CO­CI­NAS TRA­DI­CIO­NA­LES

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

La pa­la­bra ho­gar que de­fi­ne a la vi­vien­da mo­der­na co­mo cen­tro de re­fu­gio y aco­gi­da do­més­ti­ca, pro­ce­de eti­mo­ló­gi­ca­men­te de las gran­des chi­me­neas cen­tra­les que tra­di­cio­nal­men­te cons­ti­tuían el cen­tro de las ca­sas en la an­ti­güe­dad. El ho­gar era el seno del fue­go. El úni­co pun­to de la mis­ma don­de se ex­pe­ri­men­ta­ba cier­to con­fort cuan­do la ca­le­fac­ción era inexis­ten­te o muy de­fi­cien­te. Con el tiem­po la co­ci­na asu­mió es­te pa­pel ar­ti­cu­la­dor de las vi­vien­das con­vir­tién­do­se en el cen­tro de reunión fa­mi­liar y, por ex­ten­sión, en el co­ra­zón de la mis­ma. En las ca­sas de cam­po que des­cu­bri­mos y re­for­ma­mos pa­ra su uso ac­tual, la co­ci­na siem­pre es un es­pa­cio cen­tral pre­si­di­do por la gran me­sa de ma­de­ra ma­ci­za y la chi­me­nea pa­ra ca­len­tar­se y co­ci­nar. Las co­ci­nas que in­tro­du­ci­mos en las ca­sas de cam­po ac­tua­les, ade­más de con­ser­var cier­to re­gus­to es­té­ti­co tra­di­cio­nal, re­cu­pe­ran de al­gu­na for­ma ese pa­pel que ha­bían go­za­do a lo lar­go de la his­to­ria. Es­te mes he­mos que­ri­do pre­sen­tar a nues­tros lec­to­res tres pro­yec­tos in­tere­san­tes, en­tre otras ra­zo­nes, por el in­te­li­gen­te y res­pe­tuo­so tra­ta­mien­to de sus co­ci­nas. Una vuel­ta a las esen­cias de la casa de cam­po tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.