LA BE­LLE­ZA DE LAS DES­BOR­DAN­TES

Vivir en el Campo - - DOSSIER -

Tam­bién co­no­ci­das co­mo pis­ci­nas “in­fi­nity” se dis­tin­guen por te­ner el plano su­per­fi­cial del agua exac­ta­men­te al mis­mo ni­vel que la pla­ya, lo que crea un efec­to es­pe­jo su­ma­men­te es­té­ti­co, so­bre to­do si des­bor­da fren­te a un pai­sa­je na­tu­ral pa­no­rá­mi­co, un lago, un va­lle o el mar.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia de es­te sis­te­ma cons­truc­ti­vo, es su ca­nal pe­ri­me­tral, tam­bién lla­ma­do re­bo­sa­de­ro con­ti­nuo, que re­co­ge la lá­mi­na su­per­fi­cial de agua de la pis­ci­na y la ca­na­li­za ha­cia un de­pó­si­to ex­terno don­de se al­ma­ce­na. Pos­te­rior­men­te, la bom­ba del equi­po de de­pu­ra­ción la as­pi­ra ha­cia el fil­tro y una vez de­pu­ra­da la in­yec­ta de nue­vo a la pis­ci­na.

Ade­más de su gran be­lle­za, las pis­ci­nas des­bor­dan­tes ofre­cen gran­des ven­ta­jas. La se­gu­ri­dad es una de las más im­por­tan­tes. Da­do que el agua siem­pre es­tá al mis­mo ni­vel que la pla­ya se eli­mi­nan los pun­tos cie­gos y, por lo tan­to, se pue­den vi­sua­li­zar cons­tan­te­men­te los ni­ños cuan­do jue­gan en su in­te­rior.

La hi­gie­ne es otro de los pun­tos fuer­tes, ya que cuan­do el agua des­bor­da al re­bo­sa­de­ro de for­ma con­ti­nua y cons­tan­te lo­gra man­te­ner siem­pre la pis­ci­na lim­pia de su­cie­dad. Por úl­ti­mo, ca­be des­ta­car que el re­bo­se la­te­ral del agua es más si­len­cio­so ya que al des­bor­dar por los dos la­dos, se amor­ti­gua el rui­do al cho­car con­tra las pa­re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.