En el ba­ño des­ta­ca la pre­sen­cia de la gran BA­ÑE­RA EXEN­TA con pa­tas

Vivir en el Campo - - RÚSTICO FRANCÉS -

U bi­ca­da en la po­bla­ción Ces­tay­rols de Tarn, Fran­cia, la vi­vien­da se re­par­te en dos plan­tas y cuen­ta con tres sa­lo­nes, una co­ci­na co­me­dor, cin­co ba­ños y seis dor­mi­to­rios, de los cua­les cua­tro son do­bles, una in­di­vi­dual y otra con li­te­ras. Ade­más, la zo­na ex­te­rior se di­vi­de en tres co­me­do­res ex­te­rio­res y un sa­lón loun­ge. Los pro­pie­ta­rios tie­nen pa­sión por las ca­sas y se enamo­ra­ron de la zo­na cuan­do es­tu­vie­ron du­ran­te sus va­ca­cio­nes, así que de­ci­die­ron vol­ver du­ran­te un fin de se­ma­na, du­ran­te el cual vi­si­ta­ron trein­ta ca­sas di­fe­ren­tes. Aún así, nin­gu­na de ellas era la ade­cua­da, ya que al­gu­nas te­nían mu­cho tra­ba­jo de re­for­ma y otras es­ta­ban le­jos de la zo­na que les ha­bía enamorado co­no­ci­da co­mo el Trián­gu­lo de Oro, en cu­yo cen­tro es­tá Ces­tay­rols, con sua­ves co­li­nas cu­bier­tas de vi­ñe­dos y gi­ra­so­les. Aun­que la ca­sa es­ta­ba en com­ple­to desuso, los pro­pie­ta­rios vie­ron que te­nía mu­cho po­ten­cial y les gus­tó el he­cho de que era bas­tan­te si­mé­tri­ca res­pec­to a la es­ca­le­ra cen­tral. La ma­sía si­tua­da en una al­dea de cin­co ca­sas, cuen­ta con una gran in­ti­mi­dad y tran­qui­li­dad, ya que los co­ches tie­nen prohi­bi­do el pa­so por allí. De­bi­do al es­ta­do en que se en­con­tra­ba, se con­tra­tó a un cons­truc­tor pa­ra que hi­cie­ra al­gu­nas aber­tu­ras al ex­te­rior y otras pa­ra fu­tu­ras puer­tas. Se de­rri­ba­ron las pa­re­des de la an­ti­gua co­ci­na, ba­ño y co­me­dor de la plan­ta ba­ja pa­ra crear una sa­la diá­fa­na. En ella se co­lo­có un nue­vo te­cho. Pa­ra el res­to de tra­ba­jo se con­tó con cons­truc­to­res lo­ca­les. To­da la ca­sa tie­ne elec­tri­ci­dad y fon­ta­ne­ría nue­va ade­más de una pis­ci­na. De­bi­do a que los pro­pie­ta­rios son gran­des aman­tes del di­se­ño y la de­co­ra­ción, en es­pe­cial de pie­zas an­ti­guas, su ca­sa en Brigh­ton es muy con­tem­po­rá­nea pe­ro aún con mue­bles de ma­de­ra re­cu­pe­ra­dos. Asi­mis­mo, con es­te pro­yec­to en­se­gui­da su­pie­ron que que­rían el tra­di­cio­nal es­ti­lo “Shabby Chic”. Da­do que pa­ra ha­cer ha­bi­ta­ble la ca­sa, la re­for­ma tar­dó más de dos años, ca­da año se han ido aña­dien­do más ha­bi­ta­cio­nes. En el an­ti­guo gra­ne­ro se creó una sa­la de es­tar pa­ra los hi­jos de los pro­pie­ta­rios y se re­mo­de­la­ron las ha­bi­ta­cio­nes que ha­bía allí. Ade­más del gra­ne­ro an­te­rior, la ca­sa dis­po­ne de otro que va a ha­bi­li­tar­se co­mo apar­ta­men­to ru­ral in­di­vi­dual, for­ma­do por otras ha­bi­ta­cio­nes y una gran sa­la. Otro de los es­pa­cios a des­ta­car es el ba­ño, don­de mien­tas uno se re­la­ja en la ba­ñe­ra con pa­tas exen­ta ad­qui­ri­da en El Troc, pue­de con­tem­plar el be­llo pai­sa­je ex­te­rior. Pa­ra Mark, en cam­bio, el lu­gar pre­fe­ri­do es el ga­ra­je, ya que en Brigh­ton no tie­ne y en és­te dis­fru­ta cui­dan­do de sus co­ches. Aun­que ya han avan­za­do mu­cho en la reha­bi­li­ta­ción, to­da­vía hay al­gu­nas co­sas que quie­ren ha­cer, co­mo una co­ci­na ex­te­rior o ha­cer algo con el gra­ne­ro que no sean ha­bi­ta­cio­nes, co­mo un gim­na­sio o área de jue­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.