Nue­vos jar­di­nes sos­te­ni­bles

Un jar­dín no tie­ne por­qué ser ca­ro. Pe­ro no se cui­da so­lo. Sin em­bar­go, en­tre es­tas dos afir­ma­cio­nes hay una am­plia ga­ma de po­si­bi­li­da­des. Lo im­por­tan­te es que el con­cep­to que es­truc­tu­ra el pro­yec­to sea el man­te­ni­mien­to sen­ci­llo y que al rea­li­zar­lo, és­te

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TO Y FOTOS: CAR­ME FARRÉ, PAI­SA­JIS­TA. FO­TO APER­TU­RA: MI­QUEL TRES.

No hay que de­jar­se lle­var tan so­lo por la vis­ta y la ilu­sión, hay que co­no­cer el cli­ma, el sue­lo del lu­gar y la orien­ta­ción de la zo­na del jar­dín don­de que­re­mos plan­tar, para po­der ele­gir bien las es­pe­cies. Es muy útil vi­si­tar los jar­di­nes de los al­re­de­do­res o con­sul­tar li­bros y ca­tá­lo­gos an­tes de di­ri­gir­se a la jar­di­ne­ría. De es­ta for­ma des­car­ta­re­mos, de en­tra­da, uti­li­zar en la es­truc­tu­ra del jar­dín plan­tas mal adap­ta­das al lu­gar o aque­llas que son sen­si­bles a en­fer­me­da­des y que nos obli­gan a apli­car tra­ta­mien­tos fi­to­sa­ni­ta­rios pe­rió­di­ca­men­te con el gas­to y la mo­les­tia que es­to su­po­ne. Con­vie­ne uti­li­zar ma­te­ria­les sen­ci­llos, los que se en­cuen­tran en el lu­gar, co­mo guar­dar las ro­cas del te­rreno al ha­cer el mo­vi­mien­to de tie­rras para cons­truir mu­re­tes o ro­ca­llas. Uti­li­zar la madera de los ár­bo­les aba­ti­dos para rea­li­zar al­gu­nos ban­cos o con­ser­var en una pi­la la ca­pa de tie­rra su­per­fi­cial exis­ten­te para des­pués uti­li­zar­la en el jar­dín con las en­mien­das ne­ce­sa­rias, cons­ti­tu­ye un aho­rro sus­tan­cio­so en ma­te­ria­les y trans­por­tes. Si hay ár­bo­les o ma­ci­zos de ar­bus­tos en el te­rreno con­vie­ne va­lo­ri­zar­los al má­xi­mo y, si con­vie­ne, adap­tar el pro­yec­to del jar­dín y a ve­ces el de la ca­sa, te­nien­do en cuen­ta es­tas pre­exis­ten­cias. Dis­fru­ta­re­mos de som­bra in­me­dia­ta­men­te así co­mo de in­ti­mi­dad, si con­ser­va­mos ma­sas o ejem­pla­res in­tere­san­tes. Apor­ta­rán al en­torno y al jar­dín el to­que añe­jo que no tie­nen los lu­ga­res nue­vos aca­ba­dos de plan­tar y que hay que es­pe­rar más de diez años para al­can­zar­lo.

LA PI­LA DE COM­POST

El jar­dín pro­du­ce mu­cho ma­te­rial que se pue­de re­ci­clar. To­da la ho­ja­ras­ca que se re­co­ge, los res­tos de po­da tri­tu­ra­dos y los res­tos de las sie­gas, se pue­den uti­li­zar una vez fer­men­ta­dos en la pi­la del com­post co­mo abono or­gá­ni­co y co­mo acol­cha­do de pri­me­ra ca­li­dad. Ade­más,

nos aho­rra­mos el tra­ba­jo de lle­var­lo al con­te­ne­dor o al cen­tro de re­ci­cla­je. El acol­cha­do evi­ta la pro­li­fe­ra­ción de hier­bas en los lu­ga­res no desea­dos, pro­te­ge la par­te sub­te­rrá­nea del frío en in­vierno y del ca­lor ex­ce­si­vo, y la se­que­dad en ve­rano. Fa­vo­re­ce la flo­ra y la fau­na na­tu­ral del sue­lo, de cru­cial im­por­tan­cia para ase­gu­rar el cre­ci­mien­to sa­lu­da­ble de las plan­tas, al con­tra­rio de los sue­los es­te­ri­li­za­dos a ba­se de apli­car du­ran­te años pes­ti­ci­das y abo­nos mi­ne­ra­les. Tam­bién se pue­den uti­li­zar los res­tos de po­da sim­ple­men­te tri­tu­ra­dos, sin fer­men­tar, para cu­brir ca­mi­nos o zo­nas de pa­so. Sem­brar un cés­ped es re­la­ti­va­men­te ba­ra­to, sin em­bar­go, para man­te­ner­lo en for­ma ca­da año hay nu­me­ro­sas la­bo­res a rea­li­zar con cos­tes aña­di­dos de mano de obra y ma­qui­na­ria: sie­gas, es­ca­ri­fi­ca­dos, tra­ta-

mien­tos, re­siem­bras,... a los que hay que su­mar los ma­te­ria­les: re­ce­bo, fer­ti­li­zan­tes, pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, agua de rie­go, ga­so­li­na para la ma­qui­na­ria, elec­tri­ci­dad para bom­bear el agua, las he­rra­mien­tas me­cá­ni­cas... Se plan­tea, pues, reducir o eli­mi­nar las su­per­fi­cies de cés­ped de­li­ca­do. En las zo­nas de cli­ma atlán­ti­co, man­te­ner una pra­de­ra ver­de to­do el año no es pro­ble­ma, sin em­bar­go, en las zo­nas del li­to­ral me­di­te­rrá­neo con es­ca­sez de agua y al­tas tem­pe­ra­tu­ras, el cos­te de man­te­ni­mien­to es muy al­to. Y ade­más de ser un mo­de­lo po­co sos­te­ni­ble, es desa­cer­ta­do, ya que uni­for­mi­za to­dos los jar­di­nes y se pier­de la ori­gi­na­li­dad y las po­si­bi­li­da­des crea­ti­vas.

CUL­TI­VAR PLAN­TAS ÚTI­LES

Mu­chas es­pe­cies son a la vez or­na­men­ta­les y úti­les, y se pue­den com­bi­nar con las plan­tas más ha­bi­tua­les del jar­dín pro­por­cio­nan­do, no só­lo la sa­tis­fac­ción y el pla­cer a la vis­ta, si no tam­bién al gus­to, al ol­fa­to y al tac­to. Unas tie­nen par­tes co­mes­ti­bles, co­mo los ár­bo­les fru­ta­les: pe­ra­les, man­za­nos, ce­re­zos, hi­gue­ras, ser­ba­les, azu­fai­fos. Otras son plan­tas que se pue­den uti­li­zar en en­sa­la­das, sal­sas, so­pas u otros pla­tos: al­baha­ca, ce­bo­llino, me­jo­ra­na, men­ta, to­mi­llo, eru­ca, ca­nó­ni­gos. Y tam­bién las hay que sir­ven para pro­te­ger a otras plan­tas de pa­rá­si­tos ya que con su pre­sen­cia ahu­yen­tan al­gu­nos in­sec­tos, o bien sir­ven para pre­pa­rar in­fu­sio­nes o de­coc­cio­nes con las que com­ba­tir las pla­gas. Tam­bién las hay que sir­ven de ali­men­to y re­fu­gio de pá­ja­ros o de in­sec­tos que con­tro­lan las pla­gas ya que se ali­men­tan de ellas.

En la pá­gi­na an­te­rior arri­ba, un jar­dín sen­ci­llo y a la vez atrac­ti­vo, don­de las es­pe­cies com­bi­nan tan­to los co­lo­res y las tex­tu­ras co­mo sus cua­li­da­des. El es­plie­go tie­ne pro­pie­da­des in­sec­tí­fu­gas y pro­te­ge las plan­tas de su al­re­de­dor, tam­bién atrae las abe­jas y ayu­da a la po­li­ni­za­ción de los fru­ta­les cer­ca­nos. Ba­jo ella, una fo­to­gra­fía don­de se ve co­mo a par­tir de los ár­bo­les aba­ti­dos se pue­de cons­truir ban­cos muy sen­ci­llos, a buen pre­cio y que con­ser­va­rán el es­pí­ri­tu del lu­gar. En es­ta pá­gi­na arri­ba, un jar­dín don­de se cul­ti­van al­gu­nas plan­tas úti­les, no só­lo por su va­lor or­na­men­tal si no tam­bién por la pro­duc­ción de fru­ta co­mo pe­ra­les, man­za­nos, ce­re­zos, mem­bri­llos, limoneros, o plan­tas aro­má­ti­cas co­mo la sal­via, el es­plie­go o el to­mi­llo. Aba­jo, mues­tra co­mo con­se­gui­re­mos tu­to­res bien in­te­gra­dos con las ra­mas fi­nas de la po­da de los ar­bus­tos. Las da­lias o las plan­tas vi­va­ces al­tas cre­ce­rán a su al­re­de­dor y que­da­rán com­ple­ta­men­te in­te­gra­dos.

La fo­to­gra­fía su­pe­rior de es­ta pá­gi­na mues­tra co­mo en los jar­di­nes de las zo­nas de cli­ma atlán­ti­co hay que uti­li­zar las plan­tas que to­le­ran la hu­me­dad cons­tan­te. De­ba­jo, un jar­dín grande don­de se pue­den con­ser­var zo­nas sil­ves­tres, de­jan­do cre­cer la hier­ba, que ad­quie­re un as­pec­to sor­pren­den­te. En la ima­gen de la pá­gi­na de­re­cha, una pra­de­ra flo­ri­da en un jar­dín pe­que­ño, que se pue­de se­gar una o va­rias ve­ces al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.