La es­truc­tu­ra de la ca­ma y me­si­tas de no­che es de HIE­RRO FOR­JA­DO muy su­til

Vivir en el Campo - - VIVIR EN LA TOSCANA -

La re­no­va­ción de la vi­vien­da trans­for­mó to­tal­men­te el as­pec­to ori­gi­nal del edi­fi­cio, una cons­truc­ción con más de dos­cien­tos años de an­ti­güe­dad en los al­re­de­do­res de Sie­na, que es­ta­ba en mal es­ta­do y ne­ce­si­ta­ba un tra­ba­jo cui­da­do­so de res­tau­ra­ción y pues­ta al día. Así, la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de pie­dra su­frió una res­tau­ra­ción in­vi­si­ble y la an­chu­ra de las ven­ta­nas y otras aber­tu­ras ha­cia el ex­te­rior, apa­re­cen sub­di­men­sio­na­das en com­pa­ra­ción con los pa­rá­me­tros mo­der­nos, pe­ro son ade­cua­dos pa­ra el ti­po de cons­truc­ción ya que res­pe­tan los es­que­mas an­ti­guos. El ac­ce­so a la vi­vien­da se ini­cia a tra­vés de la es­ca­le­ra ex­te­rior si­tua­da en la par­te fron­tal de la ca­sa. És­ta, con­du­ce al es­pa­cio más am­plio de la cons­truc­ción for­ma­do por un lu­mi­no­so sa­lón y una equi­pa­da co­ci­na con­ti­gua, pe­ro con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra su tra­ba­jo en la ac­tua­li­dad. El sa­lón es­tá pre­si­di­do por una gran chi­me­nea de obra en cu­yo in­te­rior se ha co­lo­ca­do una es­tu­fa de hie­rro, igual­men­te be­lla pe­ro mu­cho más efi­cien­te des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co. Una se­rie de so­fás y si­llo­nes com­po­ne la zo­na de relax a su al­re­de­dor. La co­ci­na se equi­pa con al­gu­nos mue­bles y dos ele­men­tos de mam­pos­te­ría muy so­brios; uno jun­to a la pa­red que al­ber­ga la zo­na de aguas, y otro con la is­la de co­ci­na, que cuen­ta con que­ma­do­res a gas, ta­bla de cor­tar y una am­plia encimera de már­mol. Los ar­ma­rios de es­ta zo­na es­tán ocul­tos me­dian­te cor­ti­nas de al­go­dón que se des­li­zan so­bre ba­rras de la­tón. El color do­mi­nan­te de es­te es­pa­cio es el ama­ri­llo que, al ser un tono cá­li­do, im­preg­na al aco­ge­dor am­bien­te de un ai­re rús­ti­co con des­te­llos de so­fis­ti­ca­ción y per­mi­te cen­trar to­da la aten­ción en los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos. To­da la vi­vien­da es­tá pa­vi­men­ta­da con un par­qué pro­vi­nen­te de la ma­de­ra de los vie­jos ba­rri­les de vino. Es­te ma­te­rial, jun­to con las vi­gas de ma­de­ra que con­for­man la cu­bier­ta, im­pri­me una per­so­na­li­dad ri­gu­ro­sa y cá­li­da a los di­fe­ren­tes ám­bi­tos de la ca­sa. Los mue­bles pro­ce­den de an­ti­cua­rios de la zo­na, con to­do el en­can­to de las co­sas au­tén­ti­cas que re­cu­pe­ran el sa­bor de las ca­sas del si­glo XVIII. En al­gu­nos ca­sos se mez­clan con lám­pa­ras o ele­men­tos de uso actual que no des­en­to­nan en el con­jun­to de­co­ra­ti­vo. Los ele­men­tos tex­ti­les que cu­bren los so­fás y las me­sas tam­bién per­te­ne­cen a es­te es­ti­lo con re­mi­nis­cen­cias muy ale­ja­das en el tiem­po. En es­ta mis­ma plan­ta, se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, el ba­ño y la zo­na in­fan­til. És­ta, cons­ta de un dor­mi­to­rio, un ba­ño y un pe­que­ño es­tu­dio. En ella se op­ta por un re­ves­ti­mien­to en pin­tu­ra color anaran­ja­do que le apor­ta gran sen­sa­ción de ca­li­dez. In­clu­so en es­te es­pa­cio la de­co­ra­ción mi­ni­ma­lis­ta se ha­ce tan­gi­ble me­dian­te una es­truc­tu­ra de ca­ma y me­si­tas de no­che en hie­rro for­ja­do muy su­til. Al su­bir las es­ca­le­ras has­ta la se­gun­da plan­ta se en­cuen­tra el es­pa­cio de­di­ca­do a los in­vi­ta­dos, for­ma­do por una sui­te do­ble con una am­plia sala de es­tar. Aquí se ha de­ci­di­do se­guir con la ga­ma ama­ri­lla del res­to de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.