Ecos del pa­sa­do

Vivir en el Campo - - FINCA EN LOS PIRINEOS - FO­TOS: MIQUEL TRES. ES­TI­LIS­MO: MA­RÍA RE­GÀS. TEX­TO: PABLO ES­TE­LA.

Una res­tau­ra­ción im­pe­ca­ble con to­dos los ele­men­tos téc­ni­cos ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir la an­ti­gua ma­sía en una vi­vien­da prác­ti­ca y fun­cio­nal ha de­vuel­to a la vida a es­ta bella cons­truc­ción ubi­ca­da en ple­na mon­ta­ña.

Per­fec­ta­men­te res­tau­ra­da, es­ta ca­sa, co­no­ci­da como El Munt, de gran­des di­men­sio­nes, tie­ne vis­tas a los Pi­ri­neos y se en­cuen­tra en una fin­ca que go­za de un en­torno na­tu­ral úni­co, en me­dio de un in­men­so bos­que de pi­nos y en­ci­nas. En­tre sus atrac­ti­vos des­ta­can sus dos pis­ci­nas, una in­te­rior cli­ma­ti­za­da, ideal pa­ra las no­ches de in­vierno, y la ex­te­rior, ro­dea­da por un jar­dín enor­me, pa­ra los días ca­lu­ro­sos. Des­de las te­rra­zas se do­mi­na un pai­sa­je de co­li­nas sua­ves y ver­des que nin­gún edi­fi­cio in­te­rrum­pe. La fin­ca in­clu­ye una ca­sa con mu­chas alas, unas cua­dras an­ti­guas, un gran jar­dín, una co­ci­na ve­ra­nie­ga con una bar­ba­coa y mue­bles de es­ti­lo rús­ti­co, así como ves­tua­rios y du­chas al la­do de la pis­ci­na. La ca­sa com­pren­de dos cuer­pos prin­ci­pa­les, uno de ellos re­vo­ca­do en co­lor mos­ta­za y es­tá ro­dea­da por jar­di­nes muy cui­da­dos, dis­tri­bui­dos en te­rra­zas de­bi­do a la pen­dien­te del te­rreno. La par­te de la fin­ca que es­tá bor­dea­da por el bos­que no es­tá de­li­mi­ta­da por va­llas. Unas gran­des co­lum­nas so­por­tan los ar­cos que de­li­mi­tan el por­che ba­jo una de las cons­truc­cio­nes. En la plan­ta baja, des­pués de la en­tra­da, se en­cuen­tra un sa­lón de es­té­ti­ca ma­rro­quí y una enor­me y mo­der­na co­ci­na con una me­sa lar­ga y una chi­me­nea. A con­ti­nua­ción hay un co­me­dor ele­gan­te con una me­sa pa­ra vein­te co­men­sa­les, cua­dros mo­der­nos en las pa­re­des y has­ta un an­ti­guo po­zo. Des­de aquí se lle­ga a una te­rra­za cu­bier­ta, amue­bla­da con gran­des

so­fás de es­ti­lo co­lo­nial, con vis­tas ha­cia el jar­dín, la pis­ci­na y las co­li­nas al­re­de­dor. En es­ta plan­ta se en­cuen­tran un bar agra­da­ble y la an­ti­gua bodega. Hay otro sa­lón en la pri­me­ra plan­ta, és­te con so­fás ele­gan­tes y una chi­me­nea. Des­de aquí se lle­ga a una sui­te de 80 m2 que tam­bién tie­ne una chi­me­nea, una ca­ma de ma­tri­mo­nio, so­fás, ven­ta­na­les muy al­tos y una de las ca­rac­te­rís­ti­cas su­ma­men­te es­pe­cia­les de es­ta ca­sa: una es­ca­le­ra de ca­ra­col que lle­va a la pis­ci­na in­te­rior (con unas me­di­das de 3,5 x 7,5 m). Ade­más, cuen­ta con un cuar­to de ba­ño gran­de con una ba­ñe­ra de obra ova­la­da y con es­ca­le­ras. La en­tra­da tam­bién tie­ne ac­ce­so a la pis­ci­na, por lo cual la sui­te dis­fru­ta de pri­va­ci­dad com­ple­ta. El ba­ño de es­ta ha­bi­ta­ción tie­ne sue­lo de par­quet, una ba­ñe­ra con pa­ne­les de ma­de­ra y una du­cha se­pa­ra­da con co­lum­na de hi­dro­ma­sa­je. Ade­más de es­ta im­pre­sio­nan­te ha­bi­ta­ción, hay cua­tro adi­cio­na­les en es­ta plan­ta, tres con ca­mas do­bles y una con una ca­ma do­ble y una in­di­vi­dual. To­das y ca­da una de ellas cuen­tan con un ba­ño pri­va­do en for­ma de sui­te. En la se­gun­da plan­ta se en­cuen­tra una enor­me sa­la de jue­gos que fun­cio­na tam­bién como sa­lón, tres ha­bi­ta­cio­nes y un ba­ño con va­rias du­chas. Una es­ca­le­ra de ca­ra­col de obra, de fac­tu­ra muy bella, con­du­ce a la pis­ci­na in­te­rior de es­ta ma­sía que fun­cio­na como un spa de in­vierno, per­fec­ta­men­te gra­cias a la en­tra­da de luz na­tu­ral.

BA­ÑOS TUR­COS

Los ba­ños des­ta­can por su be­lle­za for­mal que evo­ca los an­ti­guos ba­ños orien­ta­les don­de los pun­tos de luz for­man pai­sa­jes oní­ri­cos. En es­te ba­ño se ha cons­trui­do un la­va­bo y una du­cha con ma­te­rial de obra re­ves­ti­do y re­vo­ca­do como las pa­re­des con un tra­ta­mien­to an­ti hu­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.