Tan­cat de Co­dor­niu, Al­ca­nar

Es­ta ma­ra­vi­llo­sa ma­sía del si­glo XIX, re­si­den­cia es­ti­val de Al­fon­so XII, se lo­ca­li­za en el co­no­ci­do Oa­sis de Al­ca­nar, si­tua­do al sur de Ta­rra­go­na y a tan so­lo dos­cien­tos me­tros de la pla­ya. El ho­tel Tan­cat de Cor­do­niu, se ubi­ca en es­ta fin­ca que con­ser­va

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO RUSTICAE. TEX­TOS: LI­DIA JU­DI­CI.

El Tan­cat de Co­dor­niu es un ho­tel con per­so­na­li­dad úni­ca y ca­rác­ter pro­pio. Sus am­plias once ha­bi­ta­cio­nes con vis­tas al jar­dín y al mar, com­bi­nan la mo­der­ni­dad y la sen­ci­llez en co­lo­res fres­cos y neu­tros, ves­ti­das con una cá­li­da luz que le apor­ta un to­que de es­pe­cial ele­gan­cia. Des­de el por­che se ac­ce­de al es­plen­di­do jar­dín, equi­pa­do con ha­ma­cas dis­pues­tas a la som­bra de los fru­ta­les. En él, sus dos pis­ci­nas y los ca­mi­nos en­tre na­ran­jos por los que per­der­se a pa­sear, son una in­vi­ta­ción al bie­nes­tar y a la tran­qui­li­dad.

PARA TO­DOS LOS GUS­TOS

El Com­ple­jo La­go, si­tua­do en la mis­ma fin­ca del ho­tel a unos cien me­tros del edi­fi­cio prin­ci­pal, cons­ta de dos ha­bi­ta­cio­nes con­ti­guas que se pue­den co­mu­ni­car ba­jo pe­ti­ción. In­clu­ye un jar­dín pri­va­do con un es­tan­que de pe­ces y tor­tu­gas y una pis­ci­na al ai­re li­bre. En cam­bio la Sui­te Al­fon­so XII, si­tua­da en la se­gun­da plan­ta del ho­tel, cuen­ta con una te­rra­za con vis­tas al mar y a los na­ran­jos. Otras dos ha­bi­ta­cio­nes si­tua­das en la se­gun­da plan­ta son la Sui­te Pa­no­rá­mi­ca, con vis­tas al mar y la mon­ta­ña; y la Sui­te Ta­ron­gers, con vis­tas al jar­dín y a la pis­ci­na. Am­bas son idea­les para fa­mi­lias con niños, ya que tie­nen una ca­pa­ci­dad para cin­co personas, am­plio sa­lón y la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar ca­mas su­ple­to­rias. Por su par­te, la mo­der­na ha­bi­ta­ción do­ble nú­me­ro 9 es­tá si­tua­da en la pri­me­ra plan­ta y dis­po­ne de ba­ñe­ra con hi­dro­ma­sa­je para dos personas y una du­cha in­de­pen­dien­te. Tam­bién cuen­ta con una gran te­rra­za con las mis­mas vis­tas que la Sui­te Al­fon­so XII.

Las ha­bi­ta­cio­nes com­bi­nan mo­der­ni­dad y sen­ci­llez en co­lo­res fres­cos

En pri­me­ra plan­ta se si­túan las ha­bi­ta­cio­nes do­bles. La pri­me­ra de ellas es la Es­pe­cial Sau­na, que dis­po­ne de una ba­ñe­ra con hi­dro­ma­sa­je para dos adul­tos con una du­cha in­de­pen­dien­te. En el baño se ha­lla la sau­na con ca­pa­ci­dad para dos personas. Es­ta ha­bi­ta­ción, co­mo to­das las do­bles, cuen­ta con una gran te­rra­za con vis­tas al mar y a los na­ran­jos. La do­ble Vis­ta Mar, co­mo su nom­bre in­di­ca, per­mi­te unas mag­ní­fi­cas pa­no­rá­mi­cas al mar a la vez que go­za de to­do el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio para una es­tan­cia muy con­for­ta­ble. Por su la­do, la do­ble Vis­ta Mon­ta­ña per­mi­te las vis­tas al jar­dín y a la pis­ci­na del ho­tel y cuen­ta con el mis­mo equi­pa­mien­to que la an­te­rior. Fi­nal­men­te, en plan­ta ba­ja se ha­lla la do­ble Es­pe­cial Pri­va­da, que dis­po­ne de una gran te­rra­za con jar­dín pri­va­do y ja­cuz­zi re­don­do, con agua caliente en in­vierno y na­tu­ral en ve­rano. El baño, ade­más, in­clu­ye ba­ñe­ra y du­cha in­de­pen­dien­te.

El res­tau­ran­te dis­fru­ta de vis­tas a los jar­di­nes y los na­ran­jos de la nca

CO­NO­CER EL EN­TORNO

El res­tau­ran­te se en­cuen­tra si­tua­do en la plan­ta ba­ja del ho­tel, con vis­tas a los jar­di­nes y a los na­ran­jos de la fin­ca. Le­jos del bu­lli­cio de las ciu­da­des y de las aglo­me­ra­cio­nes. El Chef, Jo­sé Miguel Lozano Rivas, es el en­car­ga­do de di­ri­gir una co­ci­na com­pues­ta por un equi­po jo­ven cu­ya gas­tro­no­mía es­tá ba­sa­da en pro­duc­tos de tem­po­ra­da y de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo crea­ti­vo con un equi­li­brio en­tre la van­guar­dia y la tra­di­ción. Ade­más, se ofre­ce el Taller de Gin­to­nics o Ro­nes, el de Ja­món al Cor­te, ade­más de ca­tas de vino. Den­tro del ho­tel se pue­de dis­fru­tar de ins­ta­la­cio­nes co­mo mi­ni­golf, ping pong, pis­ci­nas, bi­llar, sa­la de jue­gos, sa­la de TV, sa­la de or­de­na­dor o jar­di­nes don­de prac­ti­car va­rios de­por­tes. Para los aman­tes del ejer­ci­cio, cer­ca del ho­tel se ha­lla el Club de golf Pa­no­rá­mi­ca con un to­tal de 80 hec­tá­reas y va­rias pis­tas de te­nis y pá­del in­te­rio­res y ex­te­rio­res. Para los más aven­tu­re­ros se en­cuen­tra el po­bla­do ibé­ri­co de Al­ca­nar y para los que bus­quen re­la­jar­se es­tá el Del­ta Spa, ubi­ca­do a quin­ce mi­nu­tos en co­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.