En el al­ti­llo des­ta­can las VI­GAS DE MA­DE­RA EN el te­cho abuhar­di­lla­do

Vivir en el Campo - - PALACETE RURAL -

BUHARDILLA CON EN­CAN­TO

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal se en­cuen­tra en el al­ti­llo de la casa, don­de des­ta­can las vi­gas de ma­de­ra en el te­cho abuhar­di­lla­do. Las pa­re­des se han pin­ta­do de blan­co pa­ra po­ten­ciar la luz na­tu­ral. La de­co­ra­ción es sen­ci­lla, en­fa­ti­zan­do al má­xi­mo la sen­sa­ción de am­pli­tud. En los ba­ños se ha uti­li­za­do un es­tu­ca­do de cal con pig­men­tos mi­ne­ra­les y un aca­ba­do de ce­ra na­tu­ral. Las pa­re­des de pie­dra ori­gi­na­les y la vi­gue­ría de ma­de­ra del te­cho im­pri­men ca­rác­ter a es­tos es­pa­cios.

Es­ta vi­vien­da dis­fru­ta de una agra­da­ble in­de­pen­den­cia aun­que es­tá ubi­ca­da en pleno cas­co his­tó­ri­co de un pue­blo del Baix Em­por­dà, en la pro­vin­cia de Gi­ro­na. Los ar­qui­tec­tos Oriol Ro­se­lló y Lluís Auquer son los au­to­res de la reha­bi­li­ta­ción de es­ta casa de cam­po, que es el re­sul­ta­do de la se­gre­ga­ción de un pa­la­ce­te que per­te­ne­cía al no­ta­rio de la lo­ca­li­dad, en un be­llo pa­ra­je. Las es­tan­cias, am­plias y luminosas son fie­les tes­ti­mo­nios de su pa­sa­do me­die­val. La par­te res­tau­ra­da de la casa es la que más dis­fru­ta del jar­dín ele­va­do, de be­llas vis­tas so­bre el pue­blo me­die­val y los al­re­de­do­res y de ho­ras de sol, que inun­da de luz na­tu­ral las es­tan­cias. El edi­fi­cio tie­ne la ele­gan­cia de una ar­qui­tec­tu­ra ru­ral de ca­rác­ter no­ble. Se­gu­ra­men­te se ha le­van­ta­do en­ci­ma de an­ti­guos mu­ros cons­trui­dos en la Edad Me­dia. Se­gún Oriol Ro­se­lló “el jar­dín es el gran ele­men­to di­fe­ren­cia­dor de es­ta casa, si­tua­da en un den­so nú­cleo me­die­val. La zo­na ex­te­rior es un re­fres­can­te pri­mer plano, que com­bi­na con las fan­tás­ti­cas vis­tas del Em­por­dà”. El pa­vi­men­to ex­te­rior es de “sau­ló”, un ári­do que per­mi­te el dre­na­je de la llu­via y que man­tie­ne el ca­rác­ter na­tu­ral de ex­te­rior. En el in­te­rior, los pa­vi­men­tos son de ce­rá­mi­ca ma­nual y en al­gu­nos ca­sos pro­vie­nen de de­rri­bos. En al­gu­nas es­tan­cias se han co­lo­ca­do al­fom­bras de­co­ra­ti­vas que apor­tan ca­li­dez. En el al­ti­llo, sin em­bar­go, don­de se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, se ha op­ta­do por una ta­ri­ma ma­ci­za so­bre ras­tre­les pa­ra com­ple­tar la ca­li­dez de es­te agra­da­ble rin­cón de la casa. La es­ca­le­ra prin­ci­pal es de ce­rá­mi­ca ma­nual co­lo­ca­da a sar­di­nel. Las pa­re­des son de re­vo­co de cal con una pin­tu­ra hi­dró­fu­ga ma­te que no al­te­re la apa­rien­cia. Las pa­re­des se han pin­ta­do de blan­co o en to­nos cla­ros co­mo en el re­ci­bi­dor pa­ra po­ten­ciar la lu­mi­no­si­dad na­tu­ral de las es­tan­cias. Las puer­tas in­te­rio­res en su ma­yo­ría pro­vie­nen de an­ti­cua­rios lo­ca­les, mien­tras que la co­ci­na ha si­do con­fec­cio­na­da a me­di­da por un ar­qui­tec­to lo­cal. El pa­sa­do me­die­val de la casa que­da pa­ten­te en el co­me­dor y la co­ci­na, que com­par­ten el mis­mo es­pa­cio, en una es­tan­cia con el te­cho abo­ve­da­do con la­dri­llos a la vis­ta. Una gran chi­me­nea de obra imi­ta las an­ti­guas co­ci­nas de las ca­sas ru­ra­les. La me­sa de tra­ba­jo cen­tral per­mi­te que va­rias per­so­nas pue­dan co­ci­nar a la vez mien­tras con­ver­san con los pre­sen­tes en el co­me­dor. En los ba­ños se ha uti­li­za­do un es­tu­ca­do de cal con pig­men­tos mi­ne­ra­les y un aca­ba­do de ce­ra na­tu­ral. El dor­mi­to­rio prin­ci­pal se en­cuen­tra en el al­ti­llo de la casa, don­de des­ta­can las vi­gas de ma­de­ra en el te­cho abuhar­di­lla­do. Las pa­re­des se han pin­ta­do de blan­co pa­ra po­ten­ciar la luz na­tu­ral. El mo­bi­lia­rio es sen­ci­llo, po­ten­cian­do al má­xi­mo la sen­sa­ción de am­pli­tud. Pa­ra de­co­rar la casa se han com­bi­na­do mue­bles pro­pios de la re­gión con al­gu­nas ad­qui­si­cio­nes que los pro­pie­ta­rios hi­cie­ron en via­jes a la In­dia y al­gu­nos de In­gla­te­rra, su tie­rra na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.