La PA­RED DE LA­DRI­LLO del dor­mi­to­rio se de­ja a la vis­ta en con­tras­te con el blan­co de los mue­bles

Vivir en el Campo - - VILLA RURAL -

EL DO­SEL DO­RA­DO

En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal la pa­red de la­dri­llo se de­ja a la vis­ta y su vi­bran­te co­lor con­tras­ta con el blan­co de los mue­bles, así co­mo los te­ji­dos. La ca­ma tie­ne un do­sel mos­qui­te­ra que uti­li­za co­mo ba­se una co­ro­na con ho­jas de oro pe­ga­do a la pa­red; a los pies de la ca­ma de ma­de­ra pin­ta­da de blan­co, una ban­que­ta ca­pi­to­né del mis­mo co­lor. Fren­te a la ca­ma, un sen­ci­llo mue­ble de ca­jo­nes pin­ta­do de blan­co al­ber­ga di­ver­sos ob­je­tos del mis­mo co­lor. El ba­ño, de­co­ra­do con un la­va­bo de por­ce­la­na ad­qui­ri­do en un an­ti­cua­rio, tie­ne en su cen­tro una pe­que­ña lám­pa­ra de ara­ña en hie­rro pin­ta­do.

Es­ta res­tau­ra­ción ha de­vuel­to a la vi­da una vi­lla ru­ral prác­ti­ca­men­te aban­do­na­da. Una cui­da­da res­tau­ra­ción de las de­pen­den­cias con­ti­guas a la ca­sa, co­mo el gra­ne­ro y el cuar­to de al­ma­ce­na­mien­to de he­rra­mien­tas, las con­vier­te en en­can­ta­do­ras ha­bi­ta­cio­nes re­ser­va­das a los in­vi­ta­dos, y aña­de más es­pa­cio pa­ra la fin­ca de la fa­mi­lia ro­dea­da de co­li­nas y fi­las de ála­mos a lo lar­go de la an­ti­gua ca­rre­te­ra que co­nec­ta Pi­sa con Volterra. El cuer­po prin­ci­pal de la vi­lla es un es­pa­cio dis­pues­to pa­ra vi­vir y dis­fru­tar de­co­ra­do en es­ti­lo clá­si­co y for­mal, mien­tras que el edi­fi­cio ane­xo y los am­bien­tes al ai­re li­bre ba­jo los ar­cos han si­do rea­li­za­dos con cri­te­rios más ecléc­ti­cos y enér­gi­cos. La res­tau­ra­ción se lle­vó a ca­bo con in­te­li­gen­cia y sen­si­bi­li­dad, uti­li­zan­do ma­te­ria­les an­ti­guos, ta­les co­mo la­dri­llos y vi­gas de re­cu­pe­ra­ción, pa­ra res­pe­tar el me­dio am­bien­te y con­ser­var una apa­rien­cia na­tu­ral rús­ti­ca acor­de con la zo­na. Uno de los ele­men­tos más lla­ma­ti­vos es el por­che que da a la pis­ci­na, con el sue­lo en el an­ti­guo la­dri­llo y pie­dra, con te­cho, vi­gas y en­re­da­de­ras, que se ad­jun­tan a las lám­pa­ras de hie­rro y ob­je­tos pro­ve­nien­tes de la Eu­ro­pa del Es­te. Los so­fás son de mim­bre, sua­vi­za­do por las al­moha­das. El co­lor blan­co pre­do­mi­na en mu­chos te­ji­dos de ta­pi­ce­ría, en las am­plias man­te­le­rías y en las va­po­ro­sas cor­ti­nas que per­mi­ten ce­rrar el por­che co­mo una ha­bi­ta­ción. Se apre­cia el en­can­to del lu­gar y, so­bre to­do, el con­tras­te ori­gi­nal en­tre los am­bien­tes rús­ti­cos y rurales y la so­fis­ti­ca­ción de los mue­bles, que es­tá do­mi­na­da por el blan­co. Los nu­me­ro­sos ob­je­tos de vi­drio, flo­re­ros, ta­zas y ban­de­jas que de­co­ran las me­sas, brin­dan li­ge­re­za a es­tas com­po­si­cio­nes. En el an­ti­guo gra­ne­ro, en la par­te su­pe­rior de la pa­red ex­te­rior, se con­ser­va el pa­trón tí­pi­co con la­dri­llos es­ca­lo­na­dos, tam­bién lla­ma­dos de “ga­to sal­tan­do”, aho­ra ce­rra­do por un cris­tal que se ha con­ver­ti­do en un edi­fi­cio ane­xo pa­ra los hués­pe­des. Se en­tra di­rec­ta­men­te en la co­ci­na-co­me­dor que da a la enor­me ara­ña de hie­rro blan­co que des­cien­de des­de el te­cho, des­de la que se pue­de ver el al­ti­llo de ma­de­ra. So­bre la me­sa se de­po­si­tan gran­des ma­no­jos de ro­sas que vie­nen de la ro­sa­le­da aten­di­dos per­so­nal­men­te por el pro­pie­ta­rio. Des­de la zo­na de la co­ci­na-co­me­dor se as­cien­de por la es­ca­le­ra que con­du­ce a la plan­ta su­pe­rior. Allí se ha co­lo­ca­do un vie­jo ar­ma­rio con ca­jo­nes de co­mes­ti­bles que ha si­do blan­quea­do y se reu­ti­li­za co­mo mue­ble de la sa­la, con una co­lec­ción de so­pe­ras blan­cas an­ti­guas. En el dor­mi­to­rio, la pa­red de la­dri­llo se de­ja a la vis­ta y su vi­bran­te co­lor con­tras­ta con el blan­co de los mue­bles, así co­mo los te­ji­dos. La ca­ma tie­ne un do­sel mos­qui­te­ra que uti­li­za co­mo ba­se una co­ro­na con ho­jas de oro pe­ga­do a la pa­red; a los pies de la ca­ma de ma­de­ra pin­ta­da de blan­co, una ban­que­ta ca­pi­to­né del mis­mo co­lor. El ba­ño, de­co­ra­do con un la­va­bo de por­ce­la­na ad­qui­ri­do en un an­ti­cua­rio, tie­ne en su cen­tro una pe­que­ña lám­pa­ra ara­ña en hie­rro pin­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.