Mu­chos ma­te­ria­les lle­gan di­rec­ta­men­te de los BOS­QUES CER­CA­NOS: ma­de­ra, pie­dra y ar­ci­lla

Vivir en el Campo - - CASA RURAL EN SAVONA -

Es­ta ca­sa es el fru­to de mi gran sue­ño: vi­vir en un cli­ma me­di­te­rrá­neo en el que sen­tir to­das las es­ta­cio­nes del año y ma­te­ria­li­zar mi pa­sión más gran­de, la res­tau­ra­ción y la bio ar­qui­tec­tu­ra. Cam­biar la for­ma de con­su­mir la ener­gía pa­ra evi­tar ma­te­ria­les de desecho que van al ver­te­de­ro o, co­lo­car­los en el lu­gar co­rrec­to en el mo­men­to ade­cua­do, en­con­trar un lu­gar don­de ex­pre­sar­me, dán­do­le vi­da a tra­vés de los sis­te­mas eco­ló­gi­cos de la ex­plo­ta­ción de ener­gía lim­pia. To­do es­to de­be con­ver­ger en el co­no­ci­mien­to de otras per­so­nas pa­ra reunio­nes, con­tac­tos y nue­vas ex­pe­rien­cias, es de­cir, pa­ra crear un lu­gar don­de or­ga­ni­zar even­tos mul­ti­cul­tu­ra­les, ade­más de ofre­cer hos­pi­ta­li­dad. En 1996 co­men­cé a in­ves­ti­gar en Li­gu­ria so­bre la apli­ca­ción prác­ti­ca de es­te pro­yec­to, des­de el pun­to de vis­ta de la fi­nan­cia­ción de esa re­gión y la Unión Eu­ro­pea ofre­ció apo­yo político-ins­ti­tu­cio­nal, con res­pec­to a un pro­yec­to no exac­ta­men­te “ba­ra­to”, pe­ro in­tere­san­te por la in­ter­ven­ción a ni­vel de im­pac­to eco­ló­gi­co am­bien­tal. He­mos en­con­tra­do gran dis­po­ni­bi­li­dad y he­mos re­ci­bi­do el pri­mer pre­mio en la pro­vin­cia de Sa­vo­na por el me­jor pro­yec­to del te­rri­to­rio, ade­más de re­ci­bir fon­dos de la CE pa­ra las in­ter­ven­cio­nes pues­tas en mar­cha tan­to en la renovación de la ca­sa co­mo en la res­tau­ra­ción de la su­per­fi­cie fo­res­tal. En­con­tré la fin­ca de Cas­ci­na Stra des­pués de apro­xi­ma­da­men­te un año de in­ves­ti­ga­ción, du­ran­te un pa­seo: una rui­na her­mo­sa que es­ta­ba a pun­to de ser des­trui­da por los estragos del tiem­po y el aban­dono. Un mon­tón de ba­su­ra don­de los es­que­le­tos de co­ches, a me­dio en­te­rrar en ma­de­ras, con­vi­vían con ba­te­rías de au­to­mó­vi­les, re­si­duos de to­do ti­po den­tro y fue­ra de la fin­ca; cu­brien­do la fa­cha­da de la ca­sa de pie­dra. Un mar­ca­do con­tras­te con el pai­sa­je de una na­tu­ra­le­za muy fuer­te. Los cas­ta­ños que ro­dean es­te ma­ra­vi­llo­so lu­gar le dan la im­pre­sión de es­tar sus­pen­di­do en el cie­lo, que se ve en el ho­ri­zon­te, fue­ra de la vis­ta, el mar do­mi­na el con­jun­to. Me di cuen­ta de in­me­dia­to que la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la ca­sa de cam­po, tí­pi­ca del fi­nal del 1600, era muy sa­na, los mu­ros de car­ga y la es­tan­cia in­te­rior pro­pios de la es­truc­tu­ra ru­ral me fas­ci­na­ron. To­das las ha­bi­ta­cio­nes, an­ti­guos es­ta­blos, es­ta­ban do­mi­na­das por techos abo­ve­da­dos de pie­dra con vi­gas de ma­de­ra. La plan­ta su­pe­rior tie­ne techos con vi­gas ori­gi­na­les, cu­bier­tos con la­dri­llos he­chos a mano, una cu­bier­ta in­te­rior tra­di­cio­nal y pri­mi­ti­va de es­tas ca­sas. Des­de el pri­mer mo­men­to pensé en la re­cu­pe­ra­ción de to­dos, si era ne­ce­sa­rio a ba­se de co­lo­car ma­te­ria­les que da­ban la sen­sa­ción de ser ori­gi­na­les. Desa­rro­llé mi pa­sión por la ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua, ma­te­ria­les lle­ga­dos di­rec­ta­men­te de mi bos­que co­mo ma­de­ra, pie­dra y ar­ci­lla. Fue­ron pre­ci­sa­men­te los car­pin­te­ros más an­ti­guos del lu­gar los que me brin­da­ron una va­lio­sa ase­so­ría téc­ni­ca. En el in­te­rior, los la­dri­llos he­chos a mano se po­sa­ron en vi­gas y vi­gue­tas de apo­yo, uno por uno, des­pués de una mi­nu­cio­sa res­tau­ra­ción. Arri­ba, una es­truc­tu­ra de ma­de­ra pro­ce­den­te del bos­que, sus­ten­ta el ais­la­mien­to de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do, y el apo­yo a las tejas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.