Ho­te­les con en­can­to

Cas­tell d’Em­por­dà, Gi­ro­na

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO RUS­TI­CAE. TEX­TOS: LI­DIA JU­DI­CI.

Los res­tos ro­má­ni­cos de la edi­fi­ca­ción gó­ti­ca del si­glo XIV y la to­rre ba­rro­ca del XVI dan idea del va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co de es­ta an­ti­gua for­ti­fi­ca­ción que hoy se ro­dea de una fin­ca de do­ce hec­tá­reas. A Al­bert Diks le enamoró la sin­gu­la­ri­dad de es­te edi­fi­cio que ad­qui­rió en rui­nas, así co­mo el oli­var me­di­te­rrá­neo y el bos­que de en­ci­nas, va­rias ve­ces cen­te­na­rias.

El Cas­tell d’Em­por­dà es un guar­dián de la he­ren­cia cul­tu­ral de Es­pa­ña ya que el do­cu­men­to más an­ti­guo en que se le ci­ta es­tá fe­cha­do el 18 de mar­zo de 1301. En 1413 la fa­mi­lia Mar­ga­rit ad­quie­re el cas­ti­llo me­dian­te un pac­to ma­tri­mo­nial. En 1600 se cons­tru­ye la ca­pi­lla de Ma­ría del Re­mei con­ti­gua al cas­ti­llo, don­de ac­tual­men­te la gen­te si­gue acu­dien­do pa­ra fes­te­jar el se­gun­do do­min­go de Oc­tu­bre. En 1973 Sal­va­dor Da­lí tra­ta de com­prar el cas­ti­llo pa­ra su es­po­sa Ga­la pa­gán­do­lo con su ar­te, pe­ro su pro­pie­ta­rio, Pe­dro Ar­pa, pre­fe­ría co­brar en efec­ti­vo. Des­pués de es­tar aban­do­na­do du­ran­te más de die­ci­ocho años, en 1999 el cas­ti­llo va a pa­rar a las ma­nos de Al­bert Diks y Margo Ve­reij­ken, fun­da­do­res del ac­tual ho­tel Cas­tell d’Em­por­dà

HA­BI­TA­CIO­NES CON HIS­TO­RIA

En la ac­tua­li­dad, el ho­tel cuen­ta con va­rios ti­pos de ha­bi­ta­cio­nes. Las Cas­ti­llo son las del edi­fi­cio prin­ci­pal y su de­co­ra­ción com­bi­na la his­to­ria de nues­tro país con ex­qui­si­tos ma­te­ria­les de to­das las par­tes del mun­do, ad­qui­ri­dos por los pro­pie­ta­rios en sus via­jes. Cris­tó­bal Co­lón no des­cu­brió el Nue­vo Mun­do en so­li­ta­rio. Así, la Is­la de Mar­ga­ri­ta fue bau­ti­za­da dán­do­le el nom­bre de su acom­pa­ñan­te Pe­re Mar­ga­rit. Tras es­tu­diar su vi­da, el di­se­ña­dor Menno Kroon creó una ma­jes­tuo­sa am­bien­ta­ción pa­ra la Sui­te Pe­re Mar­ga­rit, que fue en su día el dor­mi­to­rio prin­ci­pal del cas­ti­llo. Una se­rie de ob­je­tos que ori­gi­nal­men­te per­te­ne­cie­ron a la fa­mi­lia Mar­ga­rit y otras re­li­quias his­tó­ri­cas co­mo una ba­ñe­ra de épo­ca vic­to­ria­na, son ele­men­tos que pro­pi­cian una es­tan­cia ro­mán­ti­ca. Las sui­tes Jar­dín, por su par­te, han si­do rea­li­za­das por la di­se­ña­do-

El ho­tel con­cen­tra la ma­gia de un cas­ti­llo mi­le­na­rio con el di­se­ño y la mo­der­ni­dad de nues­tros días

ra de in­te­rio­res Cris­ti­na Ga­bàs y cuen­tan con un ba­ño ins­pi­ra­do en el “ham­mam” orien­tal con pro­fu­sión de már­mol y una ba­ñe­ra con vis­tas pa­no­rá­mi­cas. Ade­más, de­co­ra­das con co­lo­res ca­rac­te­rís­ti­cos del Em­por­dà, dan la sen­sa­ción de for­mar par­te del pai­sa­je in­clu­so con las puer­tas de los bal­co­nes ce­rra­das. En la par­te ba­ja del jar­dín, se ha in­te­gra­do ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te en la an­ti­gua mu­ra­lla de­fen­si­va un ala com­ple­ta­men­te nue­va. Es­ta par­te al­ber­ga las ha­bi­ta­cio­nes Jar­dín, que com­bi­nan el con­fort mo­derno con ele­men­tos clá­si­cos y un to­que ge­nuino. Los suelos de ma­de­ra de ro­ble así co­mo los co­lo­res uti­li­za­dos ha­cen re­fe­ren­cia al mun­do ex­te­rior. La ma­yo­ría dis­po­nen de bal­cón pri­va­do. Si­tua­das en el li­mi­ta­do es­pa­cio de la to­rre cua­dra­da del cas­ti­llo, las ha­bi­ta­cio­nes To­rre ofre­cen una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de 360º so­bre el Em­por­dà, don­de se pue­de ver, in­clu­so, los Pi­ri­neos y el mar Me­di­te­rrá­neo.

La de­co­ra­ción com­bi­na la his­to­ria con ex­qui­si­tos ma­te­ria­les de to­das las par­tes del mun­do

TO­DO LO NE­CE­SA­RIO

Pa­ra reunio­nes y even­tos, el ho­tel dis­po­ne de cua­tro sa­las con ser­vi­cio per­so­na­li­za­do, al­ta tec­no­lo­gía y un di­se­ño ex­clu­si­vo. La sa­la Na­po­león es­tá orien­ta­da a sur y dis­po­ne de mag­ní­fi­cas vis­tas y luz na­tu­ral. La Co­va es ane­xa a la sa­la an­te­rior y cuen­ta con techos abo­ve­da­dos de pie­dra del cas­ti­llo ori­gi­nal. La Co­lum­bus es ideal pa­ra reunio­nes y tie­ne tres gran­des ven­ta­na­les con vis­tas al cam­po de oli­vos. Por su la­do, la te­rra­za Drac ofre­ce fan­tás­ti­cas vis­tas a la pla­na del Em­por­dà y a las pues­tas de sol. Es un es­pa­cio pa­ra pre­sen­ta­cio­nes, ce­nas de ga­la o cóc­te­les. El gru­po GSR Pro­duc­cio­nes Gas­tro­nó­mi­cas de Ro­ser To­rras, uno de los más pres­ti­gio­sos de Es­pa­ña que en­tre otros ha tra­ba­ja­do con El Bu­lli, el Ce­ller de Can Ro­ca y el fa­mo­so chef Pa­co Pé­rez, ha en­con­tra­do un nue­vo chef pa­ra el res­tau­ran­te Drac del Cas­tell d’Em­por­dà: Ma­riano Cit­te­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.