La ca­sa es­tá pin­ta­da si­guien­do la TÉC­NI­CA A LA CAL tal co­mo se ha­cía an­ti­gua­men­te

Vivir en el Campo - - MASÍA EN EL AMPURDÁN -

Es­ta ma­sía am­pur­da­ne­sa de fi­na­les de 1600 era una ca­sa de la­bor, de gran ta­ma­ño pe­ro hu­mil­de, en la que de acuer­do a su es­pí­ri­tu de au­to­su­fi­cien­cia la ma­yor par­te de la su­per­fi­cie edi­fi­ca­da se de­di­ca­ba a ac­ti­vi­da­des ga­na­de­ras o agrí­co­las. La edi­fi­ca­ción es­ta­ba en un es­ta­do de­plo­ra­ble en la que el de­te­rio­ro na­tu­ral de la vi­vien­da ha­bía si­do re­suel­to con pro­ce­di­mien­tos y ma­te­ria­les im­pro­pios, ne­gán­do­le a la ca­sa el ca­rác­ter y la fuer­za que tu­vo en sus orí­ge­nes. La con­so­li­da­ción de la es­truc­tu­ra, sin ape­nas ci­mien­tos y que a lo lar­go de su his­to­ria ha­bía su­fri­do cier­to aco­mo­do de las tie­rras, re­qui­rió una com­po­nen­te téc­ni­ca ele­va­da. El pro­yec­to se ini­ció con el tra­ba­do de las pa­re­des con­sis­ten­te en des­mon­tar los te­ja­dos y cons­truir un cin­tu­rón pe­ri­me­tral evi­tan­do cual­quier des­pla­za­mien­to la­te­ral de los mu­ros. No siem­pre es cier­to que las ca­sas no se de­ben em­pe­zar por el te­ja­do. La an­chu­ra de los mu­ros per­mi­tió sin pro­ble­ma abrir am­plios va­nos pe­ro se de­ci­dió man­te­ner los vo­lú­me­nes ge­ne­ra­les de las es­tan­cias y ade­cuar­los a los nue­vos usos. De es­ta ma­ne­ra, los es­ta­blos pa­sa­ron a ser el re­ci­bi­dor, el pa­jar el sa­lón a do­ble al­tu­ra, el ga­lli­ne­ro el co­me­dor y el cuar­to de los ape­ros la co­ci­na. La elec­ción de una mano de obra co­no­ce­do­ra de las téc­ni­cas an­ti­guas de cons­truc­ción y el res­pe­to es­cru­pu­lo­so por los ma­te­ria­les na­tu­ra­les –pie­dra, ma­de­ra, hie­rro y ba­rro- su­pu­so la otra com­po­nen­te cla­ve del pro­yec­to de res­tau­ra­ción. De­bi­do a la es­pa­cio­si­dad de las es­tan­cias y la al­tu­ra de los te­chos hu­bo que pres­tar es­pe­cial aten­ción a su con­for­ta­bi­li­dad en in­vierno. Unos so­bre­di­men­sio­na­dos ra­dia­do­res, seis chi­me­neas y un mue­ble bar ge­ne­ro­sa­men­te sur­ti­do per­mi­tie­ron dar cier­ta ca­li­dez a unos mu­ros ve­tus­tos e inal­te­ra­bles. Los ma­te­ria­les que se han uti­li­za­do son en su gran ma­yo­ría de re­cu­pe­ra­ción. Las chi­me­neas pro­ce­den de Fran­cia, los por­to­nes de en­tra­da per­te­ne­cían a una “cas­ci­na” ita­lia­na, las vi­gas, te­jas y ra­si­llas pro­vie­nen de de­rri­bos de la zo­na. To­da la car­pin­te­ría y los sue­los de ma­de­ra de la ca­sa pro­ce­den de un car­ga­men­to de vi­gas an­ti­guas. El car­pin­te­ro, prác­ti­ca­men­te con sie­rra, ce­pi­llo y for­món hi­zo el tra­ba­jo. La de­co­ra­ción co­rrió a car­go de la pro­pie­ta­ria. Uti­li­zó co­mo ins­pi­ra­ción las vi­llas de la Pro­ven­za y la Tos­ca­na bus­can­do siem­pre la sua­vi­dad en los to­nos, la aus­te­ri­dad y sim­pli­ci­dad en el am­bien­te y la an­ti­güe­dad en las pie­zas. No fal­ta el cui­da­do en los de­ta­lles, enor­mes ja­rro­nes con flo­res fres­cas, jue­gos de man­te­le­ría al­mi­do­na­da, co­lec­cio­nes de ja­bo­nes aro­má­ti­cos en los ba­ños, do­se­les en las ca­mas. La ca­sa es­tá pin­ta­da si­guien­do la téc­ni­ca an­ti­gua a la cal y tal co­mo se ha­cía an­ti­gua­men­te el tra­ba­jo lo hi­zo el ayu­dan­te de al­ba­ñil con la bro­cha de ca­ñi­zo. La ca­sa es­tá ro­dea­da por sie­te has de cam­pos en los que se al­ter­na ce­ba­da y tri­go. El desa­rro­llo na­tu­ral de los cul­ti­vos ge­ne­ra una cons­tan­te va­rie­dad en el pai­sa­je pa­san­do del ver­de in­ten­so del in­vierno al ama­ri­llo pá­li­do del ve­rano y al ma­rrón os­cu­ro de la tie­rra re­cién tra­ba­ja­da en oto­ño. El jar­dín es­tá com­pues­to por los oli­vos y en­ci­nas au­tóc­to­nos que se han com­ple­men­ta­do con lavanda, ro­me­ro, bu­gan­vi­llas y flo­res de tem­po­ra­da que dan color y vis­to­si­dad a la pie­dra de la fa­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.