El vie­jo se­ca­de­ro de ta­ba­co

Pa­ra ale­jar­se del aje­treo de la ciu­dad, es­ta pa­re­ja de jó­ve­nes ar­qui­tec­tos han ad­qui­ri­do una cons­truc­ción ru­ral que da­ba ser­vi­cio a un se­ca­de­ro de ta­ba­co y la han re­for­ma­do has­ta con­ver­tir­la en un pre­cio­so ho­gar cui­dan­do los de­ta­lles his­tó­ri­cos y adap­tand

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TOS: PABLO ES­TE­LA.

Pe­que­ños pue­blos, un an­ti­guo se­ca­de­ro de ta­ba­co y ca­sa ru­ra­les sal­pi­can las la­de­ras sua­ves al­re­de­dor de Ang­hia­ri, en La Tos­ca­na. Mu­chas es­tán ha­bi­ta­das por los agri­cul­to­res de es­tas tie­rras de ar­ci­llas fe­rru­gi­no­sas, otras fue­ron de­vuel­tas de nue­vo a la vida por per­so­nas que op­tan por sa­lir de la ciu­dad pa­ra bus­car re­fu­gio en un mo­dus vi­ven­di más agra­da­ble y cer­cano a la na­tu­ra­le­za. En­tre ellos, An­na y Lu­ca Se­rra Giam­pa­ni, ar­qui­tec­tos de No­va­ra que han de­ci­di­do re­no­var su ca­sa, un an­ti­guo se­ca­de­ro de ta­ba­co y un co­ber­ti­zo agrí­co­la, con el cui­da­do ex­tre­mo de los de­ta­lles con el fin de pre­ser­var el es­pí­ri­tu del lu­gar, si­guien­do los prin­ci­pios del di­se­ño eco­ló­gi­co. La ca­sa de An­na y Lu­ca con­ser­va la an­ti­gua at­mós­fe­ra y al­ma ru­ral, a pe­sar de ha­ber per­di­do su fun­ción ori­gi­nal: las fa­cha­das de pie­dra y la­dri­llo, por ejem­plo, se han man­te­ni­do sin cam­bios o han si­do res­tau­ra­das con pa­cien­cia, mien­tras que el im­pre­sio­nan­te ca­ñón de com­bus­tión ex­ter­na ca­rac­te­ri­za el mu­ro cie­go, en el que per­ma­ne­cen le­gi­bles in­ter­ven­cio­nes que se han pro­du­ci­do con el tiem­po. La ca­sa re­ve­la su esen­cia des­de el mo­men­to en que se atra­vie­sa el um­bral de pie­dra, una ha­bi­ta­ción con do­ble al­tu­ra, que ha con­ser­va­do el vo­lu­men an­ti­guo, como un “loft de cam­po”, que se es­ta­ble­ce en torno a una gran chi­me­nea en pie­dra. Es­te es­pa­cio se ha con­ver­ti­do en el al­ma de la nue­va ca­sa, ya que al­ber­ga la zo­na de re­lax, el co­me­dor y una prác­ti­ca co- ci­na de épo­ca. Su­bien­do los pel­da­ños a lo lar­go de la an­ti­gua es­ca­le­ra de pie­dra, se ob­ser­va que las ba­ran­di­llas de ma­de­ra han si­do de­co­ra­das con una al­ter­nan­cia de fa­ro­les de hie­rro que crean un pa­ra­pe­to ori­gi­nal y di­ver­ti­do. A tra­vés de es­tas es­ca­le­ras se as­cien­de has­ta la zo­na de dor­mi­to­rio. Los in­te­rio­res de la ca­sa es­tán de­co­ra­dos con mue­bles de fa­mi­lia res­tau­ra­dos que se com­ple­men­tan con pie­zas de di­se­ño, ob­je­tos ét­ni­cos y ar­te­fac­tos de la ar­te­sa­nía lo­cal de los pu­jan­tes mer­ca­dos de an­ti­güe­da­des en la zo­na. Los co­lo­res re­fle­jan los de las tie­rras de La Tos­ca­na, los ma­te­ria­les re­tie­nen la pá­ti­na del tiem­po o se han que­da­do oxi­da­dos de for­ma na­tu­ral. Los an­ti­guos te­ji­dos de lino se com­bi­nan con pie­zas en fi­bras na­tu­ra­les te­ñi­das con pig­men­tos ve­ge­ta­les. Al la­do de los mue­bles del si­glo pa­sa­do, co­exis­ten mo­der­nas pie­zas de di­se­ño, y el so­fá cu­bier­to de lino blan­co. Me­sas y consolas de an­ti­güe­da­des tos­ca­nas y an­ti­cua­rios fran­ce­ses y ob­je­tos de sa­bor co­lo­nial. Mo­bi­lia­rio com­ple­to en el que se han aña­di­do al­gu­nos mue­bles de la fa­mi­lia, como la có­mo­da en el sue­lo de már­mol de Ca­rra­ra del la­va­bo, el es­pe­jo y con­te­ne­do­res de ma­de­ra. La co­ci­na que re­cuer­da el vie­jo he­rre­ro con con­ta­do­res y mam­pa­ros de hie­rro que ser­vían pa­ra evi­tar in­cen­dios en la fá­bri­ca de ta­ba­co, es­tá di­se­ña­da como una es­truc­tu­ra mo­no­lí­ti­ca re­ves­ti­da con hie­rro oxi­da­do, tra­ta­da con acei­tes na­tu­ra­les que ro­dea una pie­dra ca­lien­te.

FO­TO­GRA­FÍA: CO­RRA­DO BO­NO­MO/ PHOTOFOYER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.