Pie­dras bi­cen­te­na­rias

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: JOR­DI MI­RA­LLES. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

A pe­sar de su lon­ge­vi­dad su­pe­rior a los dos si­glos, es­ta vie­ja ma­sía ha si­do con­ce­bi­da como un es­pa­cio ale­gre y jo­vial, que in­vi­ta a dis­fru­tar del ex­cep­cio­nal en­torno na­tu­ral que la ro­dea. La es­truc­tu­ra ori­gi­nal del edi cio, del si­glo XIX, se ha con­ser­va­do sin al­te­ra­cio­nes, aña­dién­do­le un por­che pa­ra dis­fru­tar del ex­te­rior du­ran­te to­do el año.

Es­ta vie­ja ma­sía ca­ta­la­na, del si­glo XIX, se en­cuen­tra en un be­llo pa­ra­je del Em­por­dà. Sus ac­tua­les pro­pie­ta­rios la ad­qui­rie­ron ha­ce ca­si vein­te años con in­ten­ción de re­for­mar­la com­ple­ta­men­te. La due­ña, Li­lia­ne, es de ori­gen bel­ga, y es la pro­pie­ta­ria de una tien­da de mue­bles, Bruc i Mol­sa, si­tua­da en la lo­ca­li­dad de La Bis­bal. Gran par­te del mo­bi­lia­rio de la ca­sa pro­ce­de de es­te es­ta­ble­ci­mien­to. La ma­sía tam­bién re­fle­ja los gus­tos del ma­ri­do de Li­lia­ne, un apa­sio­na­do del Hi­ma­la­ya, al que ha que­ri­do ren­dir tri­bu­to pin­tan­do al­gu­nas par­tes de la ca­sa con to­nos na­ran­jas y car­mín, que re­cuer­dan los ro­pa­jes de los mon­jes bu­dis­tas. La es­truc­tu­ra de la ca­sa, ca­si rec­tan­gu­lar, se ha con­ser­va­do res­pe­tan­do su for­ma ori­gi­nal. Tam­bién se ha con­ser­va­do el bal­cón de la pri­me­ra par­te y el te­ja­do a dos aguas, tí­pi­co en las cons­truc­cio­nes de cam­po de la zo­na. Al edi­fi­cio ori­gi­nal tan só­lo se le ha aña­di­do un por­che, con­ver­ti­do en uno de los es­pa­cios pre­fe­ri­dos por los pro­pie­ta­rios y que la due­ña uti­li­za pa­ra pre­pa­rar mer­me­la­das. La ca­sa es­tá ro­dea­da por una huer­ta, una vi­ña y un jar­dín, que in­vi­tan a dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za. La fa­cha­da con­ser­va la pie­dra ori­gi­nal y en el in­te­rior tam­bién se ha man­te­ni­do el sue­lo de ba­rro co­ci­do. Tam­bién es ori­gi­nal el an­ti­guo por­tón de hie­rro de la en­tra­da, que in­clu­ye unas cam­pa­ni­llas que avi­san de la lle­ga­da de vi­si­tan­tes. En el re­ci­bi­dor de la ca­sa se ha man­te­ni­do el ar­co de la­dri­llo vis­to, un ele­men­to tí­pi­co de la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal ca­ta­la­na y que le brin­da una per­so­na­li­dad con­tun­den­te y enér­gi­ca. Las di­fe­ren­tes es­tan­cias con­ser­van en el te­cho las vi­gas ori­gi­na­les. La ma­yo­ría de los mue­bles de la ca­sa son de Bruc i Mol­sa. En la sa­la de es­tar pre­do­mi­nan los co­lo­res na­ran­jas y púr­pu­ras, con so­fás ti­po col­chón co­lo­ca­dos so­bre re­pi­sas de ma­de­ra. La co­ci­na tie­ne ac­ce­so di­rec­to al ex­te­rior. La me­sa de tra­ba­jo del cen­tro es de hie­rro y tie­ne una ta­pa de már­mol, al igual que el fre­ga­de­ro y la en­ci­me­ra. Des­de la co­ci­na se ac­ce­de al por­che de nue­va cons­truc­ción, en­vuel­to por una parra, uno de los es­pa­cios fa­vo­ri­tos de la ca­sa, so­bre to­do en ve­rano. La ma­de­ra es la pro­ta­go­nis­ta del dor­mi­to­rio in­fan­til, con unas ca­mas-ni­do que re­cuer­dan al mo­bi­lia­rio de es­ti­lo nór­di­co. En es­ta ha­bi­ta­ción, los to­nos ro­ji­zos son los pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.