VI­BRAN­TES O PASTELES

Vivir en el Campo - - EDITORIAL -

os paí­ses con una cli­ma­to­lo­gía más du­ra que la nues­tra dis­fru­tan de po­ca luz al ca­bo del año y, por esa ra­zón, com­pen­san los es­pa­cios in­cor­po­ran­do mu­cho co­lo­ri­do a pa­re­des y com­ple­men­tos. En el área me­di­te­rrá­nea te­ne­mos el pri­vi­le­gio de go­zar de una luz equi­li­bra­da du­ran­te las cua­tro es­ta­cio­nes, lo cual nos brin­da co­lo­ri­dos cam­bian­tes, ma­ra­vi­llo­sas pues­tas de sol y ama­ne­ce­res ro­jos que pre­ci­san de po­co co­lo­ri­do aña­di­do. Por eso el blan­co y el ne­gro son siem­pre so­lu­cio­nes apro­pia­das en nues­tro en­torno. Pe­ro no es ne­ce­sa­rio re­nun­ciar ab­so­lu­ta­men­te a la ale­gría, la fres­cu­ra y la ex­pre­si­vi­dad que los co­lo­res apor­tan a nues­tras ca­sas. To­nos pas- tel, he­re­da­dos del di­se­ño es­can­di­na­vo, co­lo­res vi­bran­tes pa­ra ha­bi­ta­cio­nes que re­quie­ren mu­cha ener­gía, de­ta­lles cro­má­ti­cos con los que nos iden­ti­fi­ca­mos es­pe­cial­men­te, se con­vier­ten en re­cur­sos de de­co­ra­ción muy acer­ta­dos. Los re­por­ta­jes de es­te mes abun­dan en es­te re­per­to­rio del in­terio­ris­mo tra­di­cio­nal. Con la ba­se siem­pre apro­pia­da de las ma­te­rias na­tu­ra­les, la luz na­tu­ral y el co­lor blan­co co­mo lien­zo pa­ra plan­tear una vi­da do­més­ti­ca ple­na y li­bre. Y pa­ra com­ple­tar es­te pa­no­ra­ma ofre­ce­mos a nues­tros lec­to­res un com­ple­to tra­ba­jo so­bre co­ci­nas rús­ti­cas.

Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.