EL MO­LINO DE HA­RI­NA

Es­te an­ti­guo mo­lino me­die­val ubi­ca­do en pleno cas­co an­ti­guo de la lo­ca­li­dad del Alt Em­por­dà se ha res­tau­ra­do con tiem­po y pa­cien­cia pa­ra de­vol­ver­le su ge­nuino es­plen­dor pe­ro adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des de la vi­da ac­tual.

Vivir en el Campo - - PORTADA - PRO­YEC­TO: RISQUES & AS­SO­CIATS. FO­TO­GRA­FÍAS: JORDI MI­RA­LLES. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

LA IGLE­SIA GÓ­TI­CA

El con­tra­tis­ta de es­te pro­yec­to de re­for­ma de un an­ti­guo mo­lino de ha­ri­na en el cas­co an­ti­guo de Castelló d’ Em­pú­ries es En­ric Ni­co­lau. El en­torno ge­nuino de es­ta vi­lla, ba­ña­da por el río La Mu­ga, ubi­ca a la nue­va vi­vien­da en un em­pla­za­mien­to em­ble­má­ti­co que nos lle­va a las pos­tri­me­rías de la Edad Me­dia. La épo­ca de es­plen­dor de la vi­lla du­ra has­ta al­re­de­dor del si­glo XVI, cuan­do la po­bla­ción que­da re­la­ti­va­men­te es­tan­ca­da. El cen­tro his­tó­ri­co to­da­vía con­ser­va bue­na par­te de su tra­za­do y as­pec­to me­die­val, con pla­zas por­ti­ca­das, pa­la­cios y mo­nas­te­rios. Des­de to­dos los pun­tos se apre­cia la si­lue­ta de la Igle­sia de San­ta María, un gran edi­fi­cio de es­ti­lo gó­ti­co, con di­men­sio­nes y es­truc­tu­ra de ca­te­dral, dig­ni­dad que nun­ca os­ten­tó pe­se a los mu­chos in­ten­tos de los con­des de Em­pú­ries. La obra, em­pla­za­da con mu­cha pro­ba­bi­li­dad so­bre la an­ti­gua igle­sia ro­má­ni­ca, se co­men­zó en el si­glo XIII y se ter­mi­nó en el si­glo XV, mo­men­to en que se cons­tru­yó la fa­cha­da con la por­ta­da de már­mol. El cam­pa­na­rio, con de­co­ra­ción gó­ti­ca, si­gue to­da­vía la com­po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de los cam­pa­na­rios ro­má­ni­cos.

El pro­yec­to de es­ta vi­vien­da se ocu­pa de RE­FOR­MAR UN an­ti­guo mo­lino de ha­ri­na

LA SA­LA DE BI­LLAR

La plan­ta ba­ja de la vi­vien­da dis­fru­ta de un es­pa­cio de ac­ce­so de don­de arran­ca la an­ti­gua es­ca­le­ra que da ac­ce­so a los dor­mi­to­rios de la pri­me­ra plan­ta. Tan­to el re­ci­bi­dor co­mo la es­ca­le­ra prin­ci­pal y la plan­ta ba­ja es­tán pa­vi­men­ta­dos con el fan­tás­ti­co mo­sai­co hi­dráu­li­co exis­ten­te. En la en­tra­da, co­mo en ca­si todo el res­to de la vi­vien­da, una de las pa­re­des se re­vis­te con pin­tu­ra co­lor ro­jo os­cu­ro que com­bi­na con el res­to de pie­dra. Un pri­mer y am­plio es­pa­cio de­di­ca­do al ocio cons­ta de un bi­llar, un fut­bo­lín de la mar­ca Bi­lla­res Es­car­di­bul, y una zo­na de bar, cu­yo sue­lo es en pa­vi­men­to con­ti­nuo de re­si­na co­lor gris na­tu­ral mo­de­lo Che­mi­le­vel Ac au­to­ni­ve­lan­te ins­ta­la­do por pa­vi­men­tos Kon­nik. A con­ti­nua­ción, en otra zo­na don­de se ha­lla­ban las an­ti­guas po­leas, se ha mon­ta­do el es­pa­cio de es­tar con el pa­tio, co­me­dor y una co­ci­na equi­pa­da con ele­men­tos de Ikea.

LA FUN­CIO­NAL CHI­ME­NEA

La sa­la de es­tar, pa­vi­men­ta­da por Fus­te­ría Vi­la, cuen­ta con sue­lo fa­bri­ca­do a ba­se de vi­ru­tas de ma­de­ra OSB co­lo­ca­do so­bre ras­tre­les de pino tra­ta­do. La ce­rra­je­ría de hie­rro co­rre a car­go de Gi­ner So­la y la de alu­mi­nio pro­ce­de de la em­pre­sa Alu­fer, de Figueras. Pa­ra cli­ma­ti­zar la vi­vien­da se dis­po­nen va­rios ra­dia­do­res horizontales y ver­ti­ca­les en gris an­tra­ci­ta, mo­de­los S63, W220 y W240 de la fir­ma Ar­bo­nia e ins­ta­la­dos por Ai­term. La chi­me­nea sus­pen­di­da es de la fir­ma Ro­cal, mo­de­lo D-4 90 ins­ta­la­da por Llars de Foc Valls. En fren­te de ella, se co­lo­ca un con­jun­to de asien­tos re­cu­bier­tos de fun­das de al­go­dón co­lor ro­jo y mos­ta­za, que com­bi­nan con los ale­gres co­ji­nes dis­pues­tos so­bre ellos y dos bu­ta­cas de ma­de­ra y ra­tán. En me­dio, una me­si­ta de cen­tro rea­li­za­da con cha­pa de hie­rro sus­ten­ta ob­je­tos de­co­ra­ti­vos pro­ce­den­tes de va­rios paí­ses. La in­ter­ven­ción más im­por­tan­te en es­ta plan­ta ha si­do la crea­ción de una gran ober­tu­ra ha­cia el pa­tio pa­ra in­te­grar és­te en la vi­da fa­mi­liar, así co­mo la co­lo­ca­ción de un ele­men­to que com­pren­de un ba­ño y un al­ma­cén que dan ser­vi­cio a es­ta plan­ta.

CO­CI­NA DE ABE­DUL

La co­ci­na si­gue el es­ti­lo del res­to de es­tan­cias en cuan­to al co­lor de las pa­re­des. En es­te ca­so, la roja es la que es­tá si­tua­da en el la­do opues­to a la me­sa de co­ci­na. To­dos los me­ca­nis­mos eléc­tri­cos de la vi­vien­da son de la se­rie Si­mon 73 Loft en co­lor gra­fi­to, ins­ta­la­dos por Gra­bu­lós. El mo­bi­lia­rio de co­ci­na pro­ce­den­te de Ikea cons­ta de un mue­ble Vär­de Armj en abe­dul con en­ci­me­ra de ace­ro inoxi­da­ble que con­tie­ne el me­na­je de gran ta­ma­ño, el horno in­te­gra­do y los que­ma­de­ros a gas. So­bre ellos, una cam­pa­na ex­trac­to­ra de la mis­ma fir­ma. A con­ti­nua­ción otro mó­du­lo Vär­de Armj en abe­dul con puer­tas la­ca­das en blan­co con­tie­ne la zo­na de aguas, con fre­ga­de­ro de dos se­nos y gri­fo con ro­cia­dor mo­de­lo Hju­vik. A su la­do, un la­va­va­ji­llas de Sie­mens en aca­ba­do ace­ro inoxi­da­ble, igual que los fron­ta­les de ca­jo­nes del mó­du­lo Vär­de ubi­ca­do a su cos­ta­do. A un la­do de la co­ci­na, se dis­po­ne una me­sa cua­dra­da jun­to a cua­tro si­llas, todo fa­bri­ca­do en hie­rro. So­bre ellas, una lám­pa­ra de sus­pen­sión con pan­ta­lla en se­da ne­gra.

MO­SAI­CO HI­DRÁU­LI­CO

La in­ter­ven­ción más im­por­tan­te en es­ta plan­ta ha si­do la crea­ción de una gran ober­tu­ra ha­cia el pa­tio pa­ra in­te­grar és­te en la vi­da fa­mi­liar, así co­mo la co­lo­ca­ción de un ele­men­to que com­pren­de un ba­ño y un al­ma­cén que dan ser­vi­cio a es­ta plan­ta. És­ta, cuen­ta con una es­ca­le­ra an­ti­gua que con­du­ce a la plan­ta de los dor­mi­to­rios. Gran­des al­fom­bras que con­ju­gan con la pa­red de to­na­li­dad ro­ji­za y los co­ji­nes so­bre el so­fá, se co­lo­can so­bre el pa­vi­men­to de mo­sai­co hi­dráu­li­co ya exis­ten­te. El mo­bi­lia­rio se com­po­ne de va­rios ele­men­tos re­cu­pe­ra­dos, co­mo el bu­fé, el es­pe­jo con mar­co ta­lla­do en ma­de­ra, el re­loj de pa­red o las si­llas; y otros de la fir­ma Ikea co­mo la bu­ta­ca Pöang o las me­si­tas de cen­tro. Pa­ra ilu­mi­nar es­te es­pa­cio de co­lo­ca una lám­pa­ra de pie jun­to a la bu­ta­ca y va­rias lam­pa­ri­tas de so­bre­me­sa en los mue­bles res­tau­ra­dos. La plan­ta pri­me­ra se ha reor­de­na­do mí­ni­ma­men­te pa­ra fa­ci­li­tar su uso y se ha in­cor­po­ra­do un al­ti­llo apro­ve­chan­do la do­ble al­tu­ra del es­tu­dio. Los di­fe­ren­tes ob­je­tos de­co­ra­ti­vos de la sa­la tie­nen dis­tin­tas pro­ce­den­cias.

ES­PA­CIOS DE­SEN­FA­DA­DOS

Es­te se­gun­do sa­lón que se ha dis­pues­to ba­jo la es­ca­le­ra de ac­ce­so al pi­so su­pe­rior, se equi­pa con un so­fá de fi­bra tren­za­da y co­ji­nes blan­cos y una me­si­ta au­xi­liar de ti­je­ra. En el sue­lo se ha dis­pues­to una ja­ra­pa de co­lo­res te­rro­sos que coor­di­na con las pa­re­des ro­jo te­ja. El cri­te­rio bá­si­co del pro­yec­to ha si­do el de ob­te­ner una vi­vien­da con­for­ta­ble con un pre­su­pues­to y un ca­len­da­rio ra­di­cal­men­te ajus­ta­dos. Es­tas pre­mi­sas se han con­ver­ti­do con los au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas de la in­ter­ven­ción y han pro­pi­cia­do la crea­ción de unos es­pa­cios úti­les, di­ver­ti­dos, de­sen­fa­da­dos y agra­da­bles, que no quie­ren es­con­der las cir­cuns­tan­cias en que se desa­rro­lló la obra.

El cri­te­rio bá­si­co era ob­te­ner una vi­vien­da CON­FOR­TA­BLE CON un pre­su­pues­to y ca­len­da­rio ajus­ta­dos

LA DO­BLE AL­TU­RA

La in­ter­ven­ción rea­li­za­da si­túa las zo­nas de día en la plan­ta ba­ja con el pa­tio y los dor­mi­to­rios en la pri­me­ra plan­ta. És­ta, se ha reor­de­na­do mí­ni­ma­men­te pa­ra fa­ci­li­tar su uso y se ha in­cor­po­ra­do un al­ti­llo apro­ve­chan­do la do­ble al­tu­ra del es­tu­dio. Los sa­ni­ta­rios de es­ta plan­ta cuen­tan con mue­ble mo­de­lo Ann de Ikea y un pla­to de du­cha rea­li­za­do en ma­de­ra de Ipé.

La pri­me­ra plan­ta se ha reor­de­na­do in­cor­po­ran­do un AL­TI­LLO QUE apro­ve­cha la do­ble al­tu­ra del es­tu­dio

S e tra­ta de la re­for­ma de una an­ti­gua edi­fi­ca­ción en­tre me­dia­ne­ras ubi­ca­da en el cas­co an­ti­guo de la lo­ca­li­dad de Castelló d’ Em­pú­ries, Gi­ro­na, rea­li­za­da por Pa­co Risques y Laia Risques del es­tu­dio Risques & As­so­ciats, Ar­qui­tec­tu­ra i Dis­seny. Un an­ti­guo mo­lino de ha­ri­na que ha si­do ade­cua­do co­mo se­gun­da re­si­den­cia pa­ra un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y su fa­mi­lia. La plan­ta ba­ja de la edi­fi­ca­ción, de­bi­do a su an­ti­guo uso in­dus­trial, dis­po­ne de unos am­plios es­pa­cios con un pa­tio y unas al­tu­ras de te­cho con­si­de­ra­bles. La plan­ta pri­me­ra te­nía ya uso de vi­vien­da con­ven­cio­nal, aun­que pre­sen­ta­ba pa­to­lo­gías im­por­tan­tes, es­pe­cial­men­te el es­ta­do de con­ser­va­ción de la cu­bier­ta. Ello obli­gó al es­tu­dio Risques & As­so­ciats, a una se­rie de in­ter­ven­cio­nes ur­gen­tes e im­pro­vi­sa­das a ra­zón de las cir­cuns­tan­cias que se iban pro­du­cien­do; en­tre ellas, el hun­di­mien­to re­pen­tino de una par­te de la cu­bier­ta. La in­ter­ven­ción rea­li­za­da en di­fe­ren­tes eta­pas pre­vé la uti­li­za­ción de to­da la edi­fi­ca­ción co­mo vi­vien­da y si­túa las zo­nas de día en la plan­ta ba­ja con el pa­tio y los dor­mi­to­rios en pri­me­ra plan­ta. El cri­te­rio bá­si­co del pro­yec­to ha si­do el de ob­te­ner una vi­vien­da con­for­ta­ble con un pre­su­pues­to y un ca­len­da­rio ra­di­cal­men­te ajus­ta­dos. Es­tas pre­mi­sas se han con­ver­ti­do en los au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas de la in­ter­ven­ción y han pro­pi­cia­do la crea­ción de unos es­pa­cios úti­les, di­ver­ti­dos, de­sen­fa­da­dos y agra­da­bles, que no quie­ren es­con­der las cir­cuns­tan­cias en que se desa­rro­lló la obra. La plan­ta ba­ja cons­ta de un es­pa­cio de ac­ce­so de don­de arran­ca la an­ti­gua es­ca­le­ra que da ac­ce­so a los dor­mi­to­rios de pri­me­ra plan­ta. Un pri­mer y am­plio es­pa­cio cons­ta de un bi­llar, un fut­bo­lín y una zo­na de bar. A con­ti­nua­ción, en otra zo­na don­de ha­bía las an­ti­guas po­leas, se ha mon­ta­do el es­pa­cio de es­tar con el pa­tio, co­me­dor y una co­ci­na equi­pa­da con ele­men­tos ade­cua­dos al pro­yec­to. La in­ter­ven­ción más im­por­tan­te en es­ta plan­ta ha si­do la crea­ción de una gran aber­tu­ra ha­cia el pa­tio pa­ra in­te­grar és­te en la vi­da fa­mi­liar, así co­mo la co­lo­ca­ción de un ele­men­to que com­pren­de un ba­ño y un al­ma­cén que dan ser­vi­cio a es­ta plan­ta, una pe­que­ña ca­ja apa­ren­te­men­te em­ba­la­da en ta­ble­ro de fi­bras de ma­de­ra OSB. La plan­ta pri­me­ra se ha reor­de­na­do mí­ni­ma­men­te pa­ra fa­ci­li­tar su uso y se ha in­cor­po­ra­do un al­ti­llo apro­ve­chan­do la do­ble al­tu­ra del es­tu­dio. Úl­ti­ma­men­te y de­bi­do a la re­pa­ra­ción ur­gen­te de la cu­bier­ta, se ha sus­ti­tui­do una par­te de la an­ti­gua fa­bri­ca­da en te­ja por una nue­va pla­na uti­li­za­da co­mo te­rra­za. A ella se ac­ce­de me­dian­te una es­ca­le­ra me­tá­li­ca col­ga­da de la fa­cha­da in­te­rior que da al pa­tio y se go­za de unas im­pre­sio­nan­tes vis­tas. Ca­be de­cir que la sen­si­bi­li­dad del clien­te y la bue­na” química” en que se reali­zó el tra­ba­jo, per­mi­tie­ron com­ple­tar la obra con gran par­te de mo­bi­lia­rio re­cu­pe­ra­do de di­fe­ren­tes lu­ga­res, lo que ha per­mi­ti­do en­fa­ti­zar las es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.