UNI­VER­SOS

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras se mo­de­ran y el sol vuel­ve a con­ver­tir­se en un as­tro amis­to­so, los jar­di­nes y el en­torno ru­ral re­co­bran su es­plen­dor y re­cla­man nues­tra aten­ción con ma­yor fuer­za. Es el mo­men­to de las lec­tu­ras re­po­sa­das, de los fi­nes de se­ma­na ale­ja­dos del aje­treo ur­bano, de las ce­nas en fa­mi­lia y las ter­tu­lias noc­tur­nas que se alar­gan en las pla­cen­te­ras no­ches de los vier­nes. Pa­ra dis­fru­tar del en­torno ex­te­rior de nues­tra casa equi­pa­mos los es­pa­cios anexos con co­me­do­res y zo­nas de re­po­so agra­da­bles y pre­pa­ra­das. Los re­por­ta­jes de es­te mes nos mues­tran di­ver­sos cri­te­rios a la ho­ra de en­fo­car es­te im­por- tan­te uni­ver­so ex­te­rior; en unos ca­sos con mue­bles de ex­te­rior ad­qui­ri­dos en tien­das es­pe­cia­li­za­das; en otros me­dian­te pie­zas de se­gun­da mano com­pra­das en un an­ti­cua­rio o al­mo­ne­da a las que con­ce­de­mos una se­gun­da y pro­ve­cho­sa vi­da. No hay fór­mu­las má­gi­cas pa­ra es­te tra­ba­jo de ex­te­rio­ris­mo, ni re­ce­tas que ase­gu­ren que el re­sul­ta­do se­rá el desea­do; sal­vo de­jar­nos lle­var por nues­tro ins­tin­to, res­pe­tar las tra­di­cio­na­les lo­ca­les y con­ver­tir ese rin­cón en un es­pa­cio muy nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.