Jar­di­nes

Se­tos es­pec­ta­cu­la­res

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TOS Y FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­ME FA­RRÉ, BIÓ­LO­GA PAI­SA­JIS­TA

La dis­tan­cia a la que con­vie­ne sem­brar las plan­tas que for­man un se­to de­pen­de de mu­chos fac­to­res: del ti­po de sue­lo, de la plu­vio­me­tría y de la dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra re­gar, del tiem­po que es­ta­mos dis­pues­tos a es­pe­rar pa­ra ver el se­to den­so, de la se­lec­ción de los ve­ge­ta­les… Ca­da vez más se re­co­mien­da plan­tar es­pa­cia­do, so­bre to­do en zo­nas de cli­ma cá­li­do. De es­te mo­do se evi­ta la pro­li­fe­ra­ción de mu­chas pla­gas y en­fer­me­da­des fa­vo­re­ci­das por la fal­ta de ai­rea­ción en­tre las plan­tas, co­mo lo áca­ros. Lo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es pre­pa­rar bien el te­rreno, re­mo­ver­lo en pro­fun­di­dad, in­cor­po­rar al­gu­na en­mien­da si es ne­ce­sa­rio, se­lec­cio­nar plan­tas de ca­li­dad y es­par­cir anual­men­te una ca­pa de acol­cha­do. Y es fun­da­men­tal re­gar en pro­fun­di­dad, ase­gu­rán­do­se de que el agua de rie­go lle­ga a las raí­ces, a los 30-40 cm de fon­do, hay que re­gar me­nos pe­ro de­jar que el agua pe­ne­tre en el te­rreno, pa­ra ello hay que ha­cer­lo du­ran­te vein­te o trein­ta mi­nu­tos.

En la pá­gi­na an­te­rior arri­ba, un jar­dín cam­pes­tre don­de el se­to de car­pe Car­pi­nus be­tu­lus, es­ta­ble­ce un fon­do al arria­te de ar­bus­tos y plan­tas vi­va­ces de flor, el azul y el blan­co des­ta­can so­bre el fon­do ver­de os­cu­ro. De­ba­jo, un ban­co en­ca­ja­do en un se­to de lau­rel, Lau­rus no­bi­lis, a mo­do de lo­gia pro­cu­ran­do in­ti­mi­dad a una zo­na de re­po­so en­tre el fo­lla­je aro­má­ti­co. En es­ta pá­gi­na la ima­gen de arri­ba per­te­ne­ce al boj, Bu­xus sem­per­vi­rens, un alia­do del jar­di­ne­ro que desea man­te­ner un jar­dín con los par­te­rres per­fec­ta­men­te de­li­mi­ta­dos co­mo en es­te jar­dín jun­to a una man­sión de es­ti­lo clá­si­co. En la otra ima­gen, el ar­bus­to de los con­fe­ti, Co­leo­ne­ma pul­che­llum, de ho­jas fi­nas y pe­ren­nes, con una lar­ga flo­ra­ción que se ex­tien­de a lo lar­go del in­verno y de la pri­ma­ve­ra, ade­más con flo­res aro­má­ti­cas.

Jar­di­nes for­ma­les

Tan­to si son de ins­pi­ra­ción clá­si­ca co­mo mo­der­nos, los se­tos se uti­li­zan tan­to pa­ra de­li­mi­tar el jar­dín del ex­te­rior co­mo pa­ra de­fi­nir las dis­tin­tas zo­nas den­tro del jar­dín. Los se­tos re­fuer­zan el di­se­ño for­mal y ayu­dan a man­te­ner la idea del pro­yec­to. Tam­bién den­tro de una mis­ma zo­na se­pa­ran los arria­tes con ar­bus­tos de flor co­mo ro­sa­les, hor­ten­sias, con flo­res de tem­po­ra­da o bul­bos, y tam­bién pue­den se­pa­rar los cua­dros de un huer­to. Los se­tos del jar­dín for­mal se sue­len re­cor­tar pe­rió­di­ca­men­te y es­tán for­ma­dos por una so­la es­pe­cie.

En los jar­di­nes in­for­ma­les tam­bién hay se­tos, sin em­bar­go el atrac­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.