Dos­sier

Cla­ves pa­ra ins­ta­lar una pis­ci­na

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS. FO­TOS: AR­CHI­VO VI­VIR EN EL CAM­PO.

1. ES­PA­CIO PA­RA RE­LA­CIO­NAR­SE

La pis­ci­na se con­vier­te fá­cil­men­te en el centro de aten­ción del jar­dín de la vi­vien­da rús­ti­ca du­ran­te los me­ses de más ca­lor. Los pe­que­ños jue­gan ho­ras in­ter­mi­na­bles y los ma­yo­res apro­ve­cha­mos el fres­cor y luz que pro­por­cio­na pa­ra dis­fru­tar de la es­tan­cia al ai­re li­bre.

2. UNA BUE­NA IN­VER­SIÓN

Es­tá de­mos­tra­do que la ins­ta­la­ción de una pis­ci­na es una in­ver­sión que au­men­ta el va­lor de una ca­sa de ca­ra al fu­tu­ro. Asi­mis­mo, una pis­ci­na fa­ci­li­ta el al­qui­ler o re­ven­ta del in­mue­ble. In­ver­tir en una pis­ci­na per­mi­te aña­dir a la pro­pie­dad una plus­va­lía in­mo­bi­lia­ria sig­ni­fi­ca­ti­va.

3. NOR­MAS DE UR­BA­NIS­MO

La cons­truc­ción de una pis­ci­na es­tá so­me­ti­da a di­fe­ren­tes nor­mas de ur­ba­nis­mo. En ge­ne­ral, la li­cen­cia es in­ne­ce­sa­ria y bas­ta una sim­ple de­cla­ra­ción pre­via de las obras que se en­vía al ayun­ta­mien­to.

4. ¿CÓ­MO ES MI CA­SA?

No hay que ol­vi­dar que la pis­ci­na no de­ja de ser un es­pa­cio más de la vi­vien­da, que le otor­ga be­lle­za a su con­jun­to y que, por lo tan­to, de­be ir en con­so­nan­cia con el ti­po de ca­sa a la que acom­pa­ñe. Ro­cas, cas­ca­das,

fuen­tes, jar­di­ne­ras, hi­dro­ma­sa­jes laterales y to­do ti­po de accesorios pue­den ser­vir pa­ra personalizar la pis­ci­na.

5. DIS­TIN­TAS FOR­MAS

En am­bos te­mas la ga­ma es muy va­ria­da. En ge­ne­ral las de for­ma geo­mé­tri­ca, rec­tan­gu­la­res, cua­dra­das, en for­ma de L, cir­cu­la­res y ova­les, se adap­tan me­jor a pro­ce­sos de pre­fa­bri­ca­ción, en los que se uti­li­za un ar­ma­zón de ace­ro o re­si­na de po­liés­ter.

6. PIS­CI­NAS A ME­DI­DA

Las pis­ci­nas de hor­mi­gón, en to­das sus va­rian­tes, per­mi­ten adap­tar­se a te­rre­nos di­fí­ci­les. Una va­rian­te de es­te mé­to­do muy uti­li­za­da ac­tual­men­te es el “gu­ni­ta­do” que con­sis­te en pro­yec­tar el hor­mi­gón ca­si lí­qui­do y a pre­sión so­bre el en­co­fra­do del fon­do y las pa­re­des de la pis­ci­na.

7. PIS­CI­NAS PRE­FA­BRI­CA­DAS

Exis­ten pis­ci­nas pre­fa­bri­ca­das o a me­di­da, se­gún se pre­fie­ra. Las pis­ci­nas a me­di­da siem­pre se adap­ta­rán más a los gus­tos y ne­ce­si­da­des de los usua­rios, aun­que exis­te una am­plia ga­ma de mo­de­los, for­mas, di­men­sio­nes, equi­pa­mien­to y co­lo­res dis­po­ni­bles pa­ra las pis­ci­nas pre­fa­bri­ca­das, que ha­cen que ca­da vez más per­so­nas re­cu­rran a es­te ti­po de cons­truc­ción.

8. UN LU­GAR PA­RA DIS­FRU­TAR

Hoy en día el con­cep­to de pis­ci­na pa­ra natación de­por­ti­va es­tá su­pe­ra­do por el de pis­ci­na lú­di­ca, zo­na acuá­ti­ca re­ser­va­da al ba­ño y a la re­la­ja­ción don­de la natación es una ac­ti­vi­dad más. Per­mi­te for­mas más ar­tís­ti­cas y se pue­de ador­nar con ro­cas na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les, cas­ca­das, fuen­tes, jar­di­ne­ras, spas y to­do ti­po de accesorios.

9. MAN­TE­NI­MIEN­TO Y LIM­PIE­ZA

Tras cons­truir el va­so hay que ins­ta­lar las con­duc­cio­nes des­ti­na­das a los ele­men­tos em­po­tra­dos: skim­mers, su­mi­de­ro, bo­qui­llas, jets de ma­sa­je de ai­re y de agua, to­ma de lim­pia­fon­dos, fo­cos sub­acuá­ti­cos. Con el tra­ta­mien­to quí­mi­co se me­jo­ra la trans­pa­ren­cia del agua, se des­tru­yen los mi­cro­or­ga­nis­mos pre­sen­tes y se evi­ta la pre­sen­cia de al­gas

10. ASEN­TA­DA EN EL TE­RRENO

La com­po­si­ción del te­rreno don­de se cons­trui­rá la pis­ci­na re­quie­re de un pre­vio y ri­gu­ro­so es­tu­dio rea­li­za­do por pro­fe­sio­na­les. Una pis­ci­na de­be es­tar bien asen­ta­da so­bre un te­rreno fir­me. No se de­be ac­tuar pre­ci­pi­ta­da­men­te: un te­rreno só­lo pue­de con­si­de­rar­se bien asen­ta­do, co­mo mí­ni­mo, seis años des­pués de su com­pac­ta­ción.

11. LA PRO­FUN­DI­DAD ADE­CUA­DA

Ac­tual­men­te, la pro­fun­di­dad de cual­quier pis­ci­na pri­va­da no so­bre­pa­sa los 1,5-2 me­tros. Se aho­rra un vo­lu­men con­si­de­ra­ble de agua, elec­tri­ci­dad y pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra su tra­ta­mien­to, y es­ta pro­fun­di­dad es su­fi­cien­te pa­ra na­dar có­mo­da­men­te.

12. LAS DI­MEN­SIO­NES USUA­LES

Se pue­den cons­truir pis­ci­nas de cual­quier di­men­sión. Las pri­va­das os­ci­lan en­tre 6x3 m has­ta un má­xi­mo de 15x8 m. Se pue­den con­si­de­rar de “cha­po­teo” si la ca­pa­ci­dad es in­fe­rior a 30 m3; “in­fan­til” cuan­do el vo­lu­men es su­pe­rior; “pri­va­da” cuan­do va­ría en­tre 50 y 70 m3 y “re­si­den­cial” cuan­do el vo­lu­men ron­da los 100 m3 de agua.

13. TE­NER EN CUEN­TA EL JAR­DÍN

Una ve­ge­ta­ción inade­cua­da pue­de cau­sar pro­ble­mas. El enemigo nú­me­ro uno son los ár­bo­les o ar­bus­tos de ho­jas ca­du­cas que caen y el vien­to las de­po­si­ta en la pis­ci­na. Es acon­se­ja­ble uti­li­zar lim­pia­fon­dos ma­nua­les o au­to­má­ti­cos y ta­par la pis­ci­na con un co­ber­tor siem­pre que no se uti­li­ce. No hay que plan­tar cer­ca de la pis­ci­na es­pe­cies ar­bó­reas que desa­rro­llen raí­ces pro­fun­das.

14. CU­BIER­TAS PA­RA PIS­CI­NAS

Ade­más de con­tri­buir a que la tem­pe­ra­tu­ra del agua lle­gue a au­men­tar en­tre ocho y diez gra­dos, las cu­bier­tas man­tie­nen las má­xi­mas con­di­cio­nes de hi­gie­ne y pro­por­cio­nan aho­rro en pro­duc­tos de tra­ta­mien­to. Hay cu­bier­tas te­les­có­pi­cas, cu­bier­tas de te­cho mó­vil o de te­cho des­pla­za­ble, cu­bier­tas mu­ra­les, de glo­bo y co­ber­to­res.

15. SE­GU­RI­DAD

La se­gu­ri­dad de los ni­ños en re­la­ción a las pis­ci­nas es otro de los te­mas a te­ner en cuen­ta. Su vi­gi­lan­cia es esen­cial pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de ac­ci­den­tes; no obs­tan­te, la ins­ta­la­ción de co­ber­to­res de lo­na o plás­ti­co, o de va­llas pe­ri­me­tra­les que im­pi­dan su ac­ce­so al agua pue­den ayu­dar a pre­ver­los.

16. TI­POS DE ES­CA­LE­RAS

Las es­ca­le­ras de obra se cons­tru­yen al mis­mo tiem­po que la pis­ci­na y se re­vis­ten con idén­ti­co ma­te­rial que el fon­do y las pa­re­des. En el mer­ca­do tam­bién exis­ten es­ca­le­ras pre­fa­bri­ca­das en alu­mi­nio, po­liés­ter y re­si­nas sin­té­ti­cas. Al­gu­nas ve­ces es­ta es­truc­tu­ra in­clu­ye jets de hi­dro­ma­sa­je de ai­re y agua y fo­cos sub­acuá­ti­cos.

17. COS­TES DE MAN­TE­NI­MIEN­TO

De­pen­de en gran me­di­da de la can­ti­dad de agua y, por lo tan­to, de la su­per­fi­cie de la pis­ci­na, su pro­fun­di­dad, ca­le­fac­ción o no. En cual­quier ca­so, es bajo y no su­pera unos eu­ros por día de ba­ño co­mo má­xi­mo.

18. LAS MÁS ECO­LÓ­GI­CAS

Las pis­ci­nas na­tu­ra­li­za­das que no pre­ci­san equi­po de fil­tra­do de agua por quí­mi­ca. Exis­ten so­lu­cio­nes de fil­tra­ción de aguas ba­sa­das en cier­tas plan­tas que ac­túan co­mo fil­tros na­tu­ra­les y ha­cen in­ne­ce­sa­ria la cons­truc­ción de un cir­cui­to me­cá­ni­co de agua y el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos. Es la op­ción más res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te.

19. RO­BOTS DE LIM­PIE­ZA

Co­mo los as­pi­ra­do­res au­to­má­ti­cos, es­tos ro­bots de lim­pie­za au­to­má­ti­cos po­seen au­to­no­mía pa­ra lim­piar los fon­dos sin ne­ce­si­dad de asis­ten­cia hu­ma­na. Son dis­po­si­ti­vos que se mue­ven por el fon­do de la pis­ci­na as­pi­ran­do la su­cie­dad en ho­ras pro­gra­ma­das.

20. EQUI­POS DE OCIO

Se pue­de ins­ta­lar un dis­po­si­ti­vo de natación a con­tra­co­rrien­te. Un equi­po dis­pa­ra agua a pre­sión en el in­te­rior del va­so de la pis­ci­na que opo­ne re­sis­ten­cia a la natación, con lo cual se pue­de rea­li­zar tan­to ejer­ci­cio co­mo se desee sin mo­ver­se de unos po­cos me­tros cua­dra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.