JAR­DI­NES CON VI­DA

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

E s el mo­men­to de sa­lir al ex­te­rior y dis­fru­tar el jar­dín con sus fragancias, sus rin­co­nes, su co­lo­ri­do y su as­pec­to cam­bian­te du­ran­te el día y la no­che. Se tra­te de un gran jar­dín con ce­na­dor, co­mo el de es­te reportaje, o de un pe­que­ño es­pa­cio bos­co­so, la ha­bi­ta­ción ex­te­rior am­plía las po­si­bi­li­da­des de nues­tra vi­vien­da y aña­de un ali­cien­te más a las jor­na­das más lar­gas y las ve­la­das más agra­da­bles. Pa­ra dis­fru­tar con cla­se de es­tos rin­co­nes es ne­ce­sa­rio pres­tar­les un mí­ni­mo de aten­ción, equi­par­los con mue­bles y lám­pa­ras ade­cua­dos y de­jar­los evo­lu­cio­nar a su ai­re. Si hay un ám­bi­to de la ca­sa que se pres­ta a com­par­tir ri­sas, desa­yu­nos y tar­des de con­ver­sa­ción, ese es el ex­te­rior. Va­le la pe­na cui­dar­lo co­mo si de una ha­bi­ta­ción pri­vi­le­gia­da se tra­ta­ra, por­que nos de­vol­ve­rá esas aten­cio­nes con cre­ces. Y si so­bra un rin­cón en el jar­dín, po­de­mos ocu­par­lo con un ma­ra­vi­llo­so y sen­ci­llo huer­to eco­ló­gi­co que, ade­más de pro­por­cio­nar una gra­ta sa­tis­fac­ción, nos pro­por­cio­na­rá hortalizas y plan­tas aro­má­ti­cas pa­ra la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.