RÉ­PLI­CAS Y PUER­TAS AN­TI­GUAS

Vivir en el Campo - - DETALLES -

En ca­so de ad­qui­rir un por­tón en un al­ma­cén de de­rri­bos o en una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da se tie­ne que ele­gir de acuer­do a las pro­por­cio­nes de la fa­cha­da y su es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co y com­pro­bar que es­té sa­nea­do. Es me­jor que sea un po­co más pe­que­ño que el vano don­de de­be co­lo­car­se, así se po­drá ajus­tar me­dian­te un pre­mar­co ator­ni­lla­do al exis­ten­te. Al es­co­ger una puer­ta an­ti­gua hay que va­lo­rar si se adap­ta al es­ti­lo de nues­tra ca­sa es­tu­dian­do las puer­tas de las vi­vien­das cer­ca­nas pa­ra co­no­cer los usos lo­ca­les. Se pue­den ad­qui­rir ré­pli­cas de por­to­nes an­ti­guos, in­clu­so con ma­de­ra de pino y he­rra­jes tra­di­cio­na­les que, cuan­do son de ver­da­de­ra ca­li­dad, se rea­li­zan de for­ma ar­te­sa­nal con ma­de­ra an­ti­gua o con ma­de­ra nue­va, que se pue­de en­ve­je­cer. Con­vie­ne fi­jar­se en la ca­li­dad de ele­men­tos como en­tre­pa­ños, pos­ti­gos y re­je­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.