ESAS EN­TRA­ÑA­BLES CO­CI­NAS

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

La vida pa­sa pe­ro las co­sas per­ma­ne­cen. Es­to se po­dría apli­car per­fec­ta­men­te al mun­do de la vi­vien­da y, de for­ma muy es­pe­cial, a aque­llas de en­torno ru­ral o cam­pes­tre cu­ya re­sis­ten­cia a los cam­bios for­ma par­te de su se­duc­to­ra per­so­na­li­dad. Es­te mes he­mos que­ri­do pres­tar una aten­ción es­pe­cial a las co­ci­nas rús­ti­cas, aque­llas es­tan­cias que tra­di­cio­nal­men­te eran el co­ra­zón de la ca­sa, el ori­gen de la pa­la­bra ho­gar en de­fi­ni­ti­va, y que si­guen man­te­nien­do ese es­ta­tus in­can­sa­ble. Los pro­gra­mas de mue­bles, los com­ple­men­tos tra­di­cio­na­les, los uten­si­lios de ma­te­ria­les de siem­pre como el co­bre, los elec­tro­do­més­ti­cos in­te­gra­dos y to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios se unen pa­ra re­crear una co­ci­na como las de an­tes, pe­ro con mu­chas más pres­ta­cio­nes que las que reunían a las fa­mi­lias cien­tos de años atrás. El fue­go si­gue en el cen­tro pe­ro aho­ra es­tá acom­pa­ña­do de elec­tri­ci­dad y mil co­mo­di­da­des más que per­mi­ten dis­fru­tar de la co­ci­na sin que pier­da la per­so­na­li­dad que nos emo­cio­na. Como de­cía el Ga­to­par­do, “to­do de­be cam­biar pa­ra que na­da cam­bie”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.