Ca­se­río de Mo­za­ga, Lan­za­ro­te

Vivir en el Campo - - CONSEJOS HOTELES CON ENCANTO - FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO RUS­TI­CAE. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

En el jar­dín de pie­dra ne­gra vol­cá­ni­ca de es­te ma­ra­vi­llo­so ho­tel ru­ral ca­na­rio, se apre­cian las sin­gu­la­res mues­tras de la ve­ge­ta­ción is­le­ña mien­tras la som­bra del fi­cus y de las pal­me­ras pro­te­ge a los hués­pe­des del sol y ofre­ce un lu­gar don­de re­la­jar­se. Un en­torno sin­gu­lar pa­ra un ho­tel inol­vi­da­ble.

El Ca­se­río de Mo­za­ga es una edi­fi­ca­ción ru­ral tí­pi­ca ca­na­ria de fi­na­les del si­glo XVIII, ca­ta­lo­ga­da co­mo Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de Lan­za­ro­te y den­tro de una fin­ca de más de diez mil me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión. Des­de su cons­truc­ción y has­ta nues­tros días, es­ta ca­sa ha si­do pro­pie­dad y ha es­ta­do ha­bi­ta­da inin­te­rrum­pi­da­men­te por la mis­ma fa­mi­lia. En 1998 la ac­tual he­re­de­ra fi­na­li­zó su reha­bi­li­ta­ción con el fin de dar­le un uso tu­rís­ti­co, re­ser­ván­do­se una zo­na co­mo vi­vien­da de uso par­ti­cu­lar. La reha­bi­li­ta­ción se lle­vó a ca­bo ha­cien­do es­pe­cial hin­ca­pié en que lo an­ti­guo y lo nue­vo que­da­sen en to­tal ar­mo­nía. Se man­tu­vie­ron to­dos los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, mo­bi­lia­rio, cua­dros de ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das y ob­je­tos de de­co­ra­ción. El re­sul­ta­do es una vi­lla que con­ser­va in­tac­to el en­can­to na­tu­ral de las cons­truc­cio­nes mi­le­na­rias de es­ta is­la, con las pa­re­des encaladas de blan­co, la dis­tri­bu­ción en plan­ta y las vis­tas es­pec­ta­cu­la­res. El Ca­se­río de Mo­za­ga cuen­ta con ocho ha­bi­ta­cio­nes do­bles, dos de ellas con sa­lón pri­va­do y to­das equi­pa­das con los ser­vi­cios y ac­ce­so­rios ne­ce­sa­rios pa­ra una es­tan­cia lo más con­for­ta­ble po­si­ble, co­mo wi­fi, ca­le­fac­ción, es­pe­jo de au­men­to o un ba­ño com­ple­to. En el Ca­se­río se pue­de dis­fru­tar de un atrac­ti­vo y ori­gi­nal jar­dín de are­na ne­gra y pie­dra vol­cá­ni­ca en el que con­vi­ven plan­tas en­dé­mi­cas de la is­la con dis­tin­tos ejem­pla­res de cra­sas, cac­tus y ve­ge­ta­ción de la Ma­ca­ro­ne­sia. En él se pue­den apre­ciar Aloes, Echiums, Aeo­niums, car­do­nes, ve­ro­les y dis­tin­tos ti­pos de lí­que­nes, bu­gan­vi­llas en flor, pal­me­ras ca­na­rias, dra­gos y gran­des ár­bo­les de la go­ma. La som­bra del fi­cus y de las pal­me­ras, pro­te­ge a los hués­pe­des del sol y ofre­ce un lu­gar don­de leer, re­la­jar­se o sim­ple­men­te des­can­sar sin ne­ce­si­dad de som­bri­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.