Pra­de­ras pa­ra la bio­di­ver­si­dad

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: CARME FA­RRÉ, PAI­SA­JIS­TA

El tér­mino bio­di­ver­si­dad pue­de aca­bar va­cío de sig­ni­fi­ca­do, ba­na­li­za­do de tan­to abu­sar de él. Sos­te­ni­bi­li­dad es el con­cep­to que ex­pre­sa que de­be­mos man­te­ner el mun­do tal co­mo es­tá. Des­afor­tu­na­da­men­te los jar­di­nes par­ti­ci­pan de és­ta di­ná­mi­ca, con el uso de ma­te­ria­les exó­ti­cos y una hue­lla eco­ló­gi­ca ele­va­da. Hay que re­des­cu­brir el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de bio­di­ver­si­dad.

En las zo­nas ur­ba­nas es dón­de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca es más ba­ja y don­de los pe­que­ños ges­tos a su fa­vor, que se pue­den ha­cer des­de el jar­dín, tie­nen una ma­yor re­com­pen­sa. De­di­car al­gu­nas zo­nas del jar­dín a plan­tas que for­man una pra­de­ra flo­ri­da per­mi­te cam­biar li­ge­ra­men­te los es­que­mas es­ta­ble­ci­dos has­ta aho­ra. Una pra­de­ra for­ma­da por una mez­cla de plan­tas her­bá­ceas pue­de cam­biar el as­pec­to del jar­dín. Es ade­más una for­ma muy eco­nó­mi­ca de te­ner un jar­dín ale­gre, con flo­res, y por muy po­co di­ne­ro. Pue­de ser tam­bién una for­ma pro­vi­sio­nal de en­tre­te­ner el jar­dín has­ta que se dis­pon­ga de un ma­yor pre­su­pues­to pa­ra rea­li­zar plan­ta­cio­nes de­fi­ni­ti­vas u obras más ca­ras. Las pra­de­ras son co­mu­ni­da­des for­ma­das por es­pe­cies her­bá­ceas, al­gu­nas de vi­da cor­ta co­mo las anua­les (ama­po­las, enel­do, tem­bla­de­ra) otras son bie­na­les (al­he­lí, ca­nas­ti­llo de pla­ta) y tam­bién las hay vi­va­ces (hi­no­jo, to­mi­llo, de­da­le­ra), que son las que vi­ven más de tres años, a pe­sar de que al­gu­nas, en in­vierno, pier­den to­da la par­te aé­rea. Siem­pre es pre­fe­ri­ble mez­clar­las con es­pe­cies es­pon­tá­neas de la zo­na, las que en un cés­ped tra­di­cio­nal se eliminan con gran es­fuer­zo. Las pra­de­ras flo­ri­das fa­vo­re­cen la pre­sen­cia de in­sec­tos y de pá­ja­ros, gran­des alia­dos del jar­di­ne­ro ya que com­ba­ten las pla­gas de for­ma na­tu­ral. Aciano (Cen­tau­rea cya­nus) y gip­só­fi­la (Gy­pso­fi­la ele­gans) son al­gu­nas de las es­pe­cies de és­ta pra­de­ra don­de pre­do­mi­nan el co­lor blan­co y el azul. La pra­de­ra fa­ci­li­ta el man­te­ni­mien­to del jar­dín, ade­más el as­pec­to va­ría si se sie­ga de for­ma di­fe­ren­cia­da ca­da año. El mi­ra­sol (Cos­mos bi­pin­na­tus) pro­du­ce un efec­to es­pec­ta­cu­lar si se plan­ta so­lo, tam­bién pue­de plan­tar­se con otras es­pe­cies y por ga­mas de co­lo­res.

Plan­tar una pra­de­ra

La plan­ta­ción de una pra­de­ra for­ma par­te una men­ta­li­dad a la ho­ra de con­ce­bir y ges­tio­nar el jar­dín. És­ta pa­sa por una nue­va for­ma de en­ten­der nues­tro en­torno, nues­tra re­la­ción con la na­tu­ra­le­za y un nue­vo mo­de­lo de jar­dín, in­te­gra­do con el pai­sa­je cir­cun­dan­te y con me­nos exi­gen­cias de ma­te­ria­les (agua, fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das, gran­des ejem­pla­res) y un me­nor gas­to ener­gé­ti­co (trans­por­te de ma­te­ria­les exó­ti­cos o de ori­gen le­jano, ga­so­li­na, elec­tri­ci­dad). Las pra­de­ras per­mi­ten dis­fru­tar del en­torno de la vi­vien­da gracias a las ex­pe­rien­cias sen­si­ti­vas: dis­fru­tar con el co­lor de las flo­res y sus com­bi­na­cio­nes, los per­fu­mes de las flo­res o de la hier­ba se­ga­da, las tex­tu­ras del fo­lla­je, de las flo­ra­cio­nes que se trans­for­man en fru­tos. Las pra­de­ras, con su sua­vi­dad y co­lo­ri­do, in­tro­du­cen un ele­men­to nue­vo en el jar­dín. Se pue­den uti­li­zar pa­ra cu­brir un ta­lud ex­pues­to a pleno sol y don­de el sue­lo es se­co, hay mez­clas de plan­tas her­bá­ceas es­pe­cia­les pa­ra si­tua­cio­nes co­mo és­tas. Las pra­de­ras tam­bién se pue­den uti­li­zar pa­ra en­la­zar vi­sual­men­te dos zo­nas dis­tin­tas del jar­dín. La épo­ca de siem­bra va­ría se­gún el cli­ma de la re­gión, el oto­ño es la me­jor épo­ca en las zo­nas cá­li­das de in­vier­nos sua­ves, la pri­ma­ve­ra en las zo­nas de in­vier­nos fríos. Se uti­li­zan en­tre 5 y 10 g/ m2 de se­mi­llas que pue­den ser com­pra­das, re­co­gi­das en te­rre­nos bal­díos de los al­re­de­do­res o una mez­cla de las dos.

En jar­di­nes nue­vos

Im­plan­tar una pra­de­ra es fá­cil en un jar­dín de nue­va cons­truc­ción, si se dis­po­ne de es­pa­cio su­fi­cien­te, aun­que tam­bién se pue­den plan­tar su­per­fi­cies pe­que­ñas co­mo si se tra­ta­ra de un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.