El res­pe­to por los ELE­MEN­TOS EXIS­TEN­TES com­bi­na­dos con un mo­bi­lia­rio ac­tual, ge­ne­ra unos nue­vos es­pa­cios con en­can­to

Vivir en el Campo - - CASA EN GALICIA -

El ob­je­ti­vo del es­tu­dio Dom Ar­qui­tec­tu­ra, for­ma­do por Pa­blo Serrano Elor­duy y Blan­ca Elor­duy, era ha­cer una reha­bi­li­ta­ción res­pe­tan­do la vo­lu­me­tría ac­tual de una an­ti­gua ca­sa de pue­blo de dos­cien­tos me­tros cua­dra­dos, si­tua­da en la al­dea de Nou­ti­gos, en Carnota, A Co­ru­ña. Man­te­nien­do su fa­cha­da de pie­dra y sus­ti­tu­yen­do las ven­ta­nas ori­gi­na­les en ma­de­ra de cas­ta­ño, só­lo se hi­cie­ron dos nue­vas pe­que­ñas aber­tu­ras en si­tios es­tra­té­gi­cos del mu­ro sur, a fin de me­jo­rar las vis­tas y per­mi­tir una ma­yor en­tra­da de luz na­tu­ral. Es­tas nue­vas aber­tu­ras for­ma­das por un vi­drio fi­jo y un marco de ace­ro cor­ten, con­tras­tan con las exis­ten­tes, que se tra­tan en ma­de­ra de cas­ta­ño. Una par­te de la fa­cha­da sur se ha te­ni­do que re­vo­car de­bi­do a las con­ti­nuas hu­me­da­des que ge­ne­ra­ban las pie­dras tan pe­que­ñas que la for­ma­ban. Se han res­pe­ta­do las gran­des pie­dras que ro­dea­ban las ven­ta­nas y se han se­gui­do lí­neas exis­ten­tes pa­ra aca­bar ali­san­do ca­si to­da la plan­ta pri­me­ra y ba­jo cu­bier­ta. El jar­dín de ac­ce­so se ha tra­ta­do con unas gran­des lo­sas de pie­dra an­ti­gua re­cu­pe­ra­da, unos ban­cos en pie­dra y ma­de­ra, al­bi­zias, pa­rra vir­gen y la­van­das, que con­fie­ren una sen­ci­lla pe­ro aco­ge­do­ra bien­ve­ni­da. Las pa­re­des de pie­dra de to­da la vi­vien­da for­man par­te del acabado in­te­rior. Así, en la plan­ta ba­ja se com­bi­na con zo­nas aca­ba­das con el mor­te­ro ocre del en­cin­ta­do de las mis­mas, que ge­ne­ran un jue­go a tra­vés de un zó­ca­lo de di­fe­ren­tes al­tu­ras, tapando zo­nas de pie­dras que es­ta­ban muy de­te­rio­ra­das y adap­tán­do­se a la dis­tri­bu­ción del es­pa­cio in­te­rior. El re­sul­ta­do es un acabado in­te­rior equi­li­bra­do don­de pre­do­mi­na el co­lor ho­mo­gé­neo que ge­ne­ran las pie­dras y el mor­te­ro ocre. La plan­ta ba­ja es un so­lo es­pa­cio diá­fano con un pa­vi­men­to con­ti­nuo, don­de se ubi­can la co­ci­na, el co­me­dor y la zo­na de es­tar. En plan­ta pri­me­ra se si­túan las tres ha­bi­ta­cio­nes y dos ba­ños. Los for­ja­dos se han he­cho nue­vos con bo­ve­di­llas ce­rá­mi­cas pin­ta­das con unas ve­la­du­ras gri­sá­ceas. La plan­ta ba­jo cu­bier­ta era un es­pa­cio uti­li­za­do ori­gi­nal­men­te co­mo ten­de­de­ro, aho­ra con­ver­ti­do en un es­pa­cio to­tal­men­te abier­to, ilu­mi­na­do con luz na­tu­ral a tra­vés de unos lu­cer­na­rios, un cor­te en la cu­bier­ta con el que se ori­gi­na una pe­que­ña te­rra­za con pre­cio­sas vis­tas a Fi­nis­te­rre y a to­da la bahía y pla­ya de Carnota. El res­pe­to por la pie­dra y los ele­men­tos exis­ten­tes com­bi­na­dos con una dis­tri­bu­ción más diá­fa­na y abier­ta, una ilu­mi­na­ción y un mo­bi­lia­rio ac­tual; ge­ne­ra unos nue­vos es­pa­cios con en­can­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.