CON­VIE­NE CAL­CU­LAR LA CA­PA­CI­DAD DE AGUA DEL ES­TAN­QUE AN­TES DE SU CONS­TRUC­CIÓN

Vivir en el Campo - - DETALLES -

PRIN­CI­PIOS BÁ­SI­COS

Al crear un es­tan­que, o jar­dín acuá­ti­co, de­be­mos te­ner en cuen­ta una se­rie de prin­ci­pios bá­si­cos pa­ra su co­rrec­ta rea­li­za­ción, co­mo es su ubi­ca­ción. Es im­por­tan­te que don­de es­té si­tua­do siem­pre re­ci­ba la luz del sol, pa­ra que el eco­sis­te­ma que allí se es­ta­ble­ce sea via­ble y esen­cial pa­ra las plan­tas acuá­ti­cas que en él vi­ven, ya que ne­ce­si­tan mu­cha luz. Si­tuar el es­tan­que a pleno sol y ale­ja­do de ár­bo­les. Evi­tar, so­bre to­do, los de la fa­mi­lia Ro­sa­ceae (Pru­nus), ya que son los hués­pe­des in­ver­na­les de los áfi­dos, que ata­can a los ne­nú­fa­res. Po­ner es­pe­cial aten­ción a la ubi­ca­ción de las con­duc­cio­nes sub­te­rrá­neas. Pre­pa­rar al co­mien­zo la zo­na pa­ra las con­duc­cio­nes sub­te­rrá­neas ne­ce­sa­rias co­mo las de elec­tri­ci­dad. Vi­sual­men­te con­vie­ne si­tuar el es­tan­que en zo­nas ba­jas, ase­gu­rán­do­nos que no es zo­na em­pan­ta­na­da, si es pre­ci­so se ins­ta­la un dre­na­je. Te­ner en cuen­ta la pro­fun­di­dad, que sea la ade­cua­da pa­ra las plan­tas, tan­to las de agua pro­fun­da co­mo las de los már­ge­nes. Con­tar con las me­di­das de se­gu­ri­dad si hay ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.