LOS MUE­BLES DE AS­PEC­TO geo­mé­tri­co con­vi­ven con de­ta­lles exó­ti­cos

UNA EX­PE­RIEN­CIA INOL­VI­DA­BLE

Vivir en el Campo - - CASA EN IBIZA -

Una gran ba­ñe­ra exen­ta, de color blan­co con gri­fe­ría de Axor, do­mi­na el es­pa­cio del ba­ño y lo con­vier­te en un cen­tro de relax. El sue­lo se ha pa­vi­men­ta­do con una imi­ta­ción de pie­dra de río muy su­ges­ti­va. El la­va­bo ha si­do su­mi­nis­tra­do, co­mo to­do el mo­bi­lia­rio, por KsaR Li­ving de Ibi­za. La ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos tam­bién cuen­ta con una ca­ma con do­sel y una at­mós­fe­ra me­di­te­rrá­nea inequí­vo­ca que con­vier­te la es­tan­cia en la ca­sa en una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

La Vi­lla Dars­han era una vi­vien­da que per­te­ne­cía a un gru­po de cons­truc­cio­nes de los años ochen­ta ubi­ca­do en la Ca­la Carbó de Ibi­za. La ca­sa ha su­fri­do una re­for­ma to­tal pa­ra de­vol­ver­le su es­plen­dor y dar­le una me­jor fun­cio­na­li­dad. És­ta ha si­do re­cons­trui­da pa­ra po­der vi­vir fue­ra, y for­ma par­te del Gru­po Kas­bah Re­si­den­ce en Ca­la Car­bo. Son cin­co ca­sas se­pa­ra­das, ca­da una de ellas po­see pis­ci­na pro­pia, de di­fe­ren­te ta­ma­ño y to­das per­te­ne­cen a una pro­mo­ción de la fir­ma Ha­ris­sa. És­ta ofre­ce un con­jun­to de ca­sas re­no­va­das con mu­cho gus­to en los de­ta­lles y el di­se­ño, re­par­ti­das por to­do la is­la, con ser­vi­cio de “con­cier­ge”, al es­ti­lo de una bou­ti­que ho­tel de pres­ti­gio. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ca­sa, una vez re­for­ma­da, son los ar­cos in­te­rio­res las por­cha­das y las te­rra­zas cu­bier­tas. Los sue­los en la ca­sa es­tán he­chos de greys­to­ne y peb­bles, pe­que­ñas pie­dras de río en ce­men­to. To­do ello con­fie­re a la cons­truc­ción un cier­to ai­re exó­ti­co que re­cuer­da a las ca­sas del Ma­greb, im­pre­sión re­for­za­da por los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos que pro­vie­nen de es­ta geo­gra­fía, co­mo las cor­ti­nas o los fa­ro­li­llos de me­tal y cris­tal. La aus­te­ri­dad for­mal es la tó­ni­ca den­tro de los es­pa­cios don­de el blan­co es el color prin­ci­pal co­mo co­rres­pon­de a la ar­qui­tec­tu­ra de Ibi­za. Las pa­re­des en­ca­la­das de­vuel­ven la lu­mi­no­si­dad del ex­te­rior y ma­ti­zan la luz con ayu­da de los grue­sos mu­ros que sos­tie­nen la cons­truc­ción. Los es­pa­cios se su­ce­den en­tre ellos sin puer­tas ni di­vi­sio­nes que exa­ge­ren la pri­va­ci­dad de los di­fe­ren­tes ám­bi­tos, or­na- men­ta­dos por los ar­cos de me­dio pun­to que for­man los din­te­les. Los mue­bles de as­pec­to for­mal y geo­mé­tri­co con­vi­ven con de­ta­lles y cuen­cos o ser­vi­cios de me­sa de ori­gen exó­ti­co, con­fi­rien­do a to­do el es­pa­cio un ai­re a mi­tad ca­mino en­tre la ca­sa ibi­cen­ca y la cons­truc­ción do­més­ti­ca nor­te­afri­ca­na. Los com­ple­men­tos de­co­ra­ti­vos, te­ji­dos, lám­pa­ras y ob­je­tos, pro­ce­den de di­ver­sos pun­tos del pla­ne­ta pa­ra au­men­tar el as­pec­to ét­ni­co de la at­mós­fe­ra de es­ta ca­sa. En el ex­te­rior se dis­fru­ta de una pis­ci­na con es­ca­lo­nes que re­cuer­da a un Ham­man y un agra­da­ble por­che con te­cho de ca­ñas per­mi­te al­ber­gar un ce­na­dor muy agra­da­ble, pa­ra com­ple­tar los es­pa­cios in­te­rio­res. Des­de la te­rra­za superior se do­mi­nan unas im­pre­sio­nan­tes vis­tas so­bre la Ca­la y la zo­na de Es Ve­dra que per­mi­ten dis­fru­tar de unas pues­tas de sol im­pre­sio­nan­tes. La vi­vien­da ha si­do acon­di­cio­na­da pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de las co­mo­di­da­des de una re­si­den­cia ve­ra­nie­ga, lo que incluye una nue­va ins­ta­la­ción de aguas y elec­tri­ci­dad, así co­mo to­das las ins­ta­la­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el ocio. Tam­bién po­see un mag­ní­fi­co ja­cuz­zi ex­te­rior que per­mi­te el de­lei­te de las no­ches en una ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­je. Un am­plio co­me­dor, que com­ple­ta la sala de es­tar, y una bre­ve co­ci­na, con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra pre­pa­rar ali­men­tos con fa­ci­li­dad, com­po­nen la zo­na cen­tral de la ca­sa que se com­ple­ta con los dor­mi­to­rios, am­plios y có­mo­dos que, una vez más, re­mi­ten a la es­té­ti­ca de las ca­sas ma­rro­quíes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.