Una edi­fi­ca­ción ru­ral tí­pi­ca ca­na­ria de na­les del si­glo XVIII, Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de Lan­za­ro­te

Vivir en el Campo - - CONSEJOS HOTELES CON ENCANTO -

EL BE­LLO EN­TORNO

El Ca­se­río de Mo­za­ga se en­cuen­tra en­cla­va­do en el co­ra­zón de la is­la de Lan­za­ro­te y en los lí­mi­tes de la zo­na vi­ní­co­la de La Ge­ria. Ade­más de las pla­yas, des­de allí se pue­den vi­si­tar otros si­tios in­tere­san­tes co­mo es La Ge­ria, una vi­ña úni­ca en to­do el mun­do don­de las vi­des es­tán plan­ta­das en tie­rra cu­bier­ta de ce­ni­za vol­cá­ni­ca. Los aman­tes de la his­to­ria pue­den vi­si­tar va­rios castillos, en­tre los que des­ta­can el de San Ga­briel da­ta­do del 1572, el de San Jo­sé aho­ra Mu­seo In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo o el de San­ta Bár­ba­ra, que aco­ge el Mu­seo de la Pi­ra­te­ría. El con­ven­to de San Fran­cis­co, el Pa­la­cio Spinola y la Fun­da­ción Cé­sar Man­ri­que, tam­bién son dig­nos de men­ción. El Mu­seo del Vino en las Bo­de­gas El Gri­fo, tam­bién son in­tere­san­tes de ver, ya que es una de las diez bo­de­gas más an­ti­guas de Es­pa­ña. A los que les gus­ten los mu­seos exis­te el Mu­seo Agrí­co­la El Pa­tio o el Mu­seo Et­no­grá­fi­co Ta­nit, que ex­po­ne di­fe­ren­tes bie­nes y en­se­res uti­li­za­dos por los an­te­pa­sa­dos has­ta mi­tad del si­glo XX.

CE­SAR MAN­RI­QUE Y LAN­ZA­RO­TE

En 1966, el ar­tis­ta lan­za­ro­te­ño Cé­sar Man­ri­que re­gre­sa de su es­tan­cia en Nue­va York y se ins­ta­la de­fi­ni­ti­va­men­te en Lan­za­ro­te. Man­ri­que

Per­vi­ven los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, mo­bi­lia­rio, cua­dros y ob­je­tos de de­co­ra­ción

tra­ba­jó pa­ra ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que la is­la se trans­for­ma­ra en un des­tino tu­rís­ti­co res­pe­tuo­so con su pai­sa­je e iden­ti­dad cul­tu­ral, en­con­tran­do el apo­yo ne­ce­sa­rio en la fi­gu­ra del pre­si­den­te del Ca­bil­do, Jo­sé Ra­mí­rez Cer­dá. Hi­cie­ron po­si­ble con­ver­tir, en una dé­ca­da, a Lan­za­ro­te en al­go más que un des­tino tu­rís­ti­co de buen cli­ma y pla­yas, en don­de el pai­sa­je agrí­co­la, la na­tu­ra­le­za vol­cá­ni­ca de la is­la, la idio­sin­cra­sia del is­le­ño, el ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal se com­bi­na­ron pa­ra crear una mar­ca tu­rís­ti­ca ge­nui­na. En 1968 se ha­bía abier­to al pú­bli­co el tra­mo vi­si­ta­ble de la Cueva de los Ver­des, acon­di­cio­na­do por el ar­tis­ta Je­sús So­to. Ese mis­mo año, Man­ri­que inau­gu­ra­ría una Ca­sa-Mu­seo ins­pi­ra­da en la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal. A es­ta obra le se­gui­rían las del Mi­ra­dor del Río, el Cen­tro de vi­si­tan­tes de las Mon­ta­ñas del Fue­go (Ti­man­fa­ya), el Mu­seo In­ter­na­cio­nal de Ar­te del Cas­ti­llo de San Jo­sé y el acon­di­cio­na­mien­to de Los Ja­meos del Agua. De es­ta ma­ne­ra, cuan­do el tu­ris­mo era aún una ac­ti­vi­dad em­brio­na­ria, la is­la su­po do­tar­se de una red de cen­tros en los que ar­te y na­tu­ra­le­za se fu­sio­na­ban pa­ra se­du­cir al vi­si­tan­te ex­tran­je­ro. To­do es­to ge­ne­ró en­tre los lan­za­ro­te­ños una con­cien­cia am­bien­tal que hi­zo me­re­ce­do­ra a la is­la del tí­tu­lo de Re­ser­va de la Bios­fe­ra, otor­ga­do por la Unesco en 1993.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.