El ba­ño dis­po­ne de una gran ba­ñe­ra de obra CU­BIER­TA DE CE­MEN­TO y cal en co­lor are­na

Vivir en el Campo - - CASA DEL SIGLO XVII -

E n uno de los más an­ti­guos pue­blos del Em­por­dà se en­cuen­tra es­ta vi­vien­da de unos dos­cien­tos cua­ren­ta me­tros cua­dra­dos con cien­to cin­cuen­ta de pa­tio, ubi­ca­da en una ca­lle don­de to­das las ca­sas da­tan del si­glo XVII. Man­te­nien­do la esen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra ru­ral de es­tas vi­vien­das de pue­blo, ha si­do com­ple­ta­men­te re­for­ma­da pa­ra po­der ser usa­da de for­ma in­te­gral ya que só­lo se uti­li­za­ba una par­te co­mo vi­vien­da y el res­to eran bo­de­ga y cua­dras. Du­ran­te la re­for­ma, por par­te de la em­pre­sa Ca­sas Emporda ba­jo la di­rec­ción de Jo­sep Curanta, se am­plió la par­te tra­se­ra don­de hoy se ubi­ca el sa­lón, se ba­jó el ni­vel del jar­dín y se ins­ta­ló una pis­ci­na. La his­to­ria es­tá pre­sen­te en to­da la es­truc­tu­ra de la casa, con­ser­va­da en sus mu­ros de pie­dra na­tu­ral, sue­los y es­ca­le­ras de to­ba. To­dos los ma­te­ria­les re­cu­pe­ra­dos co­mo vi­gas, la­dri­llos o te­jas pro­vie­nen de un an­ti­cua­rio. La zo­na don­de hoy se en­cuen­tra la co­ci­na es­ta­ba de­rrui­da y se cons­tru­yó un te­cho de bó­ve­da ca­ta­la­na. En los res­tan­tes te­chos se han uti­li­za­do vi­gas de ma­de­ra re­cu­pe­ra­da pin­ta­das en blan­co pa­ra crear un am­bien­te más li­ge­ro. To­da la car­pin­te­ría co­mo el por­tón de en­tra­da, los mar­cos de las ven­ta­nas con ar­cos y las gran­des puer­tas acris­ta­la­das, ha si­do rea­li­za­da a me­di­da pa­ra el pro­yec­to, pin­ta­da en un sua­ve ver­de pá­li­do tí­pi­co del Em­por­dà. A la casa se en­tra por un gran por­tón de do­ble ho­ja con ven­ta­nas y pos­ti­gos pa­ra fa­vo­re­cer la en­tra­da de luz na­tu­ral. Des­de el ves­tí­bu­lo se ac­ce­de a la co­ci­na, al co­me­dor anexo y al gran sa­lón. La co­mu­ni­ca­ción en­tre las es­tan­cias y el pa­so de la luz na­tu­ral se lo­gra me­dian­te la aper­tu­ra de gran­des puer­tas acris­ta­la­das o me­dian­te ar­cos que se repiten por to­da la zo­na de día, ves­tí­bu­lo, co­me­dor, co­ci­na y sa­lón. La co­ci­na abier­ta con as­pec­to de an­ta­ño cuen­ta con todo el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio en cuan­to a elec­tro­do­més­ti­cos e ins­ta­la­cio­nes. Ade­más, to­da la casa tie­ne ca­le­fac­ción ra­dian­te por el sue­lo. A la iz­quier­da de la co­ci­na se abre el co­me­dor, for­ma­do por una gran me­sa de ma­de­ra an­ti­gua y si­llas a jue­go. En la pa­red, un gran apa­ra­dor res­tau­ra­do con­tie­ne la va­ji­lla. Del co­me­dor se pa­sa al sa­lón por un ar­co de pie­dra. És­te, tie­ne dos am­bien­tes, uno co­mo zo­na de es­tar jun­to a la chi­me­nea y otro co­mo es­pa­cio chill out pa­ra re­la­jar­se y ver pe­lí­cu­las. Gran­des puer­tas acris­ta­la­das co­nec­tan sa­lón y te­rra­za, que cuen­ta con una par­te cu­bier­ta de bre­zo co­mo pér­go­la en­ci­ma del co­me­dor al ai­re li­bre. És­ta, da pa­so al jar­dín con pis­ci­na de obra, cu­yos sue­los se rea­li­za­ron con pie­dras re­cu­pe­ra­das de un an­ti­guo con­ven­to. Apar­te de la zo­na de cés­ped hay un an­ti­guo pozo, así co­mo una zo­na de chill out cu­bier­ta. Me­dian­te una es­ca­le­ra de to­ba ca­ta­la­na se ac­ce­de a la pri­me­ra plan­ta, don­de se ubi­can los dor­mi­to­rios con sus ba­ños. En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, el ar­ma­rio fun­cio­na de se­pa­ra­dor del ba­ño, que dis­po­ne de una gran ba­ñe­ra y en­ci­me­ra de obra, una an­ti­gua pi­ca de pie­dra re­cu­pe­ra­da y gri­fe­ría de es­ti­lo vin­ta­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.