El es­ti­lo Me­di­te­rrá­neo

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: CAR­ME FA­RRÉ, PAI­SA­JIS­TA

La mez­cla de es­pe­cies ve­ge­ta­les pro­ce­den­tes de Asia, Orien­te Me­dio, Amé­ri­ca y Áfri­ca, es tan su­til y al mis­mo tiem­po pro­fun­da que es­pe­cies como la Bu­gan­vi­lla, ori­gi­na­ria del Bra­sil y lle­ga­da a Eu­ro­pa a me­dia­dos del si­glo XVIII, se han con­ver­ti­do en el pa­ra­dig­ma de la me­di­te­rra­nei­dad. Los jar­di­nes de es­ti­lo Me­di­te­rrá­neo ex­pre­san la com­ple­ji­dad de los pro­ce­sos de in­ter­cam­bio cul­tu­ral que ha ca­rac­te­ri­za­do a los pue­blos de la ri­be­ra de es­ta mar.

La be­lle­za del jar­dín me­di­te­rrá­neo es la de la espontaneidad y la fres­cu­ra equi­li­bra­da, como la luz de nues­tro país. Las plan­tas del jar­dín me­di­te­rrá­neo son po­co exi­gen­tes. Si abu­sa­mos de los fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, en par­ti­cu­lar de los ri­cos en ni­tró­geno, des­equi­li­bra­mos su mo­do de cre­ci­mien­to, que es len­to pe­ro se­gu­ro. Los ma­ci­zos de es­plie­go, de ro­me­ro o de sal­via con apli­ca­ción de agua de rie­go y fer­ti­li­zan­tes, cre­cen de­ma­sia­do, lo que obli­ga a po­das fre­cuen­tes. Ade­más acor­tan la vida de la plan­tas por­que ace­le­ran su ci­clo vi­tal y fa­vo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de en­fer­me­da­des, el es­plie­go es muy sen­si­ble a un fi­to­plas­ma que pro­vo­ca la mar­chi­tez y muer­te de las plan­tas. Sem­brar un abono verde an­tes de la plan­ta­ción, pa­ra des­pués in­cor­po­rar­lo al te­rreno es una for­ma sen­ci­lla de en­ri­que­cer un sue­lo po­bre an­tes de la plan­ta­ción, pa­ra ello uti­li­za­re­mos plan­tas fo­rra­je­ras como la fa­ce­lia, Fa­ce­lia ta­na­ce­ti­fo­lia, o el al­for­fón, Fa­gopy­rum es­cu­len­tum. En al­gu­nas oca­sio­nes tam­bién se pue­de de­jar des­can­sar el sue­lo como se ha­cía tra­di­cio­nal­men­te con la prác­ti­ca del bar­be­cho.

Pra­de­ras rús­ti­cas

Las gran­des su­per­fi­cies de cés­ped siem­pre verde son un in­ven­to de la In­gla­te­rra del XVII, y no tie­nen nin­gún sen­ti­do en el jar­dín me­di­te­rrá­neo. Se pue­den subs­ti­tuir por pra­de­ras rús­ti­cas que se se­can en ve­rano y re­bro­tan cuan­do hay agua su­fi­cien­te. Es­tas pra­de­ras pue­den es­tar for­ma­das por dis­tin­tas plan­tas: gra­mí­neas, plan­tas de flo­res anua­les o bi­a­nua­les que se re­sem­bran so­las. Tam­bién por plan­tas vi­va­ces con dis­tin­tos ci­clos bio­ló­gi­cos, unas flo­re­ce­rán en pri­ma­ve­ra, otras en in­vierno, otras en ve­rano y al­gu­nas en oto­ño. Es­tas pra­de­ras se pue­den se­gar se for­ma di­fe­ren­cia­da, de­jan­do unas zo­nas más al­tas sin se­gar, y otras que de sie­ga más fre­cuen­te pa­ra po­der ju­gar, co­rrer o re­cos­tar­se.

Son pra­de­ras con flo­res, con olo­res, cam­bian­tes a lo lar­go del año. Ade­más ca­da año son dis­tin­tas, un es­pec­tácu­lo cuan­do las ma­ri­po­sas las vi­si­tan, y dan po­co tra­ba­jo. No hay que eli­mi­nar las ma­las hier­bas, ni ha­cer tra­ta­mien­tos, si apa­re­ce un cla­ro, otra plan­ta ocu­pa su lu­gar. El agua es muy va­lio­sa y an­tes de dar de be­ber a las plan­tas co­rre, ale­gra un sur­ti­dor, se mues­tra en una fuen­te­ci­lla. El agua es uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les del jar­dín me­di­te­rrá­neo. No po­de­mos des­pre­ciar­la has­ta con­du­cir­la den­tro de una man­gue­ra, ig­no­ra­do su ori­gen, a ve­ces trans­por­ta­da cien­tos de ki­ló­me­tros, trans­for­ma­da en po­ta­ble, agua que no se ve y se des­pil­fa­rra, no se le con­ce­de el va­lor que tie­ne, el de mi­ne­ral pre­cio­so.

Com­bi­nar huer­ta y jar­dín

La luz siem­pre cam­bia se­gún el mo­men­to, la ho­ra del día, la es­ta­ción del año. El con­trol de la mis­ma su­po­ne pre­ver el contraluz, cap­tu­rar el sol di­rec­to que es sua­ve en in­vierno, fil­trar­lo en ve­rano. Mu­chas son las for­mas de mo­de­lar la luz y la tem­pe­ra­tu­ra. La orien­ta­ción es­co­gi­da, las pér­go­las, las plan­tas tre­pa­do­ras, las ce­lo­sías, el ca­ñi­zo pa­ra som­brear. El jar­dín y la huer­ta se fun­den en unos mis­mos es­pa­cios en­la­za­dos. Se re­la­cio­nan a tra­vés de puer­tas, de din­te­les que hay que cru­zar pa­ra ir des­cu­brien­do y dis­fru­tan­do del re­co­rri­do. Se tra­ta de es­pa­cios que hay que ex­plo­rar, atra­ve­sar, sen­tar­se a oír el mur­mu­llo del agua, ca­llar pa­ra

es­cu­char el pá­ja­ro que se aca­ba de po­sar. Son lu­ga­res dón­de la luz, el viento y las plan­tas ofre­cen un es­pec­tácu­lo con­ti­nuo y cam­bian­te, a to­das ho­ras. Sin em­bar­go nos obs­ti­na­mos en inu­ti­li­zar­lo a ba­se de gran­des ex­ten­sio­nes de pra­de­ras ver­des y de plan­tas y de ele­men­tos es­tá­ti­cos. El co­lor de los mu­ros y de los pa­vi­men­tos con­di­cio­na el as­pec­to del jar­dín y re­fle­ja la luz de una for­ma u otra. Los pa­vi­men­tos siem­pre han si­do uno de los mo­ti­vos im­por­tan­tes e in­tere­san­tes de los jar­di­nes me­di­te­rrá­neos. Te­ne­mos múl­ti­ples mo­de­los, de ma­te­ria­les que se in­te­gran o per­so­na­li­zan el lu­gar, en ge­ne­ral son ma­te­ria­les rús­ti­cos. Si­guen una tra­di­ción an­ti­gua como los mo­sai­cos ro­ma­nos, tam­bién los de can­to ro­da­do, de pie­dra na­tu­ral, los de te­rra­co­ta o tam­bién ado­qui­nes, nuevos o re­ci­cla­dos. Los pa­vi­men­tos per­mi­ten pro­te­ger las zo­nas cer­ca de la vi­vien­da don­de los efec­tos de la som­bra del edi­fi­cio y de la llu­via arras­tran la tie­rra. Crean zo­nas in­ter­me­dias en­tre la ca­sa y el jar­dín.

El jue­go del la luz y las som­bras, los es­pa­cios ín­ti­mos, a es­ca­la hu­ma­na de­fi­nen el jar­dín me­di­te­rrá­neo. Flo­ra exó­ti­ca con el mar de fon­do es uno de los ico­nos del jar­dín me­di­te­rrá­neo des­de fi­na­les del si­glo XIX. Fo­to su­pe­rior de­re­cha, la granada, Pu­ni­ca gra­na­tum, es­pe­cie tí­pi­ca­men­te me­di­te­rrá­nea.

La pal­me­ra da­ti­le­ra, Phoe­nix dacty­li­fe­ra, muy rús­ti­ca, se pue­de plan­tar cer­ca del mar, sin em­bar­go pa­ra que los fru­tos ma­du­ren ne­ce­si­ta una tem­pe­ra­tu­ra ele­va­da. Ima­gen de­re­cha: el ma­dro­ño, Ar­bu­tus une­do. De­ba­jo, el hi­no­jo, Foe­ni­cu­lum vul­ga­re, nos trae el pra­do al jar­dín, el sa­bor del anís en sus ho­jas y se­mi­llas, un con­cen­tra­do de cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.