La sen­sua­li­dad de los ro­sa­les

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: CAR­ME FA­RRÉ, PAI­SA­JIS­TA. FO­TO APER­TU­RA: MI­QUEL TRES.

El ro­sal acom­pa­ña a los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos des­de tiem­pos re­mo­tos. Los ro­sa­les sil­ves­tres o aga­van­zos acom­pa­ña­ban los po­bla­dos neo­lí­ti­cos ya que se uti­li­za­ban, jun­to con otros ar­bus­tos, co­mo se­tos pa­ra guar­dar el ga­na­do; for­man­do una den­sa tra­ma de ra­mas vi­vas tren­za­das. Ade­más sus fru­tos, los es­ca­ra­mu­jos, se con­su­men tam­bién des­de an­ti­guo por su ri­que­za en vi­ta­mi­nas.

Los ro­sa­les evo­can el lu­jo, la sen­sua­li­dad, los ban­que­tes, tam­bién crea el am­bien­te en las fies­tas, y su per­fu­me fue tan apre­cia­do que el ex­trac­to de ro­sas, an­tes de la apa­ri­ción de las esen­cias de sín­te­sis, ser­vía co­mo mo­ne­da. En el jar­dín las ro­sas re­pro­du­cen to­das es­tas sen­sa­cio­nes en vi­vo y du­ran­te la ma­yor par­te del año. En es­te ar­tícu­lo se re­cuer­da que los ro­sa­les de­ben acom­pa­ñar­se de otras es­pe­cies pa­ra cre­cer con sa­lud. Tan­to si se de­di­can unos par­te­rres del jar­dín só­lo a ro­sa­les, a mo­do de co­lec­ción, co­mo si se com­bi­nan con otras plan­tas, los ro­sa­les son unos de los com­po­nen­tes im­pres­cin­di­bles del jar­dín, tan­to pa­ra crear es­ce­nas ins­pi­ra­das en la na­tu­ra­le­za o en el cam­po, co­mo pa­ra rea­li­zar com­po­si­cio­nes más so­fis­ti­ca­das o atre­vi­das. Só­lo las zo­nas de som­bra o las tie­rras en­char­ca­das no son pro­pi­cias pa­ra el cre­ci­mien­to de los ro­sa­les. Los lu­ga­res so­lea­dos, bien ai­rea­dos, con sue­los li­ge­ra­men­te ar­ci­llo­sos son ade­cua­dos pa­ra el cul­ti­vo de los ro­sa­les.

Plan­tar acom­pa­ña­dos

Eléo­no­re Cru­se ex­per­ta en ro­sa­les y crea­do­ra de dos ro­sa­le­das, la Ro­se­raie de Berty y la Ro­se­raie des Pom­miers que se pue­den vi­si­tar cer­ca de Oran­ge, re­co­mien­da plan­tar ro­sa­les acom­pa­ña­dos de otras plan­tas, so­bre to­do vi­va­ces, bul­bo­sas o anua­les, pa­ra man­te­ner el sue­lo cu­bier­to y evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de hier­bas ad­ven­ti­cias. Tam­bién de­di­car un tiem­po a re­co­rrer el jar­dín y re­fle­xio­nar so­bre lo que nos ape­te­ce, tan­to en el mo­men­to de plan­tar un nue­vo jar­dín, co­mo pa­ra re­no­var­lo, an­tes de pa­sar a la ac­ción. La com­bi­na­ción ar­mó­ni­ca de los ro­sa­les con otras es­pe­cies con­vier­te el jar­dín en un es­pa­cio agra­da­ble, don­de hay flo­res a lo lar­go de to­do el año, más vi­si­ta­do por los in­sec­tos, los pá­ja­ros y

otros pe­que­ños ani­ma­les que en­cuen­tran un nue­vo há­bi­tat y son de gran ayu­da pa­ra el jar­di­ne­ro, ya que con­tro­lan las pla­gas co­mo las co­chi­ni­llas o los pul­go­nes. Siem­pre y cuan­do no se ha­gan tra­ta­mien­tos fi­to­sa­ni­ta­rios no­ci­vos pa­ra ellos. Otras plan­tas co­mo el es­plie­go, ade­más de acom­pa­ñar la flo­ra­ción de los ro­sa­les tie­nen un efec­to re­pul­si­vo pa­ra al­gu­nos in­sec­tos. Y con es­pe­cies co­mo la con­suel­da o el ajen­jo, po­de­mos pre­pa­rar in­fu­sio­nes con pro­pie­da­des in­sec­ti­ci­das o re­pe­len­tes.

Có­mo cul­ti­var ro­sa­les

Com­prar só­lo ro­sa­les de ca­li­dad, con 2- 4 ta­llos grue­sos y equi­li­bra­dos, a raíz des­nu­da o en ma­ce­tas. To­mar el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra se­lec­cio­nar los ro­sa­les del co­lor y la va­rie­dad que más nos gus­te, el más ade­cua­do pa­ra nues­tro jar­dín y cli­ma. La ma­yo­ría de ro­sa­les en­fer­man por unas con­di­cio­nes de cul­ti­vo equi­vo­ca­das, ade­más con­vie­ne co­no­cer las va­rie­da­des sen­si­bles a las en­fer­me­da­des. Ac­tual­men­te hay mu­chas va­rie­da­des en el mer­ca­do re­sis­ten­tes al oí­dio y a la ro­ya. Si una plan­ta es sen­si­ble a una en­fer­me­dad o no he­mos en­con­tra­do la ubi­ca­ción ade­cua­da, es me­jor cam­biar­la de lu­gar o subs­ti­tuir­la. Pre­pa­rar el sue­lo con­ve­nien­te­men­te, la­brar o ca­var y mez­clar abono ver­de o or­gá­ni­co con an­te­la­ción. Res­pe­tar las épo­cas de plan­ta­ción más fa­vo­ra­bles se­gún el cli­ma de la zo­na. En las zo­nas frías evi­tar los días de he­la­da, y en las zo­nas cálidas las épo­cas

de ma­yor ca­lor, siem­pre evi­tar ca­var cuan­do el sue­lo es­tá en­char­ca­do. Plan­tar va­rios ejemplares de ca­da va­rie­dad pa­ra con­se­guir un efec­to de co­lor im­por­tan­te. Plan­tar los ro­sa­les en un lu­gar so­lea­do, con un mí­ni­mo de 4 ho­ras de sol al día, pa­ra que flo­rez­can con­ve­nien­te­men­te. Co­lo­car los ro­sa­les a la dis­tan­cia o marco de plan­ta­ción in­di­ca­do pa­ra ca­da va­rie­dad. Evi­tar las plan­ta­cio­nes den­sas y los lu­ga­res del jar­dín po­co ven­ti­la­dos, es­to favorece la pro­li­fe­ra­ción de pla­gas y a las en­fer­me­da­des crip­to­gá­mi­cas. Com­bi­nar los ro­sa­les con otras plan­tas pa­ra crear un jar­dín atrac­ti­vo, for­mar com­bi­na­cio­nes agra­da­ble a la vis­ta y es­ta­ble­cer aso­cia­cio­nes en­tre las plan­tas. Un ro­sal es un ar­bus­to que vi­ve mu­chos años por lo tan­to va­le la pe­na pen­sar en el fu­tu­ro que le es­pe­ra y ad­qui­rir só­lo ro­sa­les de ca­li­dad y que se ha­yan man­te­ni­do en bue­nas con­di­cio­nes de al­ma­ce­na­je y ex­po­si­ción a la ven­ta. A me­nu­do en­con­tra­mos ofer­tas de ro­sa­les a fi­na­les de la tem­po­ra­da. Son ro­sa­les que han em­pe­za­do a bro­tar ya que vie­nen en bol­sas de plás­ti­co y que han es­ta­do en es­ta­ble­ci­mien­tos con ca­le­fac­ción. Con­vie­ne re­cha­zar es­tos ro­sa­les que pre­sen­tan bro­tes lar­gos y pá­li­dos, que hay que cor­tar ne­ce­sa­ria­men­te y que ya han per­di­do par­te de su vi­gor. Y so­bre to­do los que mues­tran con­den­sa­ción den­tro de la bol­sa ya que ad­qui­ri­rán fá­cil­men­te en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por hon­go o bac­te­rias. El tru­co del ex­per­to: el ga­ra­pi­ña­do. Se tra­ta de su­mer­gir las raí­ces

del ro­sal en una mez­cla es­pe­sa de tie­rra y agua lla­ma­da ga­ra­pi­ña­do. Se de­jan las raí­ces en re­mo­jo du­ran­te unos 10 mi­nu­tos, co­mo mí­ni­mo, pa­ra que se hi­dra­ten y la tie­rra se ad­hie­ra for­man­do una ca­pa pro­tec­to­ra que fa­ci­li­ta­rá el arrai­go. Es­ta téc­ni­ca se em­plea tam­bién con los fru­ta­les y otras plan­tas que se ven­den con la raíz des­nu­da, en el mo­men­to de la plan­ta­ción.

Los ro­sa­les per­mi­ten un jue­go inaca­ba­ble de com­bi­na­cio­nes, en­tre ellos y con otras plan­tas. En ca­da épo­ca del año po­de­mos dis­fru­tar de una es­ce­na dis­tin­ta. En la rosaleda de Berty, un ro­sal Ro­sa mul­ti­flo­ra de crea un tú­nel con el ro­sal blan­co de flor pe­que­ña.

Los ro­sa­les se pue­den plan­tar jun­to a los ár­bo­les pa­ra que tre­pen por ellos o se en­tre­la­cen sus ra­mas. Ro­sal con Elaeag­nus an­gus­ti­fo­lia, en la Rosaleda des Pom­miers.

El ca­mino bor­dea­do de ro­sa­les con li­rios cár­de­nos, con­du­ce a una zo­na de som­bra y de re­po­so, la bor­du­ra de boj se­pa­ra el jar­dín de flo­res de la zo­na de pra­do na­tu­ra­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.