Fin­ca Bell-lloc

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Si­tua­do en Las Ga­va­rras, pró­xi­mo a Pa­la­mós, Gi­ro­na, y en me­dio de un en­torno má­gi­co com­pues­to por oli­vos, pi­nos, vi­ña y al fon­do las vis­tas al mar, es­ta an­ti­gua ca­sa tí­pi­ca­men­te am­pur­da­ne­sa cuen­ta con una es­pec­ta­cu­lar bo­de­ga en­te­rra­da ba­jo los pro­pios vi­ñe­dos que se pue­de vi­si­tar y par­ti­ci­par en ca­tas guia­das.

To­do en la Fin­ca es­tá im­preg­na­do de una fi­lo­so­fía que evi­ta la trans­for­ma­ción in­ne­ce­sa­ria y apro­ve­cha los avan­ces pa­ra apor­tar la máxima ca­li­dad, sin res­tar esen­cia y au­ten­ti­ci­dad. És­ta for­ma par­te del con­cep­to Rough Luxe, que re­de­fi­ne la con­cep­ción tra­di­cio­nal del lu­jo. Se su­ma así a otros es­ta­ble­ci­mien­tos si­tua­dos en Sui­za, Reino Uni­do, Ir­lan­da, Es­ta­dos Uni­dos, Su­dá­fri­ca o Baha­mas.

El pe­que­ño ho­tel eco­ló­gi­co

El Mas Bell-lloc, una ca­sa ado­sa­da a una er­mi­ta del si­glo XVII, cuen­ta con seis ha­bi­ta­cio­nes con el nom­bre de las uvas con las que se ela­bo­ran los vi­nos de la bo­de­ga: Sam­só, Gar­nat­xa, Lle­do­ner, Mal­va­sia, Mos­ca­tell y Xa­rel.lo. Ca­da una de ellas tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad, que se trans­mi­te en su de­co­ra­ción. Son fru­to de una mez­cla de es­ti­los en los que obras de ar­te mo­der­nas se mez­clan con pie­zas de mo­bi­lia­rio an­ti­guo, pe­ro con un de­no­mi­na­dor co­mún: la co­mo­di­dad y la tran­qui­li­dad. La ofer­ta de alo­ja­mien­to se com­ple­ta con una ca­sa ane­xa de tres ha­bi­ta­cio­nes, ro­dea­da de vi­ñe­dos, ideal pa­ra es­tan­cias en fa­mi­lia, y una ex­cep­cio­nal pis­ci­na. Ade­más de po­der re­ser­var­lo en su to­ta­li­dad, es­tá pen­sa­do pa­ra ser dis­fru­ta­do co­mo un pe­que­ño ho­tel eco­ló­gi­co, con en­can­to, en el que sus res­pon­sa­bles Pepi, Ángel y Lory, ac­túan co­mo an­fi­trio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar una es­tan­cia inol­vi­da­ble. Los de­sa­yu­nos, al­muer­zos y ce­nas es­tán ela­bo­ra­dos con pro­duc­tos eco­ló­gi­cos ex­traí­dos de los pro­pios te­rre­nos de la Fin­ca. Esos mis­mos pro­duc­tos se co­mer­cia­li­zan tam­bién en La Bo­ti­ga de Bell-lloc, una tien­da si­tua­da en la pla­ya de La Fos­ca, al la­do de Pa­la­mós.

Una an­ti­gua ca­sa tí­pi­ca­men­te am­pur­da­ne­sa con una es­pec­ta­cu­lar bo­de­ga en­te­rra­da ba­jo los pro­pios vi­ñe­dos

Ade­más de com­prar los vi­nos de Bell-lloc, las mie­les, mer­me­la­das, hue­vos, acei­tes o ja­bo­nes pro­du­ci­dos en el Obra­dor, en las no­ches de ve­rano La Bo­ti­ga ce­le­bra con­cier­tos de música en di­rec­to.

El mun­do del vino

Des­de Bell-lloc se pue­den rea­li­zar ca­tas y vi­si­tas guia­das a la Bo­de­ga, ru­tas de eno­lo­gía o pa­seos a ca­ba­llo. Una de las ex­pe­rien­cias más re­co­men­da­bles es la vi­si­ta a Mas Salvà, una ma­sía del si­glo XIII que ha si­do re­cu­pe­ra­da por el equi­po de ar­qui­tec­tos de RCR, Aran­da Pi­gem Vi­lal­ta Ar­qui­tec­tes, res­pe­tan­do to­da su esen­cia y com­bi­nán­do­la con obras de ar­te y cu­rio­sas pie­zas de co­lec­cio­nis­ta, co­mo un ba­ño de ba­ta­lla de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial o una lám­pa­ra de un ma­ni­co­mio ale­mán. En Mas Salvà no hay agua co­rrien­te ni gas, ya que se pre­ten­de que quie­nes la vi­si­ten se re­mon­ten al mo­do de vida exis­ten­te, sie­te si­glos atrás. La fin­ca tam­bién or­ga­ni­za ta­lle­res de co­ci­na en el Obra­dor pa­ra ela­bo­rar des­de mer­me­la­das a pas­ti­llas de ja­bón.

Ca­da es­tan­cia re­ci­be el nom­bre de las uvas con las que se ela­bo­ran los vi­nos de la bo­de­ga

Una de las jo­yas de la Fin­ca Bell-lloc es su bo­de­ga, obra del es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra RCR Aran­da Pi­gem Vi­lal­ta Ar­qui­tec­tes, de Olot, mul­ti­pre­mia­da por la au­da­cia del pro­yec­to y por su sim­bio­sis con la na­tu­ra­le­za. Cen­te­na­res de plan­chas de ace­ro cor­ten pro­ce­den­tes de an­ti­guos bar­cos mer­can­tes se usa­ron pa­ra con­fi­gu­rar un la­be­rin­to de pa­si­llos subterráneos, os­cu­ros, ais­la­dos, fres­cos y do­ta­dos de una cli­ma­ti­za­ción con­tro­la­da. Allí ma­du­ran los vi­nos que se pro­du­cen en la Fin­ca, tras la mi­ra­da del enó­lo­go Jo­sep Tra­lle­ro. El cul­ti­vo de la vi­ña es eco­ló­gi­co, con un desa­rro­llo na­tu­ral no mo­di­fi­ca­do por los vi­ti­cul­to­res, que le per­mi­te se­guir su pro­pio rit­mo de cre­ci­mien­to. El se­gui­mien­to de ca­da par­ce­la es cons­tan­te y ex­haus­ti­vo, con una in­ter­ven­ción pre­ven­ti­va con el ob­je­ti­vo de res­pe­tar la plan­ta­ción, ga­ran­ti­zan­do el mí­ni­mo im­pac­to. Ca­da una de las va­rie­da­des de uva se ha plan­ta­do en los te­rre­nos más ade­cua­dos, pa­ra po­ten­ciar sus atri­bu­tos. Así, la uva tin­ta pro­vie­ne de las cer­ca­nas par­ce­las de Mas del Vent, don­de se cul­ti­va Gar­na­cha y Ca­ri­ñe­na; de Mas Salvà, va­rie­dad Mo­nas­trell, y de Bell-lloc, se ex­traen las uvas Ca­ber­net Franc y Sau­vig­non. Pa­ra ela­bo­rar el vino blan­co se usan uvas Xa­rel.lo y Mos­ca­tel de grano pe­que­ño, Mas del Vent en La Fos­ca, así co­mo uva Mal­va­sía, Mas Salvà.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.