La ca­ma ocu­pa el CEN­TRO DEL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, en una es­tan­cia con el te­cho de vol­ta

Vivir en el Campo - - REHABILITACIÓN RADICAL -

El pro­pie­ta­rio de es­ta be­lla cons­truc­ción rús­ti­ca ori­gi­nal, el di­se­ña­dor in­dus­trial Joan Bo­tey, asu­mió el pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción de unas an­ti­guas cua­dras cu­yo des­tino pa­re­cía ser el de­rrum­be de­fi­ni­ti­vo. Su re­la­ción con la pro­pie­dad, si­tua­da en Las Ga­va­rras, en la pro­vin­cia de Tarragona, se re­mon­ta a su in­fan­cia, cuan­do acu­día de vi­si­ta a la fin­ca. Bo­tey re­cuer­da que mien­tras los adul­tos con­ver­sa­ban apro­ve­cha­ba pa­ra vi­si­tar las cua­dras y ver los ani­ma­les: una mu­la, dos cer­dos, va­rios ga­llos, ga­lli­nas y co­ne­jos… Las cua­dras es­ta­ban si­tua­das en unas an­ti­guas ca­ta­cum­bas, unas cons­truc­cio­nes de pie­dra mal ven­ti­la­das y re­ple­tas de es­tiér­col. En to­tal ha­bía tres na­ves dis­pues­tas en pa­ra­le­lo, que me­dían 4,5 me­tros de an­cho por 12 de lar­go. Una so­la ven­ta­na abier­ta al sur ilu­mi­na­ba las de­pen­den­cias de los ani­ma­les. El pro­pie­ta­rio re­cuer­da es­pe­cial­men­te có­mo en­tra­ba la luz na­tu­ral por aque­lla ven­ta­na, co­mo si se tra­ta­ra de un haz blan­co, ade­re­za­do por el pol­vo que le­van­ta­ban los ani­ma­les. Años des­pués, Bo­tey y su es­po­sa apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad de reha­bi­li­tar una par­te de la ma­sía pa­ra crear un ho­gar so­bre aque­llos es­ta­blos, pa­ra sor­pre­sa y asom­bros de sus pa­rien­tes y ami­gos, que no veían cla­ro que los an­ti­guos pe­se­bres pu­die­ran al­ber­gar una vi­vien­da. Des­de un prin­ci­pio, el au­tor del pro­yec­to apos­tó por real­zar la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal del lu­gar, con mu­ros de pie­dra de más de 80 cm de gro­sor y te­chos abo­ve­da­dos. Pa­ra em­pe­zar, las na­ves te­nían dos mu­ros la­te­ra­les cie­gos y ba­jo tie­rra, con hu­me­da­des. Por ello, se apos­tó por apro­ve­char al má­xi­mo los dos la­te­ra­les li­bres que, afor­tu­na­da­men­te, eran los que es­ta­ban me­jor orien­ta­dos. Así, se abrie­ron las na­ves al sur crean­do ven­ta­na­les. En la orien­ta­da ha­cia el oes­te se abrie­ron tres ven­ta­nas pe­que­ñas pa­ra ilu­mi­nar las es­tan­cias. Los pa­sos ori­gi­na­les en­tre ellas se man­tu­vie­ron. En la na­ve cen­tral se cons­tru­yó un gran sa­lón co­me­dor, con una ven­ta­na pa­no­rá­mi­ca, y un dor­mi­to­rio. En la que da al es­te se co­lo­có el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con un ba­ño in­te­gra­do, y un ves­ti­dor, mien­tras que en la oes­te se creó la co­ci­na, dos dor­mi­to­rios y dos ba­ños. Los pro­pie­ta­rios de­ci­die­ron man­te­ner la pie­dra en los mu­ros la­te­ra­les y el te­cho, mien­tras que pre­fi­rie­ron pin­tar las pa­re­des trans­ver­sa­les pa­ra que no to­das las pa­re­des fue­ran de pie­dra y, ade­más, así apor­tar un to­que de color. El sue­lo de la ca­sa se cu­brió con mor­te­ro y gra­fi­to. És­te ocul­ta el cir­cui­to de ca­le­fac­ción ra­dian­te, los ca­bles eléc­tri­cos que no po­dían pa­sar por las pa­re­des de pie­dra y los desagües de los ba­ños y la co­ci­na, ade­más de las ven­ti­la­cio­nes del sub­sue­lo. La ca­sa se de­co­ró con mue­bles an­ti­guos de he­ren­cia fa­mi­liar y di­se­ños del pro­pie­ta­rio rea­li­za­dos pa­ra la oca­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.