LAS DI­FE­REN­TES ESTANCIAS

Vivir en el Campo - - FINCA MALLORQUINA -

La plan­ta ba­ja cuen­ta con un hall de en­tra­da que con­du­ce a un lu­mi­no­so co­me­dor, una gran sa­la de es­tar con chi­me­nea, a una zo­na de lec­tu­ra, una co­ci­na em­po­tra­da abier­ta, así co­mo a dos dor­mi­to­rios ba­ño. Jun­to al so­fá ta­pi­za­do en te­ji­do ti­po piel de me­lo­co­tón ad­qui­ri­do en Ale­ma­nia, se en­cuen­tra la es­ca­le­ra que con­du­ce a la plan­ta de arri­ba, don­de se ha­lla el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con ba­ño y ac­ce­so a una te­rra­za con vis­tas al jar­dín, así co­mo otro dor­mi­to­rio más con su ba­ño. Pa­ra los sue­los de la ca­sa se uti­li­za­ron bal­do­sas de ba­rro co­ci­do con fran­jas de azu­le­jos pin­ta­dos. Los mue­bles de ma­de­ra pro­ce­den prin­ci­pal­men­te de la In­dia, co­mo son las me­si­tas au­xi­lia­res de ma­de­ra, la con­so­la ba­jo la es­ca­le­ra o el mue­ble au­xi­liar dis­pues­to jun­to a la chi­me­nea. Por su la­do, tan­to los so­fás co­mo las bu­ta­cas de la en­tra­da o las ubi­ca­das en las estancias fue­ron ad­qui­ri­dos en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.