la­cio­nes, co­ne­xio­nes de In­ter­net o sis­te­mas de con­trol de ilu­mi­na­ción, en­tre otras. La op­ti­mi­za­ción del es­pa­cio se ma­ni­fies­ta de la for­ma más sim­ple con la elec­ción de los ele­men­tos pa­ra ca­da es­pa­cio. Por su par­te, la co­ci­na, que re­sul­ta ser una se­gun­da co­ci­na, se ha tra­ta­do co­mo si un mue­ble exen­to se hu­bie­ra de­po­si­ta­do. En lu­gar de ser una co­ci­na de se­rie, ha si­do di­se­ña­da por el au­tor del pro­yec­to y fa­bri­ca­da a me­di­da por un car­pin­te­ro, va­lién­do­se de co­lec­cio­nes úni­ca­men­te pa­ra los in­te­rio­res y he­rra­jes. Sal­vo és­tos, el aca­ba­do es de DM pin­ta­do, con lo que tie­ne el mis­mo aca­ba­do que puer­tas y ar­ma­rios, evi­tan­do así los laminados. Los es­tan­tes al­tos no só­lo alo­jan las lu­ces sino que tam­bién in­cor­po­ran unas re­gle­tas con las to­mas de co­rrien­te de for­ma to­tal­men­te inad­ver­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.