La To­rre me­die­val de Vi­lla­de­mo­ros

El Ho­tel To­rre de Vi­lla­de­mo­ros, cons­trui­do apro­ve­chan­do una tí­pi­ca ca­so­na so­la­rie­ga del si­glo XVIII, se ha­lla ubi­ca­do jun­to a la to­rre me­die­val que le da nom­bre, jus­to en el cen­tro de la co­mar­ca as­tu­ria­na de En­tre­ca­bos, pai­sa­je pro­te­gi­do que se ex­tien­de e

Vivir en el Campo - - CONSEJOS HOTELES CON ENCANTO - TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS. FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO RUS­TI­CAE.

A orien­te y oc­ci­den­te, y a una dis­tan­cia de ape­nas diez mi­nu­tos, se en­cuen­tran las pin­to­res­cas vi­llas ma­ri­ne­ras de Cu­di­lle­ro y Luar­ca y, asi­mis­mo, el afa­ma­do río sal­mo­ne­ro Es­va-Ca­ne­ro, cu­yas es­pec­ta­cu­la­res ho­ces, de­cla­ra­das mo­nu­men­to na­tu­ral, pre­sen­tan des­ni­ve­les que lle­gan a al­can­zar los 400 me­tros. En As­tu­rias, hu­yen­do del bu­lli­cio de lo ur­bano, Ma­no­lo San­tu­llano ha reha­bi­li­ta­do una ca­sa ru­ral so­la­rie­ga del si­glo XVIII en un pre­cio­so pa­ra­je con pra­de­ras, acan­ti­la­dos, hó­rreo y to­rre me­die­val in­clui­da, alum­bran­do el im­po­nen­te ho­tel To­rre de Vi­lla­de­mo­ros. A él se de­be la mo­der­na de­co­ra­ción de que ha­ce ga­la es­te ho­tel con en­can­to en As­tu­rias, los atre­vi­dos co­lo­res que vis­ten las pa­re­des, los fa­bu­lo­sos de­sa­yu­nos ca­se­ros y la aten­ción al clien­te. El mo­bi­lia­rio de zo­nas co­mu­nes y ha­bi­ta­cio­nes es mo­derno y ori­gi­nal, aun­que sin per­der su ca­li­dez y el en­can­to tí­pi­co de los ho­te­les Rus­ti­cae. To­dos los dor­mi­to­rios ofre­cen una pe­que­ña zo­na de es­tar que en al­gu­nos ca­sos se si­túa fren­te a una ga­le­ría acris­ta­la­da. El sa­lón es, sin du­da, uno de los rin­co­nes más ape­te­ci­bles de es­te ho­tel ru­ral que, am­plio y lu­mi­no­so, dis­po­ne de va­rias zo­nas de

La im­pre­sio­nan­te to­rre me­die­val ha si­do reha­bi­li­ta­da co­mo sui­te

es­tar y una chi­me­nea. El co­me­dor de de­sa­yu­nos es­tá pre­si­di­do por un gran ven­ta­nal que re­co­rre la pa­red de arri­ba a aba­jo y des­de el cual se dis­fru­ta de unas vis­tas fa­bu­lo­sas a la to­rre, el pra­do y el mar. Con­vie­ne no per­der­se un atar­de­cer des­de el por­che de la ca­sa mi­ran­do al mar. “Nues­tra pro­pues­ta ho­te­le­ra se ba­sa en que el vi­si­tan­te se sien­ta en es­te lu­gar co­mo en ca­sa. Pa­ra ello, los es­pa­cios co­mu­nes, un am­plio y lu­mi­no­so sa­lón, un es­pa­cio­so co­me­dor, un por­che abier­to al cam­po, han si­do con­ce­bi­dos a fin de trans­mi­tir una sen­sa­ción cá­li­da y muy cer­ca­na”, di­ce Ma­no­lo San­tu­llano, su pro­pie­ta­rio. El li­to­ral del oc­ci­den­te as­tu­riano, y en con­cre­to en­tre los ca­bos Bus­to y Vi­dio, don­de se en­cuen­tra el ho­tel, es uno de los más be­llos y me­jor con­ser­va­dos de la pe­nín­su­la. En es­ta zo­na las sie­rras cos­te­ras dan pa­so a una fran­ja de te­rreno llano y fér­til (la de­no­mi­na­da ra­sa cos­te­ra) que ter­mi­na en im­po­nen­tes acan­ti­la­dos de en­tre se­ten­ta y cien me­tros de al­tu­ra que se pre­ci­pi­tan ha­cia el mar. Es­te te­rreno llano que con­for­ma la ra­sa úni­ca­men­te se ve cor­ta­do por pe­que­ños arro­yos que han da­do lu­gar a va­lles cu­bier­tos de bos­ques y que desem­bo­can en pe­que­ñas ca­las de can­tos ro­da­dos o are­na que se en­cuen­tran en un es­ta­do sal­va­je o se­mi­sal­va­je, ya

que en la ma­yor par­te de los ca­sos los ac­ce­sos son pea­to­na­les, lo que las man­tie­ne a sal­vo de una gran afluen­cia de ba­ñis­tas en el pe­rio­do es­ti­val. Así, no es ex­tra­ño en­con­trar­se so­lo en es­tas pla­yas in­clu­so en ve­rano, cuan­do el número de tu­ris­tas au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te en la zo­na. A lo lar­go de la cos­ta hay un gran número de pe­que­ñas al­deas, cu­ya eco­no­mía se ha ba­sa­do tra­di­cio­nal­men­te en la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, así co­mo al­gu­nas vi­llas y pue­blos ma­ri­ne­ros de una gran be­lle­za, co­mo Luar­ca, Cu­di­lle­ro, Puer­to de Ve­ga o Via­vé­lez.

Ven­ta­nas, sae­te­ras y ma­ta­ca­nes

En el jar­dín del ho­tel se al­za la to­rre que le da nom­bre, de ori­gen ba­jo me­die­val, que re­cien­te­men­te ha si­do reha­bi­li­ta­da co­mo sui­te. Del edi­fi­cio ori­gi­nal úni­ca­men­te se con­ser­va­ban en pie los mu­ros ex­te­rio­res con el re­ma­te superior par­cial­men­te de­rrui­do. En el in­te­rior se ha lle­va­do a ca­bo una cons­truc­ción en la que tan­to las es­ca­le­ras co­mo to­dos los pa­ra­men­tos –te­chos sue­los y ta­bi­ques– se han rea­li­za­do en ma­de­ra de cas­ta­ño, mien­tras que los mu­ros y hue­cos ori­gi­na­les se han res­pe­ta­do es­cru­pu­lo­sa­men­te y se ha man­te­ni­do el aca­ba­do en pie­dra vis­ta de mam­pos­te­ría. La cu­bier­ta es in­te­rior y dis­po­ne de va­rios lu­cer­na­rios que con­tri­bu­yen a la lu­mi­no­si­dad de las es­tan­cias. La en­tra­da a la to­rre se en­cuen­tra en la pri­me­ra plan­ta, en la que se ha ha­bi­li­ta­do un dor­mi­to­rio au­xi­liar con dos ca­mas y un aseo con du­cha, muy ade­cua­do pa­ra un uso fa­mi­liar de la sui­te. En la se­gun­da plan­ta se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, un am­plio es­pa­cio que se abre ha­cia la par­te superior per­mi­tien­do la en­tra­da de luz des­de las cris­ta­le­ras de la ter­ce­ra plan­ta, que es la que aco­ge el sa­lón y una gran ba­ñe­ra cons­trui­da en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.