Pra­de­ras rús­ti­cas

Vivir en el Campo - - CONSEJOS JARDINES -

Las gran­des su­per­fi­cies de cés­ped siem­pre ver­de son un in­ven­to de la In­gla­te­rra del XVII, y no tie­nen nin­gún sen­ti­do en el jar­dín me­di­te­rrá­neo. Se pue­den subs­ti­tuir por pra­de­ras rús­ti­cas que se se­can en ve­rano y re­bro­tan cuan­do hay agua su­fi­cien­te. Es­tas pra­de­ras pue­den es­tar for­ma­das por dis­tin­tas plan­tas: gra­mí­neas, plan­tas de flo­res anua­les o bi­a­nua­les que se re­siem­bran so­las. Tam­bién por plan­tas vi­va­ces con dis­tin­tos ci­clos bio­ló­gi­cos. Es­tas pra­de­ras se pue­den segar se for­ma di­fe­ren­cia­da, de­jan­do unas zo­na más al­tas sin segar, y otras que de sie­ga más fre­cuen­te pa­ra po­der ju­gar, co­rrer o re­cos­tar­se. Son pra­de­ras con flo­res, con olo­res, cam­bian­tes a lo lar­go del año. Ade­más ca­da año son dis­tin­tas, un es­pec­tácu­lo cuan­do las ma­ri­po­sas las vi­si­tan, y dan po­co tra­ba­jo. No hay que eli­mi­nar las ma­las hier­bas, ni ha­cer tra­ta­mien­tos, si apa­re­ce un cla­ro, otra plan­ta ocu­pa su lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.