Plan­tar un jar­dín con aro­má­ti­cas

Vivir en el Campo - - CONSEJOS JARDINES - TEX­TOS Y FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­ME FARRÉ, BIÓ­LO­GA PAI­SA­JIS­TA. FOTO APER­TU­RA: MI­QUEL TRES

Las plan­tas aro­má­ti­cas com­bi­na­das con or­na­men­ta­les pue­den ser el eje al­re­de­dor del que se es­truc­tu­re el jar­dín. Son es­pe­cies que ade­más de de­co­ra­ti­vas son úti­les. Evo­can las in­fu­sio­nes que pre­pa­ra­mos pa­ra ali­viar do­lo­res y preo­cu­pa­cio­nes: ti­la, man­za­ni­lla, me­li­sa, hier­ba­bue­na, anís. Las hier­bas con las que con­fec­cio­nar en­sa­la­das, sal­sas y acom­pa­ña­mien­tos de pla­tos. Si for­man par­te del jar­dín se pue­den con­su­mir aca­ba­das de cor­tar, por lo tan­to fres­cas y li­bres de pes­ti­ci­das, por lo que ten­drán ade­más de un sa­bor y una ca­li­dad ex­ce­len­tes, un gran va­lor aña­di­do.

Mu­chas de las plan­tas aro­má­ti­cas son ori­gi­na­rias de las re­gio­nes del Me­di­te­rrá­neo: to­mi­llo, eru­ca, sal­via, hi­no­jo, en cam­bio otras son ori­gi­na­rias de otros lu­ga­res: hier­ba luisa, al­baha­ca, pe­ro se uti­li­zan des­de ha­ce si­glos. Al de­cir plan­tas aro­má­ti­cas nos re­fe­ri­re­mos tan­to a las que se cul­ti­van des­de an­ti­guo por sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les co­mo la man­za­ni­lla, el to­ron­jil y el to­mi­llo. Tam­bién las que uti­li­zan en la co­ci­na pa­ra con­di­men­tar ali­men­tos o con­fec­cio­nar sal­sas co­mo es el ca­so de la al­baha­ca, el ane­to, la me­jo­ra­na. Las que se con­su­men en en­sa­la­da co­mo la rú­cu­la o roqueta, los be­rros o los ca­nó­ni­gos. Y tam­bién las que se uti­li­zan pa­ra per­fu­mar ar­ma­rios o co­ji­nes, co­mo el es­plie­go, los pé­ta­los de rosa, las flo­res de los jaz­mi­nes, o pa­ra pre­pa­rar de­coc­cio­nes con las que fertilizar las plan­tas del jar­dín o combatir al­gu­nas pla­gas. Mu­chas de las plan­tas aro­má­ti­cas no son co­mes­ti­bles y al­gu­nas pue­den re­sul­tar tó­xi­cas si se con­su­men, por lo tan­to es im­por­tan­te co­no­cer bien las es­pe­cies, ad­qui­rir las se­mi­llas o las plan­tas bien eti­que­ta­das y en es­ta­ble­ci­mien­tos pro­fe­sio­na­les. Tam­bién hay que co­no­cer bien la es­pe­cie y las do­sis pre­ci­sas y la for­ma de apli­ca­ción de las es­pe­cies con pro­pie­da­des me­di­ci­na­les.

Gru­pos de ma­ce­tas en te­rra­zas y bal­co­nes

Mu­chas plan­tas aro­má­ti­cas se pue­den cul­ti­var en ma­ce­tas, es­pe­cial-

Macizo de es­plie­go al pie de una lí­nea de pe­ra­les en es­pal­de­ra, el es­plie­go ahu­yen­ta al­gu­nos in­sec­tos y en cam­bio atrae las abe­jas, tam­bién y sub­ra­ya la ali­nea­ción. Arri­ba, de­re­cha, el ajo silvestre me­nu­do, Allium se­nes­cens flo­re­ce de me­dia­dos a fi­na­les de ve­rano. De­ba­jo, la sal­via ilu­mi­na los par­te­rres con sus co­lo­res bri­llan­tes.

men­te las que son her­bá­ceas de pe­que­ño ta­ma­ño. En un bal­cón o en el al­féi­zar de una ven­ta­na se pue­den plan­tar en una jar­di­ne­ra una mez­cla de plan­tas que con­ven­drá cam­biar pe­rió­di­ca­men­te. La li­mi­ta­ción del es­pa­cio, la com­pe­ten­cia que ejer­cen las unas so­bre las otras y la vi­da cor­ta de al­gu­nas es­pe­cies obli­ga a ir re­no­van­do la tie­rra y las plan­tas. Es­to es siem­pre una opor­tu­ni­dad de ir pro­ban­do y ex­pe­ri­men­tan­do. La al­baha­ca por ejem­plo es una plan­ta anual, vi­ve de primavera a oto­ño, ne­ce­si­ta man­te­ner las raí­ces fres­cas y dis­po­ner de hu­me­dad su­fi­cien­te, pre­fie­re una ex­po­si­ción de me­dia som­bra si no se cul­ti­va en ple­na tie­rra y no se le pue­de ga­ran­ti­zar un rie­go abun­dan­te. Tam­bién a me­dia som­bra po­de­mos plan­tar las dis­tin­tas es­pe­cies de men­ta: men­ta pi­pe­ri­ta, men­tas­tro, hier­ba bue­na, poleo-men­ta, la me­li­sa y el pe­re­jil. Es pre­fe­ri­ble plan­tar las men­tas en ma­ce­tas se­pa­ra­das ya que son muy in­va­so­ras y en­se­gui­da ocu­pan to­do el es­pa­cio. Es in­tere­san-

te co­lo­car­las en ma­ce­tas de ba­rro de unos 30 cm de diá­me­tro co­mo mí­ni­mo, o bien en cuen­cos con sus co­rres­pon­dien­tes eti­que­tas pa­ra no ol­vi­dar­nos de las es­pe­cies. Exis­ten en el mer­ca­do des­de eti­que­tas de plás­ti­co has­ta eti­que­tas de ba­rro co­ci­do, de pi­za­rra, de ma­de­ra o me­tal que tam­bién po­de­mos con­fec­cio­nar no­so­tros mis­mos a par­tir de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. Pa­ra la ex­po­si­ción a pleno sol el re­per­to­rio es mu­cho más am­plio y va­ria­do. La com­bi­na­ción se pue­de rea­li­zar en fun­ción del ta­ma­ño, o del co­lor de las ho­jas y de las flo­res.

Jar­di­nes se­cre­tos y ma­ci­zos en gran­des jar­di­nes

En los jar­di­nes don­de se dis­po­ne de su­fi­cien­te es­pa­cio se pue­den uti­li­zar las aro­má­ti­cas for­man­do gran­des gru­pos de una so­la es­pe­cie, co­mo for­mar un cam­po de lavandas que en ju­lio ten­drá un fuer­te im­pac­to de co­lor y aro­ma, y que nos per­mi­ti­rá co­se­char sus flo­res per­fu­ma­das pa­ra con­fec­cio­nar sa­cos o ra­mi­lle­tes. Aquí tam­bién hay que sa­ber dis­tin­guir las dis­tin­tas es­pe­cies y va­rie­da­des. La la­van­da fi­na, La­van­du­la an­gus­ti­fo­lia, es la más aro­má­ti­ca, sin em­bar­go a me­nu­do en­con­tra­mos en el mer­ca­do el hí­bri­do La­van­du­la x in­ter­me­dia que es más pro­duc­ti­vo pe­ro cu­yo per­fu­me es de me­nor ca­li­dad. Tam­bién se plan­tan en las zo­nas re­ser­va­das al huer­to don­de ade­más de te­ner la ven­ta­ja de que al co­se­char­las no va­cia­mos los par­te­rres, al­gu­nas pro­te­gen de los pa­rá­si­tos a los fru­ta­les o las hor­ta­li­zas. Los arria­tes de plan­tas aro­má­ti­cas se pue­den se­pa­rar del ca­mino me­dian­te un sim­ple lis­tón de ma­de­ra, al prin­ci­pio que­da vis­to. Cuan­do las plan­tas cre­cen el bor­di­llo que­da di­si­mu­la­do por la ve­ge­ta­ción. Es muy útil a la ho­ra de rea­li­zar el man­te­ni­mien­to, ade­más es­ta­ble­ce un or­den y con­ser­va la for­ma del di­se­ño.

Es muy agra­da­ble pa­sar jun­to a un ca­mino o ba­jar una es­ca­le­ra ro­zan­do plan­tas aro­má­ti­cas que des­pi­den su per­fu­me, se pue­den dis­tri­buir for­man­do gran­des ma­sas o la par­te de­lan­te­ra de ma­ci­zos don­de se com­bi­nan con flo­res or­na­men­ta­les. Tam­bién hay ár­bo­les co­mo los ti­los, Ti­lia cor­da­ta, Ti­lia platyphy­llos, Ti­lia x eu­ro­pea, con cu­yas flo­res se pre­pa­ran de­li­cio­sas in­fu­sio­nes re­la­jan­tes, o el no­gal con cu­yas nue­ces ver­des re­co­gi­das por San Juan, se pre­pa­ran li­co­res jun­to con otras hier­bas co­mo la ra­ta­fía. O ar­bus­tos co­mo el espino al­bar, Cra­tae­gus mo­nogy­na, con el que for­mar se­tos li­bres o re­cor­ta­dos y tam­bién fon­dos de arria­tes, ade­más los fru­tos pue­den ser con­su­mi­do por los pá­ja­ros. El ta­na­ce­to o hier­ba lom­bri­gue­ra, es una plan­ta vi­vaz que se uti­li­za en in­fu­sión pa­ra combatir pla­gas y en­fer­me­da­des de las otras plan­tas del jar­dín. Cra­tae­gus mo­nogy­na ar­bus­to o pe­que­ño ár­bol cu­yas flo­res se han uti­li­za­do en in­fu­sión por sus pro­pie­da­des tó­ni­cas. Pá­gi­na de­re­cha, de­ba­jo, Pe­que­ño par­te­rre con to­mi­llo ras­tre­ro en un jar­dín en el que la gra­va se ha uti­li­za­do co­mo aca­ba­do y co­mo pa­vi­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.