Pa­re­des y te­cho se pin­tan de blan­co, ex­cep­tuan­do las vi­gas, que se dejan en MA­DE­RA OS­CU­RA

Vivir en el Campo - - FINCA MALLORQUINA -

Es­ta fin­ca en­can­ta­do­ra se en­cuen­tra en el su­r­es­te de Ma­llor­ca, en una zo­na ru­ral en­tre Al­que­ría Blan­ca y Por­to Pe­tro, cer­ca de unas ca­las de en­sue­ño. Se tra­ta de una ca­sa an­ti­gua de unos 360 m2 en un te­rreno rús­ti­co de 13.000 me­tros don­de hay oli­vos, li­mo­ne­ros, al­ga­rro­bos, ci­pre­ses, pal­me­ras y nu­me­ro­sas plan­tas me­di­te­rrá­neas. Al ad­qui­rir la fin­ca los pro­pie­ta­rios ac­tua­les la en­con­tra­ron en un es­ta­do de de­te­rio­ro muy avan­za­do, lo que les obli­gó a re­for­mar­la por com­ple­to. Só­lo pu­die­ron man­te­ner su es­truc­tu­ra an­ti­gua de pie­dra na­tu­ral y con­ser­var las vi­gas de ma­de­ra. An­tes de la re­for­ma, la ca­sa es­ta­ba se­pa­ra­da en dos apar­ta­men­tos con una es­ca­le­ra de ac­ce­so en el ex­te­rior que fue eli­mi­na­da. Se abrie­ron gran­des puer­tas acris­ta­la­das des­de to­das las estancias ha­cia el ex­te­rior, a fin de po­der ver y ac­ce­der al jar­dín. És­te dis­po­ne de va­rias te­rra­zas aco­ge­do­ras y una zo­na de bar­ba­coa con horno, así co­mo de una pis­ci­na con sis­te­ma de na­ta­ción con­tra­co­rrien­te. El te­rreno al­re­de­dor de la pis­ci­na se ele­vó pa­ra ni­ve­lar las zo­nas y se acon­di­cio­nó to­do el re­cin­to co­lo­can­do nue­vos mu­ros de pie­dra na­tu­ral de for­ma ar­te­sa­nal al­re­de­dor de to­da la fin­ca. El jar­dín fue di­se­ña­do por los pro­pie­ta­rios que plan­ta­ron plan­tas me­di­te­rrá­neas de acuer­do al cli­ma, pa­ra crear un es­pa­cio agra­da­ble que se pue­de con­tem­plar des­de los gran­des ven­ta­na­les del in­te­rior. En la re­for­ma se man­tu­vo un an­ti­guo pozo en el jar­dín, y se vol­vió a co­lo­car una pie­dra en el mu­ro del te­rreno que ser­vía an­ti­gua­men­te pa­ra atar los ca­ba­llos. El an­ti­guo por­che de vehícu­los se des­ti­nó pa­ra am­pliar el ac­tual sa­lón de la ca­sa. Aho­ra la plan­ta ba­ja cuen­ta un hall de en­tra­da des­de don­de se ac­ce­de a una gran sa­la de es­tar con chi­me­nea, otro am­bien­te pa­ra leer, un co­me­dor lu­mi­no­so, una co­ci­na em­po­tra­da abier­ta, así co­mo dos dor­mi­to­rios con sus ba­ños. Des­de to­das las estancias se pue­de ac­ce­der al jar­dín por gran­des puer­tas acris­ta­la­das. El co­me­dor go­za de una gran lu­mi­no­si­dad na­tu­ral gra­cias a las ven­ta­nas y a las gran­des puer­tas acris­ta­la­das, que con­du­cen al jar­dín. La co­ci­na es­tá equi­pa­da con mo­bi­lia­rio en co­lor cho­co­la­te. Es­te es­pa­cio go­za de una gran luz na­tu­ral gra­cias a una ven­ta­na en for­ma de ar­co. La en­ci­me­ra en co­lor blan­co con­ju­ga muy bien con la me­sa de cen­tro au­xi­liar con el so­bre en el mis­mo co­lor y pie de hie­rro for­ja­do. En la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con ba­ño y ac­ce­so a una te­rra­za con vis­tas al jar­dín, así co­mo otro dor­mi­to­rio más con su ba­ño. Pa­ra los sue­los de la ca­sa se uti­li­za­ron bal­do­sas de ba­rro co­ci­do con fran­jas de azu­le­jos pin­ta­dos. Los mue­bles de ma­de­ra pro­ce­den prin­ci­pal­men­te de la In­dia, los so­fás y si­llo­nes son de Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.