To­rre Zu­mel­tze­gi, Guipúzcoa

En pleno co­ra­zón de Guipúzcoa, ro­dea­do de un en­torno na­tu­ral úni­co y con vis­tas al cas­co his­tó­ri­co de la vi­lla de Oña­te, en­con­tra­mos una cons­truc­ción del si­glo XIII hoy con­ver­ti­da en un pre­cio­so ho­tel con en­can­to ba­jo el nom­bre de To­rre Zu­mel­tze­gi.

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO RUSTICAE. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

El ho­tel To­rre Zu­mel­tze­gi se en­cuen­tra en la vi­lla de Oña­ti, en el cas­co his­tó­ri­co, ro­dea­do de un en­torno na­tu­ral úni­co por su be­lle­za. El edi­fi­cio, una cons­truc­ción de fi­nes del si­glo XIII to­tal­men­te reha­bi­li­ta­da, cuen­ta con do­ce ha­bi­ta­cio­nes ex­qui­si­ta­men­te de­co­ra­das por el es­tu­dio de in­terio­ris­mo Te­mas Ro­jo, pa­ra ofre­cer a ca­da uno de los hués­pe­des un es­pa­cio úni­co y fue­ra de lo co­mún. Ca­da una de las ha­bi­ta­cio­nes go­za de una de­co­ra­ción dis­tin­ta, jun­to a un am­plio jar­dín con pre­cio­sas vis­tas al va­lle de Oña­te y al cas­co his­tó­ri­co. La esen­cia de es­te ho­tel en Guipúzcoa re­si­de en su cons­truc­ción en for­ma de to­rre me­die­val que con­ser­va su es­pí­ri­tu aún des­pués de la com­ple­ta reha­bi­li­ta­ción que se ha lle­va­do a ca­bo re­cien­te­men­te. Aquí sen­ti­mos como la fuer­za de los mu­ros de pie­dra de los pri­me­ros pi­sos y la es­truc­tu­ra de ma­de­ra ori­gi­nal de los más al­tos, nos en­vuel­ven en un ha­lo de ca­li­dez y so­sie­go, idó­neos pa­ra con­tem­plar las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas a la vi­lla de Oña­te que po­de­mos dis­fru­tar des­de el úl­ti­mo pi­so acris­ta­la­do. En la épo­ca me­die­val has­ta el si­glo XIX, fue la re­si­den­cia de los Con­des de Gue­va­ra, don­de se ma­ni­fies­ta el ejer­ci­cio del po­der. Den­tro de sus mu­ros ha es­cri­to la his­to­ria de Oña­te. Tam­bién ha si­do el es­ce­na­rio de una es­tan­cia de una no­che re­yes de di­fe­ren­tes paí­ses eu­ro­peos. Los clien­tes pue­den sen­tir la sen­sa­ción de es­tar en un edi­fi­cio me­die­val con las co­mo­di­da­des del si­glo XXI.

VI­SI­TAR EL PAÍS VASCO

Sus do­ce ha­bi­ta­cio­nes ex­qui­si­ta­men­te de­co­ra­das, con­si­guen con­ver­tir­se en un rincón cá­li­do, con­for­ta­ble y ele­gan­te, ideal pa­ra des­can­sar y dis­fru­tar del en­can­to sin­gu­lar y ex­clu­si­vo de es­te ma­ra­vi­llo­so ho­tel. Ca­da una de sus aco­ge­do­ras ha­bi­ta­cio­nes de as­pec­to me­die­val go­za de una de­co­ra­ción dis­tin­ta, al tiem­po que se si­túan jun­to a un am­plio jar­dín des­de el que per­der­se con­tem­plan­do las pre­cio­sas vis­tas a los mon­tes cir­cun­dan­tes. Y na­da me­jor que des­pe­dir el día des­de es­ta te­rra­za fu­sio­na­da con la na­tu­ra­le­za de To­rre Zu­mel­tze­gi, don­de como vi­gías con­tem­pla­mos el va­lle de Oña­te des­de la fal­da de Aitz­go­rri has­ta Uda­laitz, y el cas­co ur­bano mo­nu­men­tal a nues­tros pies. En su res­tau­ran­te, crea­do por el co­ci­ne­ro fran­cés Syl­vain Per­net, po­de­mos dis­fru­tar de la co­ci­na tra­di­cio­nal vas­ca con to­ques mo­der­nos, ba­sa­da en pro­duc­tos na­tu­ra­les lo­ca­les, al­gu­nos de ellos ela­bo­ra­dos en la pro­pia To­rre. Es­tá ubi­ca­do a cin­co mi­nu­tos pa­sean­do des­de la pla­za lo que per­mi­te el ac­ce­so ca­mi­nan­do des­de el ma­ra­vi­llo­so cas­co ur­bano con la Uni­ver­si­dad, la pa­rro­quia de San Mi­guel, sus pa­la­cios y su am­plia ofer­ta de co­mer­cios y ba­res. Ideal pa­ra dis­fru­tar de sus co­mi­das, ce­nas y es­tan­cias el ho­tel dis­fru­ta

Es ideal pa­ra vi­si­tar el País Vasco, ya que es­tá bien co­nec­ta­do a las tres ca­pi­ta­les

de to­das las co­mo­di­da­des. Es ideal pa­ra vi­si­tar el País Vasco, ya que es­tá en el cen­tro de la re­gión y bien co­nec­ta­do a las tres ca­pi­ta­les: San Sebastián (50 min), Bil­bao (50 min) y Vi­to­ria (30 min), in­clu­so Rio­ja (60 min). Tam­bién es ade­cua­do pa­ra el des­can­so en­tre via­jes en co­che en el nor­te de Eu­ro­pa y el sur de Es­pa­ña. Ofre­ce un sa­lón de tra­ba­jo pa­ra em­pre­sas to­tal­men­te equi­pa­do. Te­rra­za y jar­dín pri­va­do pa­ra los alo­ja­dos en el ho­tel. Am­plias y con­for­ta­bles ha­bi­ta­cio­nes con op­ción de so­fá ca­ma pa­ra fa­mi­lias, al­gu­na de ellas co­mu­ni­ca­das. El desa­yuno es ti­po buf­fet. Como co­lo­fón, un res­tau­ran­te con una de­co­ra­ción sua­ve y ele­gan­te con una cui­da­da se­lec­ción de car­ta, me­nús dia­rios y po­si­bi­li­dad de me­nús ce­rra­dos pa­ra gru­pos. Co­me­dor ex­te­rior acris­ta­la­do con am­plias vis­tas al va­lle, con ca­pa­ci­dad pa­ra unas cua­ren­ta y cin­co per­so­nas, lu­gar ideal pa­ra com­par­tir gas­tro­no­mía en un en­torno inigua­la­ble. Tam­bién dis­po­ne de un co­me­dor in­te­rior con ca­pa­ci­dad pa­ra vein­te per­so­nas, si­tua­do en la pro­pia to­rre, ideal pa­ra co­mi­das fa­mi­lia­res y pri­va­das.

El res­tau­ran­te ofre­ce co­ci­na tra­di­cio­nal vas­ca con to­ques mo­der­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.