El pro­yec­to no ol­vi­da la HA­BI­TA­CIÓN IN­FAN­TIL que se di­vi­de en tres zo­nas

Vivir en el Campo - - REFUGIO EN LA MONTAÑA -

E ncla­va­da en­tre las monta­ñas de la Cer­dan­ya, es­ta ca­sa se ha con­ver­ti­do en el re­fu­gio fa­vo­ri­to de la in­terio­ris­ta que la ha de­co­ra­do, tam­bién pro­pie­ta­ria de la tien­da Co­ton et Bois de la que pro­ce­den gran par­te de los ele­men­tos uti­li­za­dos pa­ra su in­terio­ris­mo. Cuan­do ad­qui­rió la pro­pie­dad se enamoró de su ar­mo­nio­sa es­truc­tu­ra, de 150 m2 re­par­ti­dos en dos plan­tas, con al­tos techos re­ves­ti­dos de ma­de­ra. Es­te ma­te­rial es el gran pro­ta­go­nis­ta de la cons­truc­ción ya que es­tá pre­sen­te en el sue­lo, un só­li­do par­qué de pino bar­ni­za­do, en la car­pin­te­ría y en las ba­ran­di­llas ex­te­rio­res. Por ello, no reali­zó nin­gu­na re­for­ma sino que se cen­tró en po­ten­ciar su en­can­to na­tu­ral con una es­me­ra­da de­co­ra­ción, de la que se en­car­gó per­so­nal­men­te apor­tan­do los co­no­ci­mien­tos pro­fe­sio­na­les y ele­men­tos de su pro­pio es­tu­dio de de­co­ra­ción. El es­pa­cio cen­tral es el sa­lón, que apa­re­ce pre­si­di­do por una chi­me­nea de obra rea­li­za­da con pi­za­rra y don­de de­ci­dió uti­li­zar te­ji­dos y mo­bi­lia­rio en to­nos tos­ta­dos, blan­cos y gri­ses. Pa­ra re­for­zar la sen­sa­ción de ca­li­dez pu­so en el sue­lo unos co­ji­nes acol­cha­dos que fun­cio­nan co­mo pufs y una al­fom­bra de si­sal en torno a la cual co­lo­có dos so­fás en per­pen­di­cu­lar. Fi­nal­men­te pin­tó las pa­re­des de un suave co­lor to­po que con­tras­ta con las cor­ti­nas blan­cas he­chas a me­di­da que ta­mi­zan la en­tra­da de luz na­tu­ral y con­ce­den cier­ta pri­va­ci­dad a las es­tan­cias.

DE­TA­LLES QUE MAR­CAN LA DI­FE­REN­CIA

La cocina, co­mu­ni­ca­da con el sa­lón, ha si­do li­ge­ra­men­te re­for­ma­da pa­ra adap­tar­la a las nue­vas ne­ce­si­da­des. Pa­ra ello se ha in­cor­po­ra­do el mo­bi­lia­rio ori­gi­nal, dis­pues­to en U, pe­ro aho­ra la­ca­do en co­lor gris muy cla­ro. Tam­bién se han co­lo­ca­do unos po­mos de ma­de­ra a jue­go. Pa­ra se­pa­rar la cocina del sa­lón se dis­po­ne una es­tan­te­ría a me­dia al­tu­ra que cie­rra el es­pa­cio y per­mi­te dis­fru­tar de una am­plia zo­na de co­me­dor. En cuan­to a la zo­na de no­che, se res­pe­ta la dis­tri­bu­ción de la plan­ta su­pe­rior, en la que ha­bía dos dor­mi­to­rios se­pa­ra­dos por un ba­ño co­mún. Pa­ra uni­fi­car am­bien­tes se pin­tan am­bos en un tono suave gris hu­mo. En el cuar­to prin­ci­pal se es­co­ge una de­co­ra­ción muy fe­me­ni­na, con una espectacular ca­ma de hie­rro for­ja­do con do­sel y unas me­si­tas de es­ti­lo pro­ven­zal. El pro­yec­to no ol­vi­da la ha­bi­ta­ción in­fan­til que se di­vi­de en tres zo­nas: la de dor­mir con una gran ca­ma rea­li­za­da a me­di­da; la de jue­gos con una al­fom­bra y un baúl de mim­bre; y la de es­tu­dio con un es­cri­to­rio de ma­de­ra clá­si­co. En el ba­ño, con un mue­ble bajo la­va­bo de ma­de­ra y en­ci­me­ra de már­mol, se acen­tuó el ai­re rús­ti­co gra­cias a unas cor­ti­nas de te­la grue­sa que com­ple­men­tan a la per­fec­ción las de la ba­ñe­ra.

PA­RA JU­GAR Un am­plio es­pa­cio pa­ra ju­gar, con una al­fom­bra de Co­co-Mat, pre­si­de el dor­mi­to­rio in­fan­til. Des­ta­ca una ca­ma de es­ti­lo chill out rea­li­za­da a me­di­da en La Mai­son, con co­ji­nes de Le­xing­ton. Las letras de la pa­red son de Co­ton et Bois, al igual que la si­lla y la lám­pa­ra de me­sa. En un rin­cón se ha co­lo­ca­do un pe­que­ño es­cri­to­rio pa­ra ha­cer los de­be­res o di­bu­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.