En­tre bos­ques y mon­ta­ñas

Vivir en el Campo - - CASA EN LAS ARDENAS - FO­TO­GRA­FÍAS: MI­REI­LLE ROOBAERT/PHOTOFOYER. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Sur­gi­da de una nie­bla pri­ma­ve­ral, apo­ya­da en una la­de­ra cu­bier­ta de hier­ba se apre­cia es­ta bella ca­so­na ru­ral. No hay cons­truc­cio­nes a la vis­ta. Cuan­do sus pro­pie­ta­rios en­con­tra­ron es­te pa­ra­je pen­sa­ron que no es po­si­ble ha­llar un es­pa­cio tan be­llo como és­te en Bél­gi­ca, y de­ci­die­ron adap­tar la ca­sa de for­ma in­te­gral.

La vis­ta y el si­len­cio no son tan fá­ci­les de con­ju­gar en la re­gión bel­ga de Las Ar­de­nas, don­de siem­pre hay un ca­mino o una ca­rre­te­ra na­cio­nal con cam­pos de in­ter­sec­ción y bos­ques. Así que cuan­do los pro­pie­ta­rios vie­ron es­te anun­cio en un pe­rió­di­co, de in­me­dia­to fue­ron allí y en­se­gui­da se enamo­ra­ron del lu­gar, ha­ce ya die­ci­ocho años. En for­ma de U, el edi­fi­cio in­clu­ye un an­ti­guo gra­ne­ro, una ex­pla­na­da baja em­po­tra­da jun­to a otra aún más al­ta, más nue­va y me­nos au­tén­ti­ca, aho­ra de­co­ra­da con vi­ñas vir­gen y gli­ci­nas. Des­de la ad­qui­si­ción, la ca­sa y los al­re­de­do­res se trans­for­ma­ron gra­dual­men­te. Re­cien­te­men­te, se aco­me­tió la re­for­ma del jar­dín que era el ob­je­to de to­das las preo­cu­pa­cio­nes. La pe­que­ña ca­rre­te­ra que pa­sa co­rrien­do jun­to a la pro­pie­dad es en­can­ta­do­ra y prác­ti­ca. La úni­ca que­ja es que rom­pe la vis­ta ex­cep­cio­nal so­bre el va­lle. Por con­si­guien­te, se de­ci­dió des­viar la ru­ta de ac­ce­so a la par­te tra­se­ra que per­mi­tió ex­ten­der el cés­ped y ob­te­ner la pers­pec­ti­va. La pen­dien­te de la tie­rra tam­bién era un pro­ble­ma por­que era im­po­si­ble co­lo­car sin pro­ble­mas cual­quier me­sa o si­lla de sa­lón. Hoy en día, una se­rie de te­rra­zas es­ca­lo­na­das, muy bien ce­rra­das me­dian­te pie­dra, lle­van a la zo­na baja en la fuen­te y el es­tan­que tam­bién re­ela­bo­ra­do, ba­sa­do en el pai­sa­je. Se ma­ra­vi­lla­ron con la ca­pa­ci­dad del lu­gar y su vo­lu­men ex­tra­or­di­na­rio, y so­ña­ban con una gran sa­la de es­tar con chi­me­nea de le­ña, don­de to­do el mun­do po­día en­con­trar­se y char­lar, y en­co­men­da­ron la rea­li­za­ción de la re­for­ma al ar­qui­tec­to Be­noit La­loux. El pro­yec­to es gran­de; la pa­re­ja se vio obli­ga­da a de­jar la ca­sa des­de el ini­cio por­que ca­si to­do de­bía ser de­mo­li­do o de­sin­fec­ta­do. El te­cho y la es­truc­tu­ra tu­vie­ron que ser des­mon­ta­dos por com­ple­to y pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la úl­ti­ma par­te de vi­gas ori­gi­na­les, a fin de pre­ser­var un mí­ni­mo de au­ten­ti­ci­dad. Tam­bién tu­vie­ron así la opor­tu­ni­dad de iden­ti­fi­car nue­vas aper­tu­ras Una de las prio­ri­da­des era la de lle­var la luz al tiem­po que se con­ser­va­ba el am­bien­te ín­ti­mo del lu­gar. El te­ja­do de pi­za­rra adop­tó una claraboya como los ta­lle­res pa­ri­si­nos, mien­tras que el an­ti­guo em­pla­za­mien­to de la puer­ta gran­de de me­tal se sus­ti­tu­yó por una pa­red de cris­tal co­lo­ca­da en el cen­tro de la fa­cha­da del pa­tio. La com­ple­ta re­for­ma tam­bién in­clu­yó ca­le­fac­ción, co­lo­can­do los ra­dia­do­res más ade­cua­dos pa­ra es­te es­pa­cio. El ar­te­sano de Dur­buy, Alain van Aes­broek do­mi­na a la per­fec­ción to­do ti­po de re­cu­bri­mien­to. Pro­pu­so co­lo­car Mor­tex en el sue­lo, un re­vo­lu­cio­na­rio pro­duc­to que fue desa­rro­lla­do por una em­pre­sa bel­ga. Com­pues­to por una mez­cla de cal, ce­men­to y vein­tiún com­po­nen­tes man­te­ni­dos en se­cre­to, fue uti­li­za­do ini­cial­men­te pa­ra los pro­ble­mas de es­tan­quei­dad an­tes de ser usa­do en el me­tro de To­kio. Un re­ves­ti­mien­to que per­mi­te una bue­na do­sis de crea­ti­vi­dad y que pue­de to­mar un as­pec­to li­so o ru­go­so, y un in­con­ta­ble nú­me­ro de co­lo­res. Aquí se ha ele­gi­do una pá­ti­na de bron­ce muy cá­li­do. Su efec­to her­mo­so e irre­gu­lar se adap­ta al la­do rús­ti­co del lu­gar. Una de las pa­re­des de blo­ques de ce­men­to tam­bién se so­me­te a un tra­ta­mien­to drás­ti­co. El es­pa­cio re­na­ce. Una gran chi­me­nea don­de las brasas pue­den que­mar más de un me­tro aco­mo­da am­bos la­dos de la ba­se en las gran­des lo­sas de pie­dra azul de una so­la pie­za don­de, se pue­den sen­tar en co­ji­nes de cue­ro traí­dos de Tur­quía.

El ba­ño prin­ci­pal evo­ca la ES­TÉ­TI­CA

del Art Nou­veau

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.