Los cas­ta­ños que ro­dean es­te lu­gar le dan la IM­PRE­SIÓN de es­tar sus­pen­di­dos en el cie­lo

Vivir en el Campo - - CASA RURAL EN SAVONA -

GI­GAN­TES DE PIE­DRA

Den­tro de la fin­ca no ha­bía chi­me­neas ni con­duc­tos de hu­mo, ex­cep­to pa­ra el uso de las vie­jas es­tu­fas de hie­rro fun­di­do. En el sa­lón del ala oes­te se crea la chi­me­nea, usan­do una vie­ja chi­me­nea en desuso. El nom­bre pro­vie­ne del he­cho de que era un ni­do de go­lon­dri­na vis­to en el ba­ño de la ca­sa de un ami­go de la au­to­ra del pro­yec­to. El ni­do de go­lon­dri­na es un en­tre­te­ji­do la­bo­rio­so de ra­mas y ar­ci­lla, una es­truc­tu­ra fuer­te y al mis­mo tiem­po es­té­ti­co. El efec­to fue exac­ta­men­te el que se que­ría: un ni­do de go­lon­dri­na chi­me­nea. Pa­ra la es­truc­tu­ra del cono se usan llan­tas de hie­rro vie­jo de ba­rril sol­da­do, pa­ra crear una jau­la de hor­mi­gón re­frac­ta­rio de ce­men­to. La ba­se es una vie­ja chi­me­nea de pie­dra que per­te­ne­ce a un an­ti­guo horno de lu­gar. Tam­bién en es­ta sa­la se ha ins­ta­la­do un gi­gan­te de pie­dra blan­ca, un ex co­me­de­ro de cer­dos, que da­ta de 1600, por su­pues­to, tra­ba­ja­do a mano. Es­ta mag­ní­fi­ca pie­dra blan­ca ta­lla­da a mano aho­ra for­ma la ba­se de apo­yo de la ven­ta­na de hie­rro que da al pa­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.