HIE­RRO Y PIE­DRA

Vivir en el Campo - - FINCA MALLORQUINA -

En la zo­na de arri­ba se ubi­ca el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, que cuen­ta con sa­li­da di­rec­ta al ex­te­rior de la vi­vien­da. En ella des­ta­ca el ele­gan­te y ori­gi­nal ca­be­ce­ro fa­bri­ca­do con hie­rro for­ja­do y pie­dras en­gar­za­das. Las me­si­tas de no­che fa­bri­ca­das en ma­de­ra y pro­ce­den­tes de la In­dia, sus­ten­tan dos ori­gi­na­les can­de­la­bros con ve­las ama­ri­llas, a jue­go con el co­jín de Rial­to Li­ving del mis­mo co­lor y la man­ta de ca­che­mir de la mis­ma fir­ma. Pa­ra ilu­mi­nar la es­tan­cia se dis­po­nen dos apli­ques de obra orien­ta­dos al te­cho, que re­sal­tan las vi­gas de ma­de­ra re­cu­pe­ra­da. En una es­qui­na del dor­mi­to­rio, un por­ta­ve­las a con­jun­to con el ca­be­ce­ro. La col­cha de la ca­ma en blan­co y ma­rrón, her­ma­na con el blan­co de pa­re­des y el co­lor tie­rra de los co­ji­nes. A los pies de la ca­ma, una bu­ta­ca ta­pi­za­da en cue­ro ne­gro pro­ce­den­te de Ale­ma­nia in­vi­ta a leer un buen li­bro o a dis­fru­tar del pai­sa­je ex­te­rior. Asi­mis­mo, una gran puer­ta de ma­de­ra con cris­ta­le­ra co­nec­ta la ha­bi­ta­ción con el jar­dín y per­mi­te que el ver­de de las plan­tas en­tre y apor­te fres­cu­ra al dor­mi­to­rio.

La plan­ta ba­ja es­tá pre­si­di­da por una gran sa­la de es­tar con CHI­ME­NEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.