Com­bi­nar pa­vi­men­tos

Vivir en el Campo - - CONSEJOS JARDINES -

El color de los mu­ros y de los pa­vi­men­tos con­di­cio­na el as­pec­to del jar­dín y re­fle­ja la luz. Los pa­vi­men­tos siem­pre han si­do uno de los mo­ti­vos im­por­tan­tes e in­tere­san­tes de los jar­di­nes des­de que te­ne­mos no­ti­cias. Te­ne­mos múl­ti­ples mo­de­los, de ma­te­ria­les que se in­te­gran o per­so­na­li­zan el lu­gar, en ge­ne­ral son ma­te­ria­les rús­ti­cos. Si­guen una tra­di­ción an­ti­gua co­mo los mo­sai­cos ro­ma­nos, tam­bién los de can­to ro­da­do, de pie­dra na­tu­ral, los de te­rra­co­ta o tam­bién ado­qui­nes, nue­vos o re­ci­cla­dos. Los pa­vi­men­tos per­mi­ten pro­te­ger las zo­nas cer­ca de la vi­vien­da don­de los efec­tos de la som­bra del edi­fi­cio y de la llu­via arras­tran la tie­rra.

Las plan­tas del jar­dín me­di­te­rrá­neo son po­co exi­gen­tes. Si abu­sa­mos de los fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, en par­ti­cu­lar de los ri­cos en ni­tró­geno, des­equi­li­bra­mos su mo­do de cre­ci­mien­to, que es len­to pe­ro se­gu­ro. Los ma­ci­zos de es­plie­go, de ro­me­ro o de sal­via con apli­ca­ción de agua de rie­go y fer­ti­li­zan­tes, cre­cen de­ma­sia­do, lo que obli­ga a po­das fre­cuen­tes. Ade­más acor­tan la vida de la plan­tas por­que ace­le­ran su ci­clo vi­tal y fa­vo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de en­fer­me­da­des. Sem­brar un abono ver­de an­tes de la plan­ta­ción, pa­ra des­pués in­cor­po­rar­lo al te­rreno es una for­ma sen­ci­lla de en­ri­que­cer un sue­lo po­bre an­tes de la plan­ta­ción, pa­ra ello uti­li­za­re­mos plan­tas fo­rra­je­ras co­mo la fa­ce­lia. En al­gu­nas oca­sio­nes tam­bién se pue­de de­jar des­can­sar el sue­lo co­mo se ha­cía tra­di­cio­nal­men­te con la prác­ti­ca del bar­be­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.