Jar­di­nes del Me­di­te­rrá­neo

Vivir en el Campo - - CONSEJOS JARDINES - TEX­TO Y FO­TOS: CAR­MEN FARRÉ, PAI­SA­JIS­TA

Jar­di­nes y huer­tas se re­la­cio­nan y con­fun­den en es­ta cla­se de pai­sa­jes. La mez­cla de es­pe­cies que han ve­ni­do de Asia y del Me­dio Orien­te pri­me­ro, y de Amé­ri­ca y de Áfri­ca des­pués, es tan su­til y al mis­mo tiem­po pro­fun­da, que es­pe­cies co­mo la Bu­gan­vi­lla, ori­gi­na­ria del Bra­sil y lle­ga­da a Eu­ro­pa a me­dia­dos del si­glo XVIII, se han con­ver­ti­do en el pa­ra­dig­ma de la me­di­te­rra­nei­dad.

De igual mo­do que al­re­de­dor del Me­di­te­rrá­neo los pue­blos se han mo­vi­do con un es­pí­ri­tu de ex­plo­ra­ción en el que los en­cuen­tros han si­do pro­duc­ti­vos, los in­ter­cam­bios han en­ri­que­ci­do a las dis­tin­tas par­tes y han con­fi­gu­ra­do su ca­rác­ter, los jar­di­nes del Me­di­te­rrá­neo ex­pre­san la to­ta­li­dad de es­tos pro­ce­sos. Des­de siem­pre el jar­dín y la huerta se fun­den en unos mis­mos es­pa­cios en­la­za­dos. Se re­la­cio­nan a tra­vés de puer­tas, de din­te­les que hay que cru­zar pa­ra ir des­cu­brien­do y dis­fru­tan­do del re­co­rri­do. Se tra­ta de es­pa­cios que hay que ex­plo­rar, atra­ve­sar, sen­tar­se a oír el mur­mu­llo del agua, ca­llar pa­ra es­cu­char el pá­ja­ro que se aca­ba de po­sar. Son lu­ga­res don­de la luz, el vien­to y las plan­tas ofre­cen un es­pec­tácu­lo con­ti­nuo y cam­bian­te, a to­das ho­ras, ca­da día. El mo­men­to, la ho­ra del día, la es­ta­ción del año, la luz siem­pre cam­bia. El con­trol de la luz su­po­ne pre­ver el con­tra­luz, cap­tu­rar el sol di­rec­to que es sua­ve en in­vierno, fil­trar­lo en ve­rano. Mu­chas son las for­mas de mo­de­lar la luz, la tem­pe­ra­tu­ra. La orien­ta­ción es­co­gi­da, las pér­go­las, las plan­tas tre­pa­do­ras, las ce­lo­sías, el ca­ñi­zo pa­ra som­brear.

El jue­go del la luz y las som­bras y los es­pa­cios ín­ti­mos a es­ca­la hu­ma­na de­fi­nen el jar­dín me­di­te­rrá­neo. En­tre un lu­gar y otro del jar­dín, las puer­tas, los um­bra­les mar­can el pa­so de un am­bien­te a otro, de una ex­pe­rien­cia a otra, va­rios mun­dos en un mis­mo jar­dín. El agua es el ele­men­to siem­pre pre­sen­te, por su es­ca­sez o por su abun­dan­cia, por­que co­rre o ‘can­ta’, o se man­tie­ne en una lá­mi­na si­len­cio­sa, re­fle­jo del cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.