La fra­gan­cia de las tre­pa­do­ras

Vivir en el Campo - - SUMARIO -

Un jar­dín con plan­tas tre­pa­do­ras nos su­mer­ge en un mun­do fan­tás­ti­co. Dis­fru­tar de las sen­sa­cio­nes que nos pro­du­cen acer­car­nos a una ver­ja por el olor que des­pren­den sus jaz­mi­nes, cru­zar un tú­nel de ma­dre­sel­va, o un din­tel de ro­sa­les de flo­res per­fu­ma­das y co­bi­jar­se ba­jo una pér­go­la cu­bier­ta por gli­ci­nas, son al­gu­nas de los efec­tos que po­de­mos pro­vo­car con las plan­tas tre­pa­do­ras de flo­res aro­má­ti­cas.

Pa­ra al­can­zar to­do su desa­rro­llo las plan­tas tre­pa­do­ras ne­ce­si­tan dis­po­ner de un vo­lu­men de sue­lo pro­por­cio­na­do. Por lo tan­to si plan­ta­mos tre­pa­do­ras de gran en­ver­ga­du­ra con la fi­na­li­dad de cu­brir un mu­ro, una re­ja lar­ga, o una pér­go­la se­rá ne­ce­sa­rio plan­tar­las di­rec­ta­men­te so­bre el sue­lo. Es­to sig­ni­fi­ca dis­po­ner de tie­rra o de un sue­lo ar­ti­fi­cial so­bre la cu­bier­ta de una cons­truc­ción, como un apar­ca­mien­to, o un edi­fi­cio. Se pue­den cul­ti­var tre­pa­do­ras en gran­des ma­ce­tas pe­ro el desa­rro­llo de la plan­ta es­ta­rá li­mi­ta­do y ha­brá que apor­tar ma­yo­res cui­da­dos como un rie­go pe­rió­di­co, re­vi­sión de po­si­bles pla­gas o en­fer­me­da­des y apor­tes de fer­ti­li­zan­tes. Tam­bién son ne­ce­sa­rias las po­das pa­ra man­te­ner el equi­li­brio de la plan­ta y fa­vo­re­cer una flo­ra­ción abun­dan­te. Al­gu­nas tre­pa­do­ras de flo­res olo­ro­sas son más ade­cua­das que otras pa­ra ser cul­ti­va­das en ma­ce­tas o en jar­di­ne­ras, por ejem­plo las de ci­clo anual como el gui­san­te olor, o la Ju­día de Egip­to, La­blab pur­pu­reus. Las es­pe­cies de­li­ca­das fren­te al frío, como el Jaz­mín de Ara­bia, Jas­mi­num Sambac, si es­ta­mos en una zo­na de cli­ma ri­gu­ro­so se de­ben plan­tar en ma­ce­tas pa­ra po­der en­trar­las en in­vierno, o man­te­ner­las en in­ver­na­de­ros, en­ton­ces no po­de­mos es­pe­rar el mis­mo desa­rro­llo que en ple­na tie­rra.

CLA­VES DEL ÉXI­TO

Se­lec­cio­nar plan­tas de ca­li­dad que no pre­sen­ten mues­tras de en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro por lle­var mu­cho tiem­po en el pun­to de ven­ta, ni sig­nos de pla­gas. Es­co­ger las es­pe­cies más ade­cua­da pa­ra el cli­ma, el sue­lo y el uso que le que­re­mos dar: pér­go­la, ce­na­dor, re­ja, pos­te mu­ro, ar­co… Con­sul­tar li­bros, ca­tá­lo­gos, fo­ros de in­ter­net y vi­si­tar jar­di­nes to­man­do no­ta de las es­pe­cies y los

es­ce­na­rios que nos pa­re­cen más in­tere­san­tes. Pre­pa­rar bien el te­rreno re­mo­vién­do­lo y pre­pa­ran­do un ho­yo de unos 60 x 60 cm. Con­vie­ne aña­dir un abono de fon­do, com­post o es­tiér­col bien des­com­pues­tos. Plan­tar en la épo­ca ade­cua­da, en oto­ño en las zo­nas cá­li­das pa­ra que las plan­tas ten­gan to­do el in­vierno pa­ra en­rai­zar y pre­pa­rar­se pa­ra el ve­rano que es la es­ta­ción más crí­ti­ca. Y en pri­ma­ve­ra, una vez pa­sa­das las he­la­das en las zo­nas frías. No es fá­cil com­bi­nar tre­pa­do­ras en­tre sí, las dis­tin­tas for­mas de cre­ci­mien­to ha­cen di­fí­cil la po­da y el man­te­ni­mien­to. Sin em­bar­go se pue­den com­bi­nar con otras plan­tas como ha­cer­las tre­par so­bre ár­bo­les o ar­bus­tos, plan­tar­las jun­to a un arria­te de plan­tas vi­va­ces o de plan­tas aro­má­ti­cas y me­di­ci­na­les que ahu­yen­ta­rán los in­sec­tos pa­rá­si­tos como el es­plie­go, el ajen­jo. Con las tre­pa­do­ras tam­bién se pue­de for­mar un se­to se­pa­ra­dor, si las plan­ta­mos so­bre la re­ja o el mu­ro que ro­dea la fin­ca. O tam­bién se pue­den uti­li­zar pa­ra cu­brir ta­lu­des o col­gar de un mu­re­te en al­to.

TEX­TO Y FO­TOS: CAR­ME FA­RRÉ, PAI­SA­JIS­TA. FO­TO APER­TU­RA: MIQUEL TRES.

Las plan­tas tre­pa­do­ras de flo­res per­fu­ma­das, como los ro­sa­les, com­bi­nan bien con las plan­tas aro­má­ti­cas que ade­más las pro­te­gen de las pla­gas. Tam­bién se pue­den com­bi­nar con otras tre­pa­do­ras de fo­lla­je in­tere­san­te pe­ro de flo­res dis­cre­tas, como el lú­pu­lo en la ima­gen. La gli­ci­na Wis­te­ria sie­nen­sis, es una tre­pa­do­ra ro­bus­ta que cu­bre con ra­pi­dez una pér­go­la o una re­ja, con­vie­ne de­di­car­le un es­pa­cio am­plio ya que es de gran en­ver­ga­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.